El riesgo de enfrentar al aparato estatal

Los ejemplos pueden ir desde la cercana Radio Colonia hasta la prensa escrita internacional más sofisticada. Lo cierto es que muchas veces en la historia reciente, cuando el país vivía alguna crisis, era necesario recurrir a medios del exterior para enterarse de qué estaba pasando aquí.

Salvando las distancias, ésta parece ser una época similar. Al menos, para saber qué piensan realmente las empresas sobre la evolución de su negocio en la Argentina, LA NACION pudo comprobar que lo que no expresan aquí está expuesto en sus presentaciones de resultados en los entes bursátiles internacionales, allí donde el doble discurso no tiene lugar.

Prácticamente desde el inicio de la gestión kirchnerista, para conocer la opinión verdadera de un empresario local o de un ejecutivo argentino de una multinacional sobre cualquier acontecimiento, los periodistas nos tuvimos que acostumbrar al "estricto off the record", pedido (y muchas veces, hasta rogado) por los protagonistas para no incomodar al Gobierno.

A veces por convencimiento propio, y generalmente para no arriesgarse a tener problemas, lo que públicamente dicen los empresarios no suele reflejar su opinión real.

Es que negocios son negocios, como dice la vieja máxima, y la presión se hace sentir de diversas maneras, nunca agradables. Así, el doble discurso que adoptaron las autoridades terminó por imponerse entre los directivos del sector privado.

El caso emblemático es el de Juan José Aranguren. El presidente de Shell se cansó de contestar demandas judiciales desde que hace siete años decidió seguir su propia estrategia de precios y opinar abiertamente sobre la política oficial, y aunque hasta ahora viene ganando la mayoría de esas causas, seguramente habría querido dedicar todo ese esfuerzo a mejorar la operación de su compañía.

Situaciones similares vivieron Rodrigo Saldaña, uno de los socios de JT Inmobiliaria, y el cineasta Eliseo Subiela, cuando simplemente reflejaron cómo se habían visto afectados por decisiones de política económica de Cristina Kirchner. Saldaña le dijo a un cronista del diario Clarín que desde que se había instalado el cepo cambiario casi no habían entrado más clientes a su inmobiliaria. La propia Presidenta lo acusó públicamente de no estar al día con sus impuestos. Por la misma razón, Subiela advirtió que la AFIP no le había dejado comprar dólares para ir a representar al país en un festival de cine en Perú. En ese caso, el jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, ventiló en público su situación impositiva con lujo de detalles, en lo que más de un especialista consideró como violación del secreto fiscal.

En no pocos casos las empresas argentinas suelen tener flancos débiles en ese sentido, pero, aunque sus papeles no tuvieran mácula alguna, no quieren arriesgarse a enfrentar el poderoso aparato del Estado.

Lo mismo rige para las multinacionales. El Gobierno ha dado sobradas muestras de hasta dónde está dispuesto a ir contra quienes pretendan desafiarlo. Aunque sólo se trate de decir simplemente la verdad.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.