De Vido presentó un plan quinquenal de obras

Entre los colaboradores más directos de la presidenta Cristina Kirchner, el ministro de Planificación, Julio De Vido, se colocó en la primera fila de largada a la hora de pedir su re-reelección en público. Ayer, por segunda vez en menos de una semana, volvió a deslizar esa inquietud en el marco de la 18° Conferencia Industrial Argentina, organizada por la Unión Industrial Argentina (UIA), un enclave empresario en el que suele sentirse cómodo.

En esta ocasión, sin embargo, eligió un atajo retórico. Durante su presentación ante los industriales anunció la puesta en marcha, a partir del año próximo y hasta 2018, de un plan de inversiones en infraestructura por 680.000 millones de pesos con "recursos nuestros" y definido por "todos los argentinos".

Más tarde, en una ronda de preguntas con periodistas, el ministro fue consultado sobre la viabilidad de esa iniciativa en caso de que la Presidenta no ocupe el primer asiento del Ejecutivo después de 2015, cuando finalice su actual mandato. Entre sonrisas, De Vido respondió que la finalización de ese multimillonario plan "depende de la gente". A sus espaldas y en estricto silencio asentía su mujer, Alessandra Minnicelli.

El funcionario dio una larga exposición ante un auditorio diezmado por el faltazo del presidente de YPF, Miguel Galuccio, que se demoró en la Casa de Gobierno en una reunión que la Presidenta mantuvo con una veintena de ejecutivos de la petrolera Apache. Toda una decepción para la organización del encuentro, que había tenido que dar explicaciones múltiples y ceder a algunos pedidos del entorno del ingeniero para convencerlo de exponer frente a los industriales, según el comentario que circuló por los pasillos del salón de convenciones del hotel Sofitel, en Cardales. En su lugar estuvo Doris Capurro, que si bien no tiene un cargo formal dentro de la estructura de YPF, fue una de las personas mencionadas por De Vido en los saludos formales.

La sala, al 50% de su capacidad, no disminuyó sin embargo el énfasis del funcionario a sus palabras. Casi voltea el micrófono cuando se refirió a la manera en que el gobierno de Néstor Kirchner encauzó, a su juicio, la situación energética. "Hay crisis energética cuando faltan los caños (en referencia a los gasoductos); no según el flujo de caja de algunas empresas", destacó. En un contexto en que las compañías de servicios públicos muestran números rojos trimestre tras trimestre, el funcionario pareció enviarles un mensaje poco alentador: "El progreso de un país no puede depender de tres o cuatro empresas que se la llevaron con pala", sostuvo.

De Vido intentó en varios tramos de su presentación reflotar el pacto virtual del Gobierno con el sector industrial. "Nuestros intereses y la defensa de nuestros intereses coinciden con los de ustedes", dijo.

En algunos tramos lo logró. Por ejemplo, cuando le arrancó un aplauso seco al auditorio, luego criticar la convertibilidad, la villana más odiada entre este grupo de ejecutivos. "Fundió a todas y cada una de las empresas que ustedes representan", embistió.

De Vido criticó una vez más al juez norteamericano Thomas Griesa, al la gobernador cordobés Juan Manuel De la Sota y a los medios de comunicación. Dos horas más tarde de su presentación mantuvo un encuentro bilateral con la ministra de Industria, Débora Giorgi, y Fernando Pimentel, ministro brasileño de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.