Varados lejos de casa: por menos de $100 ahora es posible contratar un seguro que lo proteja ante problemas con una línea aérea

Dicen las estadísticas que el avión es el medio de transporte más seguro que existe. Para sustentar tal afirmación, se hace referencia a la evolución y al desarrollo de nuevas tecnologías, entre otras cuestiones.Claro que no se puede decir lo mismo "en tierra", cuando un particular decide contratar una línea aérea, ya que corre el riesgo de haber pagado su ticket y que luego la compañía entre en "turbulencias financieras" y lo deje con las ganas de viajar.De hecho, en la última década quebraron más de 100 firmas, dejando varados a 2,2 millones de personas.Pese a ello, el viajero, al momento de elegir la compañía y tipo de vuelo, prioriza cuestiones "prácticas", tales como el valor del pasaje, puntualidad, servicio y horarios, entre otras cosas."Uno de los mayores desafíos por los que atraviesa un buen número de líneas aéreas -en particular las denominadas ´low cost´- es que se registra un exceso de oferta y la competencia por precios es feroz, ya que muchas ofrecen tarifas que lindan con lo irrisorio", afirmó a iProfesional.com un experto del sector."Ello produce un efecto muy negativo, ya que no sólo afecta sus finanzas, sino que, obviamente, despierta un mayor deseo de viajar al ver los particulares que el ticket aéreo es demasiado barato", agrega.Estos desequilibrios no hicieron otra cosa que incrementar el número de empresas que fueron a la bancarrota, lo que provocó enormes perjuicios a millones de pasajeros que vieron cancelados o alterados sus planes iniciales de vuelo.Incluso, muchas aerolíneas siguieron vendiendo normalmente, pese a que sus directivos sabían a ciencia cierta de su inminente cese de actividades, tal como sucediera con Spanair, Air Madrid o incluso Pluna.En estos casos, la mayoría de las líneas aéreas registran en sus pasivos los tramos cobrados y no volados.

Obviamente, cuando una de ellas deja de operar, los usuarios son los primeros perjudicados, tanto los que no pudieron viajar como los que quedaron varados lejos de sus aeropuertos de origen.En estos últimos casos, los Estados son los que deben actuar como "socorristas de última instancia" para facilitar su regreso.

Al respecto, el último ejemplo fue la repatriación de argentinos, en los días posteriores a la quiebra de Pluna.El caso PlunaA raíz de la quiebra de la línea uruguaya, que afectó a viajantes de varios países de la región, fueron muchas las voces que se alzaron solicitando que se adopten medidas para ofrecer y brindar la debida protección a quienes habían quedado desamparados. Es que, en este caso en particular, no hubo quién responda y reintegre el importe de los pasajes abonados.

En tal sentido, las primeras en ocuparse del caso fueron la Asociación Brasileña de Agencias de Viajes (ABAV) y la Asociación Chilena de Empresas de Turismo (ACHET), que solicitaron en sus respectivos ámbitos que se avance en iniciativas tendientes a evitar inconvenientes similares. Cabe apuntar que IATA -la asociación que nuclea a las líneas aéreas de todo el mundo- no ha adoptado ningún tipo de resolución para salvaguardar los derechos de los pasajeros de sus representadas.Es más, ni siquiera retiene el dinero que le es entregado por las agencias de viajes y "tour operadores", por la venta de pasajes que efectúan por mandato de las líneas aéreas.Más dramático es el caso de la venta directa que éstas realizan, ya que no existe normativa, autoridad, ni resguardo alguno que les impida disponer libre y anticipadamente de dichos fondos.En cambio, toda la presión suele descargarse sobre las agencias de viajes y operadores mayoristas, que, por lo general, depositan con anticipación los fondos a las aerolíneas.Alternativa que cubre un gran vacíoComo parte del servicio que ofrecen, muchas compañías de seguros ofrecen pólizas para viajes destinadas a proporcionar cobertura financiera frente a la posibilidad de que ocurra un sinfín de imprevistos, que incluyen por ejemplo:



Cancelación, interrupción o retraso del viaje.

Pérdida de equipaje.

Gastos por asistencia médica.

Cobertura por accidentes.

Extravío de documentación.



Pese a esto, no existía ninguna alternativa para enfrentar lo que algunos operadores consideran la "pandemia del siglo XXI": la quiebra de las líneas aéreas.Tal como fuera señalado, las estadísticas oficiales dan cuenta de un centenar de aerolíneas que se declararon insolventes: de los 2,2 millones de pasajeros afectados, casi el 80% carecía de protección alguna.Paul McLean, director de International Passenger Protection, afirmó que estas situaciones alcanzaron un nivel récord hace un par de años.Destacó, además, que "el costo de repatriación de pasajeros es ´tres veces´ superior al del billete original, y que ningún país tiene ´una protección total´ ante la insolvencia de una línea aérea".A modo de referencia, pueden enunciarse los siguientes cierres de empresas:







A partir de semejante situación de desprotección a los pasajeros, desde diversos ámbitos de la actividad se comenzó a comercializar una póliza para hacer frente a este riesgo y evitar todos los inconvenientes y pérdidas que ocasiona el no poder viajar.

La misma permite a los operadores y agencias ofrecerles a sus clientes una cobertura en caso que quiebra de la línea aérea contratada, cuyo respaldo abarca:



Si el viaje no se hubiera iniciado, se procede al reembolso de los costos del billete comprado.

Si se hubiera iniciado el viaje, se cubren los valores de los vuelos de regreso en condiciones similares a las de transporte de antes de la quiebra de la aerolínea.



Pioneros en ofrecer seguroEntre las propias aerolíneas, la que tomó la delantera para ofrecer esta opción fue Ryanair -la compañía española de bajo costo- que cobra 2,99 euros por la cobertura.Lo denomina seguro de viaje Plus y lo suma a los 15,50 euros que cuesta la cobertura básica, que incluye asistencia médica y reintegro por retrasos o cancelaciones.Por su parte, BudgetAir.es, que comercializa pasajes, hotelería y paquetes turísticos en general, vía Internet, ha sido una de las primeras en impulsar este tipo de seguros, con un costo que ronda los seis euros.Dentro de las compañías de seguros, Allianz fue la primera compañía del mundo en ofrecer este servicio, dentro de un paquete denominado "Seguro de Cancelación de vuelo".Y, a nivel nacional, fue precisamente su filial local, quien tomó la iniciativa al presentar esta cobertura, a través de un acuerdo con la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo (AAAVyT).Para conocer más detalles de la cobertura por cancelación de vuelo, puede hacer click aquí: Ver Condiciones del Seguro

Se trata de un seguro de garantía de reintegro del valor del pasaje aéreo, que se aplica en caso de cancelación o reprogramación de vuelo -por causas no imputables al pasajero- con origen o destino en el territorio argentino, opera en caso de que el aplazo del viaje se extienda más allá de las 72 horas del horario original de partida.

También cubre otras cuestiones, como huelgas del personal aeronáutico, desperfectos técnicos en la aeronave, errores en las reservas por parte de las compañías aéreas o fenómenos naturales.Muchas de las agencias locales que ofrecen esta cobertura afirmaron que el servicio tiene buena recepción entre sus clientes, no sólo por sus características, sino por su costo, ya que va desde los 60 a los 100 pesos.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.