Tecnologia y literatura, el camino hacia el despegue argentino

Buenos Aires, 19 de diciembre (Télam, por Leticia Pogoriles).- Las redes sociales como espacios de circulación y tribuna de debate, el progresivo aumento de libros digitales y de concursos de ficción en ese soporte y la lectura en pantalla naturalizada, aparecen como señales de que la digitalización se abrió camino en la literatura argentina y se universalizó en el mundo.

La vida digital es un elemento insoslayable en la cotidianeidad y a lo largo del año se convirtió en una plataforma de lanzamiento del ámbito literario nacional. En 2012, autores y obras cobraron más visibilidad gracias al "boca a boca virtual", según María José Herrera, líder de proyectos de ebook del Grupo Planeta en el país.

El marco mundial fue contundente, se digitalizaron un millón de manuscritos del Vaticano, hubo miles de tuits por los 90 años que hubiera cumplido José Saramago, Gabriel García Márquez celebró sus 85 con la primera edición digital de "Cien años de soledad" y "Diario de invierno", de Paul Auster, salió primero en versión electrónica y después en papel.

En Argentina, las principales editoriales publicaron casi en simultáneo sus libros en soporte digital y en papel y se realizaron con gran convocatoria concursos literarios digitales como el II certamen Itaú y el premio Planeta Fiction City.Net.

En los últimos dos años, la edición digital local aumentó un 16 por ciento. “Es una tendencia que crece de la nada. Hay un salto enorme vinculado al desarrollo de una nueva tecnología y a la aparición del Kindle de Amazon, un soporte de múltiples lenguajes, fácil y liviano”, dijo Natalia Calcagno, responsable del Sistema de Información Cultural de la Argentina (SInCA).

Durante este año, se lanzó la primera tablet ensamblada en el país y la publicación de textos online para la libre descarga se naturalizó en la web.

El grupo Random House Mondadori lanzó su catálogo en el iBookstore para América Latina y la trilogía erótica "Cincuenta sombras" de la británica E.L. James, vendió más de 100.000 libros electrónicos en español, el récord sin duda en este soporte.

Desde otro tanque editorial como Santillana, Antonio Santa Ana indicó que "el 90 por ciento de libros del país salieron al mismo tiempo en formato digital, las ventas de este mercado que en 2011 eran cero, son del 1.5 por ciento y crecen mes a mes. Esto reformula la industria, es un momento de vértigo".

Para Herrera, de Planeta, lo más llamativo fue que por primera vez los autores y lectores argentinos "empezaron a preguntar si los libros estaban disponibles en ebook. Antes era irrelevante, la oferta estaba, pero ahora hay demanda". Estos editores coinciden que los best seller en digital son los mismos que en papel.

Otro radar fue que por primera vez en la Feria del Libro de Buenos Aires se realizó la "Zona futuro", un espacio que analizaba los contextos virtuales en los que se piensa y se lee. La muestra "20 hechos que están cambiando la lectura en la era digital” exhibió la intensa relación entre el lenguaje y los posteos, mensajes de textos, blogs, tuits y chats.

Lo mismo reveló la Encuesta Nacional de Lectura lanzada en mayo pasado que destacó que la lectura en pantalla se duplicó en diez años y pasó del 21 por ciento al 44. Ya no son sólo los nativos digitales los que leen vía PC, tablet o celular.

Un aporte resultó el libro "En la ruta digital" de la Secretaría de Cultura de la Nación, donde especialistas analizan la transición entre un mundo analógico y una cultura digital en ascenso.

"Es una etapa donde lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer. En dos años se va a hablar del modelo de digitalización, con resabios de consumos analógicos. Aún es un movimiento con incertidumbres", opinó Guillermo Mastrini, uno de los investigadores del libro.

Atrás quedó la discusión sobre la dicotomía entre libro en papel versus electrónico, ambos convivirán por mucho tiempo. "La carta apocalíptica no funciona. La muerte del género y del soporte es un invento de la modernidad", opinó Juan Terranova, autor de "La masa y la lengua", ensayo que publicó en la web y que tuvo 3.000 descargas.

"La lectura en pantalla -analizó Calcagno- no compite con el papel: el que lee, lee de todo, el que no, no abandona el papel sino que la pantalla es un estímulo. Se leen cosas distintas en los diferentes formatos”.

Este año, la propaganda y circulación literaria se concentró en las redes sociales. Twitter, con 380 millones de seguidores, es escenario de tertulias abiertas entre escritores de talla internacional, mientras que Facebook cobró status de vidriera para criticar, compartir y recomendar libros, eventos y autores. No hay editorial que no tenga su Facebook.

Entre los más ruidosos en las redes están Jonathan Franzen, que las consideró "paliativas a la falta de comunicación"; Arturo Pérez Reverte que sostuvo que "Twitter es una herramienta potente de información y de poder" y Elena Poniatowska, Isabel Allende, Juan Villoro y Jorge Volpi, de los más seguidos en español.

Internet, con su fragmentariedad asumida, despegó como soporte literario. Un post, un tuit, un ebook e incluso un poemario hablan de lo ilimitado de este universo que demuestra que la autonomía y la calidad literaria no se dan por las condiciones de publicación. Sin duda, la palabra clave de este año fue la conciencia del acceso. (Télam)-.

llp-mc-mag 19/12/2012 18:22


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.