Paul singer, la logica de un buitre de la arquitectura financiera mundial

Buenos Aires, 10 de noviembre (Télam, por Mara Laudonia).-Paul Singer, el dueño del fondo buitre que devino en uno de los mayores litigantes contra la Argentina por el default y el top 10 entre los mayores aportantes a la campaña del derrotado candidato a presidente republicano Mitt Romney en Estados Unidos, saltó a las tapas de los diarios con el embargo de la fragata Libertad.

Montado en un fallo reciente de la Corte de Apelaciones de Nueva York y en el protagonismo que logró tras embargar la Fragata Libertad en Ghana, se permitió hablar de la Argentina sin emisarios y con tono irónico ante sus inversores.

"No compramos deuda argentina para quedarnos con un barco demasiado grande para navegar en Long Island", lanzó, entre otras frases.

Los inversores que depositan su confianza en Singer -titular de un fondo que administra 20.000 millones de dólares- sólo miden rentabilidad y poco se preguntan si la estrategia en Ghana es legítima.

Cuando se produjo el embargo trascendió en los medios especializados la existencia de presuntos movimientos sospechosos y reuniones previas de Singer con el juez africano que otorgó el embargo del bien argentino, que podrían dar pie al gobierno de ese país avanzar en una investigación ante el problema internacional que puede enfrentar el país africano al arriesgarse a ser acusado de tomar una acción violatoria de los derechos del Mar ante Naciones Unidas.

Si el gobierno o la justicia de Ghana se mantienen inmutables, habría que preguntarse por qué.

A juzgar por el historial de Singer, se sabe que conoce bien de presiones a funcionarios y extorsiones para conseguir cobrar bonos de países pobres, siendo uno de los casos más emblemáticos el de Congo.

Como novedad, esta vez utilizó a Ghana como pivote para buscar obligar a Argentina a abonar lo que pide.

Los buitres viven de la carroña, pero necesitan de un ámbito propicio para encontrarla. Singer es el dueño del primer fondo buitre que se conoce desde la era de la invención de los bonos de deuda soberanos (Elliott Assicietes), a fines de los `70, y con mayor furor en los `80, cuando del la mano del FMI se reestructuraron préstamos sindicados bancarios y se convirtieron en bonos para tenedores desconocidos, a la luz del nacimiento de los bonos Brady.

La lista de países a los que dejó en jaque Singer es larga. Van desde Perú, Albania, Argentina y el Congo, con maniobras que excedieron los procesos legales, buscando antecedentes de funcionarios y jueces para presionar y lograr sentencias a favor.

En diciembre de 2010, la revista Playboy desnudó ante el mundo lo que padecemos los argentinos desde hace 10 años: la historia de Elliott y de Paul Singer y su socio Jay Newman, el verdadero estratega del fondo y de las acciones legales.

Según sostuvo la pluma del ganador del Pulitzer, Aran Roston, autor de la nota de Playboy, los fondos buitre no tienen ningún prurito en arrinconar países pobres o en problemas, y buscan por todos los medios presionar a gobiernos y funcionarios.

Lo hacen con investigaciones propias para sacar provecho ante las cortes mundiales, montando acusaciones en focos de corrupción, que buscan demostrar el uso propio del dinero en vez de utilizarlos para pagar deudas contraídas con los acreedores.

En el caso del Congo, Roston comparó a Singer y Newman con los espías de película Casablanca, ganadora del Oscar de 1943, donde llegaban al país africano exiliados ricos del nazismo, y luego quedaban atrapados por una red de inteligencia de la Gestapo. Roston consultó a fuentes que afirmaron que Singer tenía lazos con ex agentes de la CIA, que -vía Londres- consiguieron información sobre corrupción para arrinconar a los gobernantes del Congo.

Se calcula que una subsidiaria de Elliott, Kensington International, compró 30 millones de dólares en deuda a precio de no más de 20 millones (precio de descuento), y fue recompensada con 100 millones entre 2002 y 2003.

Por otro lado, en una reciente investigación, el Banco Mundial sostuvo que más de un tercio de los países que califican en el programa mundial de condonación de deuda, debido al hambre y la pobreza que padecen, estuvieron jaqueados por juicios de al menos 26 fondos buitre, que recibieron en total 1.000 millones de dólares.

Aquí Singer, a través de Newman, está entre los primeros.

La Argentina, que aún no les pagó un centavo y asegura que no lo va a hacer, sigue padeciendo a los buitres pese a haber reestructurado el 93% de su deuda en default.

El gobierno argentino denuncia una falla, un vacío legal, en la arquitectura financiera internacional, que permite que inversores como Singer y Newman, vayan contra los países en problemas con esto métodos.

En el mundo, sobre todo después de la crisis argentina, comenzaron a emitirse bonos con cláusulas de acción colectiva que en teoría resuelven este problema con mayorías.

Ese mecanismo fue utilizado, recientemente, durante la reestructuración de Grecia, país que sin embargo no pudo evitar pagar el 100 por ciento de la deuda reclamada por los fondos buitre ante el primer vencimiento, lo que le dio a estos fondos carácter de privilegio sobre los inversores que ingresaron a la oferta, que tuvo una masiva aceptación. (Télam).- mel-fcy-snc-gel 10/11/2012 11:30


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.