Peru crece y piensa en el futuro, pero vuelven nombres del pasado

Lima, 20 de diciembre (Télam, por Alejandro Lomuto).- Sendero Luminoso y Alberto Fujimori son dos nombres del pasado que este año volvieron con fuerza a instalarse en Perú y que por momentos distrajeron las energías de un país que siguió creciendo y ampliando su clase media a ritmo vigoroso, sin dejar de pensar en el futuro.

Como nunca desde que fuera virtualmente desarticulado a mediados de los 90, luego de un conflicto armado que duró casi dos décadas y causó cerca de 70.000 muertos, Sendero Luminoso regresó a los primeros planos a través de sus tres sectores remanentes.

Por un lado, en febrero, el gobierno se apuntó un triunfo al infiltrar primero y capturar vivo después a Eleuterio Flores Hala, alias Artemio, el jefe de la columna de Sendero que actuaba en la selva amazónica de Alto Huallaga.

Al caer junto a Artemio también sus principales lugartenientes, el gobierno dio por descabezado a ese grupo y no volvieron a tenerse noticias de él.

Más problemas causó el otro rezago armado de Sendero, que actúa en la región del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), una selva alta en la confluencia de los departamentos Ayacucho, Cusco y Junín, en el centro-sur del país.

En febrero atacó una patrulla militar y mató a un capitán del Ejército, en represalia por la captura de Artemio, pese a que las dos fracciones remanentes de Sendero –a las que el gobierno y la opinión pública peruanas vinculan con el narcotráfico– estaban distanciadas.

En abril copó Kepashiato, un pequeño poblado del departamento Cusco, donde secuestró a 39 trabajadores de dos firmas contratistas del yacimiento de gas Camisea, a los que liberó pocos días después pese a no haber cobrado el rescate de 10 millones de dólares que reclamó.

Las operaciones que enseguida realizaron las fuerzas armadas contra ese sector de Sendero causaron algunos muertos y heridos, incluso una polémica sobre la suerte que corrieron algunos de los efectivos, y finalmente las caídas de los ministros del Interior y de Defensa, Daniel Lozada y Luis Otálora.

Ya en el segundo semestre, el gobierno negó personería política al llamado Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), al que se considera una “organización de fachada” de Sendero Luminoso y cuyos dirigentes reclaman la salida de la cárcel de los miembros de ese grupo guerrilleros.

La actuación de activistas del Movadef fuera del país se cobró en noviembre la suerte del embajador en la Argentina, Nicolás Lynch, quien debió dejar el cargo una vez que trascendió que varios meses atrás había recibido a dirigentes de ese grupo, pese a que lo informó inmediatamente a la cancillería.

Por último, el fantasma de Sendero Luminoso está obviamente presente en el proyecto de “ley de negacionismo” que está considerando el Congreso y que apunta a fijar penas de cárcel para quienes públicamente aprueben, justifiquen, nieguen o minimicen los actos cometidos por organizaciones terroristas.

En cuanto a Fujimori, preso por delitos de lesa humanidad y corrupción, en los últimos meses del año volvió con más fuerza que nunca el debate sobre si debe ser indultado, pues tiene 74 años y padece cáncer en la cavidad bucal, hipertensión y depresión, pese a que los médicos legales que lo examinan periódicamente dictaminaron que está en condiciones de seguir preso.

Aparentemente despejadas las dudas legales –al tratarse de un preso por delitos de lesa humanidad, el presidente Ollanta Humala sólo podrá indultarlo por razones humanitarias y a pedido del causante o sus familiares directos–, los cuatro hijos de Fujimori pidieron formalmente la gracia el 10 de octubre y el propio ex mandatario sumó su adhesión tres semanas más tarde.

Sin embargo, en la tercera semana de diciembre no sólo no había decisión al respecto, sino que ni siquiera se habían iniciado algunos trámites indispensables, como el examen por una junta médica que el reo reclamó con insistencia en los últimos días.

Mientras tanto, Perú se encaminaba a cerrar 2012 con un crecimiento de su economía estimado en 6,3 por ciento, tras haber evolucionado 6,9 por ciento en 2011 y 8,8 por ciento en 2010, y con el acelerado aumento de la llamada clase media emergente, a la que pertenecen seis de cada 10 peruanos según un informe reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). (Télam) ajl-sr/ 20/12/2012 22:15


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.