Sepa cuáles son las diez propuestas económicas que prometió cumplir Obama en su segundo mandato

Durante la campaña, Barack Obama ha evitado hacer muchas promesas para estos cuatro años. Sabe que más adelante se le pueden echar en cara esos compromisos, como ha sucedido durante los últimos meses.

Especialmente dolorosas han sido las críticas sobre el mercado laboral: el demócrata prometió en 2008 crear 12 millones de empleos, pero no ha logrado llegar ni a la mitad de esa cifra.Así que la cautela ha sido máxima a lo largo de la campaña. Pero, con más o menos precisión, sí se puede trazar la hoja de ruta demócrata hasta 2016. Una agenda que, según Expansión.com, encontrará muchos obstáculos, pues para hacerse realidad deberá contar con el visto bueno del Congreso, que vuelve a estar bajo el control republicano.Mercado laboral. La tasa de paro se situó en el 7,8% en septiembre y en el 7,9% en octubre, rompiendo así un periodo de 43 meses en el que se había instalado por encima del 8%, el más largo desde la Gran Depresión. Son también las tasas más bajas de la primera legislatura de Obama.Ahora el presidente no se atreve a dar cifras generales y tan sólo promete que creará un millón de puestos en el sector manufacturero. ¿Cómo? Aplicando exenciones fiscales a empresas que vuelven del exterior para instalarse en EE.UU. y eliminado las ventajas para aquellas compañías que trasladen los empleos al extranjero.Impuestos. La máxima de Obama pasa por la regla Buffett, que pretende que aquellos que ganen más de un millón de dólares al año paguen al menos un 30% de impuestos. En este grupo de rentas más altas, todos los que ingresen más de 250.000 dólares anuales tampoco verían prorrogados los incentivos fiscales de la etapa de George W. Bush. Al tiempo, el mandatario quiere aumentar el impuesto sobre los ingresos de capital del 15% al 20%.En el capítulo de rebajas, pretende reducir el Impuesto de Sociedades del 35% al 28%, dejándolo en el 25% para algunas industrias que aún no ha especificado. Aunque, como contrapartida, eliminará "docenas" de exenciones a las empresas.Déficit y deuda. El objetivo de todas estas medidas fiscales, que se combinarían con recortes de gastos y cambios en el Medicare, Medicaid y otros programas sociales, sería reducir el déficit, que durante los últimos cuatro años se ha situado en máximos desde la Segunda Guerra Mundial.

El objetivo es recortarlo en 4 billones de dólares en un plazo de diez años y rebajar la deuda, que supera ya los 16 billones de dólares, algo más de lo que genera la economía en un año. Obama no renunciará, sin embargo, a seguir usando el gasto público para estimular la recuperación.

Regulación de Wall Street. El demócrata aprobó en 2010 la ley Dodd-Frank, diseñada para estrechar el cerco a Wall Street y aumentar el control de las operaciones de alto riesgo. La banca está en contra de esta norma, pues critica que es una regulación excesiva que provocará fuertes pérdidas de dinero y de empleos.

De momento, los fallos de esta reforma financiera quedan patentes en que en dos años tan sólo ha entrado en vigor un tercio del texto. Ahora Obama tiene por delante otro mandato para especificar en qué consistirá la nueva regulación y para trasladarla a normas aplicables y comprensibles para las entidades.

El objetivo es que no suceda lo mismo que con la Regla Volcker, que limita las operaciones con autocartera de la banca cuando no son en beneficio de los clientes. Debería haber entrado en vigor en julio de este año, pero los reguladores se han visto obligados a dar dos años más al sector financiero ante la dificultad para interpretar las leyes.

Reserva federal. Ben Bernanke, el actual presidente de la Fed, ya ha anunciado que seguramente no se presentará a un tercer mandato una vez que expire el actual en enero de 2014. Esto obliga a Obama a buscar un nuevo líder para el banco central que siga con la tónica que volverá a marcar el demócrata en esta legislatura: activar la máquina de hacer dinero a través de tres planes de estímulo.

En las apuestas de la Casa Blanca para sustituir a Bernanke, el mejor situado es Lawrence Summers, quien fue secretario del Tesoro en el gobierno de Bill Clinton y director del Consejo Económico Nacional del actual presidente.

Junto a él, figuran la actual vicepresidenta de la Reserva Federal, Janet L. Yellen, y Alan Krueger, un economista que ocupó por poco tiempo el cargo de secretaria asistente del Tesoro para política económica en este Gobierno.

Sanidad. Esta legislatura será la de la confirmación del Obamacare, la medida estrella del presidente en la pasada legislatura. Obligará a todos los ciudadanos a contratar un seguro médico a partir de 2014, lo que supone la mayor transformación del sistema de salud en más de medio siglo, sólo equiparable a la creación del Medicare en la década de los 60.

Ahora el presidente promete la implantación definitiva de esta reforma que, al parecer, puede ir acompañada de más recursos para los centros comunitarios.

Energía. En el camino hacia la mayor independencia energética de EE.UU., promete reducir a la mitad las importaciones de petróleo en 2020 a través de una "estrategia amplia". Eso pasa por elevar la producción local de crudo y gas y por desarrollar todas las fuentes de energía, sobre todo eólica y solar, a las que dedicará nuevos recursos.

Su objetivo es que el 80% de la electricidad proceda de fuentes limpias en 2035. La estrategia se completaría con la eliminación de las rebajas y beneficios tributarios para las empresas extractoras de crudo y gas, que suman 4.000 millones de dólares.

Junto a ello, Obama se proclama defensor de la producción de gas natural. Con todo ello, dice que conseguirá crear 600.000 empleos en el sector energético desde ahora hasta 2020 (con él ya fuera de la Casa Blanca).

Pensiones. Obama tan sólo ha dicho que "se defenderá de los intentos republicanos para recortar los beneficios de la Seguridad Social" y privatizarla. Pretende elevar la edad de jubilación gradualmente y aumentar las cotizaciones.

Nuevo equipo. Obama también se ha comprometido a anunciar inmediatamente a su nuevo equipo. Una de las bajas más notables será la de Timothy Geithner, el secretario del Tesoro y el delfín del presidente a la hora de presionar a Europa para que acelere sus reformas.

Geithner, quien ya intentó marcharse en 2011, podría ser sustituido por Jacob Lew, jefe de gabinete de la Casa Blanca. Otros nombres que suenan son Erskine Bowles, copresidente de la comisión para la reducción del déficit; Roger Altman, anterior vicesecretario del Tesoro, y Richard Levin, presidente de Yale.

 

Relaciones con Europa. Hace sólo una semana el demócrata decía que había que hacer todo lo posible para evitar que España "se derrumbe". Pedía así a Alemania y al resto de Europa que apoyara "los grandes compromisos" del Ejecutivo de Rajoy, lo que lleva a pensar que EEUU seguirá presionando para que el BCE siga interviniendo en la economía.

Además, el inquilino de la Casa Blanca ha asegurado que continuará intercediendo para que Europa acelere sus reformas.Partidario de los rescates, de no recortar el gasto público y de los estímulos monetarios, ya ha criticado en las últimas semanas la lentitud de la UE para responder a la crisis.

Si le interesa esta recuperación de la UE es sobre todo porque es el principal socio comercial de EE.UU. "Si Europa cae en recesión significa que vamos a venderles menos bienes y servicios, y eso va a tener algún impacto".

 


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.