El tipo de cambio oficial ya perdió el 55% de su poder de compra

Por más que desde el Gobierno todavía se trata de una palabra casi prohibida, hay más de un síntoma de que la inflación es un problema, aun para la administración de Cristina Kirchner. Y no es para menos. El tipo de cambio real, que surge de ajustar el valor de pizarra de la divisa por la evolución de los precios domésticos, perdió casi el 55% de su poder adquisitivo desde 2005 hasta ahora.

Según un estudio realizado por la consultora AMF Economía, por efecto de la inflación, para volver a tener un tipo de cambio real similar al de 2005 (de $ 10,82 por dólar, de acuerdo con los precios de hoy), el Banco Central (BCRA) debería dejar que el dólar nominal (el de las pizarras de la City) suba 120%, algo que descartan por completo. "Sencillamente, una medida de esta magnitud sería impensable por muchas razones", dice el informe.

Pero al mismo tiempo la industria no se quejaría de la falta de competitividad del tipo de cambio de no ser por los aumentos de precios domésticos. Incluso, arriesga el informe, si la inflación no hubiera ejercido ningún impacto distorsivo, el valor del tipo de cambio nominal habría quedado pegado en aproximadamente $ 3 por dólar.

"Posiblemente, esto no hubiera disparado las presiones de demanda de divisas observadas durante los últimos años, ni las amenazas que sufrió el stock de reservas internacionales del BCRA, ni la vertiginosa implementación de los controles cambiarios observados, ni la aparición de cuevas, ni mercados informales, ni «fantasías» en el público sobre un posible escenario semejante al de fines de 2001", desliza. Con todo, según AMF Economía, en los últimos años la pérdida de competitividad se morigeró gracias a la apreciación que tuvieron las monedas de los socios comerciales, como Brasil.

El problema es que, hacia adelante, los economistas no ven todavía señales de que el Gobierno tome medidas que consideren que sean eficientes para ponerle un freno al avance de los precios.

Para Hernán Lacunza, de la consultora Empiria, los acuerdos de precios, por caso, no sirven si no se toman en forma paralela otras medidas, como por ejemplo, reducir la cantidad de pesos que mes a mes está inyectando el BCRA en el mercado.

"A favor, los acuerdos de precios denotan la primera señal de preocupación del Gobierno frente a la inflación", admite Lacunza en su último informe. "En contra, están destinados a fracasar sin un programa antiinflacionario global. Emitiendo moneda al 35% anual para financiar un déficit fiscal creciente, la inflación no va a bajar", asegura.

Entre las experiencias recientes, relata el economista, los controles de precios de 2005-2007 terminaron con reducciones de oferta y precios superiores a los internacionales en algunos productos, sin haber abortado la dinámica inflacionaria más allá de algún "efímero efecto balsámico".

"Un programa antiinflacionario certero debería ser gradual (sin prisa, pero sin pausa), consistente (no iniciativas espasmódicas y aisladas) y secuencial (primero reconstruir un termómetro confiable, luego alinear las señales de austeridad de la política fiscal y monetaria, y recién entonces convocar a un acuerdo de precios a empresarios y trabajadores)", opina Lacunza.

Entretanto, de los datos se desprende que quien apostó al dólar en los últimos 8 años perdió frente a aquel que pudo invertir en algún bien que se hubiera ajustado con mayor fidelidad a la inflación.

Podés bajarte todos los datos que usamos para esta visualización desde Junar .


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.