YPF: admiten que se debe negociar con España

Hay un gran tema energético que no pasa por el subsuelo petrolero, sino por los escritorios. A poco de sentarse en los principales despachos del mundo de los hidrocarburos, tanto los funcionarios como los ejecutivos de la nueva gestión de YPF tomaron conciencia de una situación que había que revertir: es necesario buscar una solución definitiva a todos los temas pendientes con la española Repsol .

Dos fuentes oficiales confirmaron a LA NACION que poco se podrá hacer por YPF si antes no se cierra el capítulo Repsol. Ambas coincidieron en que, más allá de los discursos contra quienes tenían la mayoría accionaria de la principal empresa argentina, la negociación no tardará en abrirse. "Tengan la plena seguridad de que vamos a tratar de cerrar ese capítulo. Habrá que buscar el momento apropiado, pero tenemos que avanzar con Repsol para encaminar a YPF definitivamente. Gran parte de la gestión de la empresa va tras ese objetivo", confesó a LA NACION una fuente con acceso directo a la presidenta Cristina Kirchner.

¿Qué dicen en España? "Siempre tuvimos vocación de diálogo; los que jamás quisieron negociar fueron ellos. Pero que quede claro: es una cuestión de dinero, y la verdad es que no sabemos de dónde podría sacar el Gobierno esa cantidad de dinero", dijo desde Madrid una fuente de la empresa.

Más allá de estas palabras, nadie reconoce que haya negociaciones en marcha.

Sin embargo, en los últimos días hubo algún tipo de voz oficial que deja traslucir que en los pliegues de la relación se estaría preparando el terreno para el diálogo. Hace pocos días, el presidente de España, Mariano Rajoy, fue claro con LA NACION cuando fue consultado sobre el asunto: "Me gustaría que esa situación se revirtiera y que las cosas se pudieran hablar y hubiera un diálogo, así como que existiera una solución". El mismo Rajoy, en el discurso del sábado en la XXII Cumbre Iberoamericana que se desarrolló en Cádiz, habló de la necesidad de seguridad jurídica en América latina. Nunca nombró a la Argentina ni a YPF, pese a que varios leyeron en sus palabras referencias directas a la confiscación de la petrolera.

La semana pasada, el encargado de dar señales claras en busca de una solución fue el canciller español, José Manuel García-Margallo. "No hay un solo día que no haya conversaciones sobre ese asunto entre el gobierno argentino y el gobierno español, aunque siempre con discreción. Yo espero que tengamos una solución relativamente pronto", señaló el funcionario español. Las palabras de García-Margallo toman relevancia porque el funcionario fue uno de los principales críticos de la estatización los días posteriores al 16 de abril pasado.

En tanto, en las oficinas de YPF en Puerto Madero son conscientes como pocos de la necesidad de terminar con ese tema pendiente. Un puñado de personas que en las últimas semanas ha escuchado a Miguel Galuccio , su CEO, conoce la postura del ejecutivo. "No es un tema que está dentro de mis funciones porque excede a YPF, pero me interesa mucho que se termine con eso. Es muy complicada la gestión en el exterior con semejante tema abierto", ha dicho a unos pocos.

Justamente el principal plan del ingeniero entrerriano es invertir 37.000 millones de dólares en los próximos cinco años. Muchos de sus interlocutores desconfían de la posibilidad de que la petrolera consiga semejante cantidad de dinero. Pero él muestra sus números: 20.000 millones de dólares con caja propia; 12.000 millones en el mercado, y el resto de un socio estratégico. Justamente para estos 17.000 millones de dólares es para los que necesita despejar las dudas. El mercado, por ahora, le convalidó tasas muy altas. Llamados mediante, las emisiones que ha hecho en las últimas semanas fueron colocadas sin problemas. Pero el ingeniero sabe que si se termina el diferendo con Repsol, la tasa de interés que paga, que por este tiempo ronda entre 18 y 20%, bajará radicalmente. Y la llegada del socio inversor también se despejará si hay una solución.

Claro que tender esa alfombra roja al mundo petrolero mundial tiene un precio. Algunos ponen el número cerca de los 10.000 millones de dólares. En el Gobierno esperan que sea mucho menos. Igualmente, nada depende de YPF, sino de la Casa Rosada. Finalmente la petrolera es una sociedad en la que el Estado es el dueño y será él quien tenga que desembolsar el dinero necesario como para indemnizar a Repsol.

Hay otra opción que es dejar las cosas como están. En ese caso, seguramente el número de 37.000 millones de dólares de inversión bajará. Y Galuccio tendrá que pagar para endeudar a la principal empresa del país un interés similar al que paga un argentino con buenos ingresos que quiere comprarse su primer departamento con un crédito hipotecario. Un dislate insostenible en épocas en las que las empresas de los países vecinos se endeudan a menos de un tercio de lo que paga YPF.

Fondos que dependen del clima de negocios

  • US$ 37 millones
    Es la inversión que prevé hacer YPF para los próximos cinco años

  • US$ 20.000 millones
    Es lo que Miguel Galuccio pretende cubrir con caja de la propia compañía

  • US$ 12.000 millones
    Es el monto que la petrolera tiene previsto obtener en el mercado

  • US$ 5000 millones
    Es la parte que YPF deberá conseguir mediante acuerdos con socios estratégicos

Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.