Como olvidar a piolin, al aniceto y al mono

Buenos Aires, 5 de noviembre (Télam, por Fernando Ferreira).- El "Loco" (Leonardo Favio) se apagó tras una sucesión y confrontación de distintas imágenes, ya que su vida y su obra fueron parte de un montaje, ese fenómeno cinematográfico tan básico como complejo.

Una sucesión de planos en los que es posible apreciar su legado como actor, director, fotógrafo, cantante, militante del arte y guionista. Con esa intuición genial para detectar el fenómeno popular.

Los personajes de sus filmes navegan entre la determinación y el azar, entre el encierro y la libertad, con la entrega amorosa del que sabe que sus películas son siempre la misma película. O bien padecen un tiempo trágico del más áspero sufrimiento donde parece imposible elegir, o bien se lanzan al tiempo extraordinario de la aventura donde quiebran precarias seguridades y evocan en cada novedad un naufragio anticipado.

Para unos “la suerte estaba echada”, para los otros, se trata de “probar suerte”. La fortuna, como una ruleta, se juega en un partida donde, tal vez, sólo los impuros y los desposeídos ganen la batalla.

El rostro de Piolín, del Aniceto y del Sr. Fernández, anónimos y atravesados por experiencias trágicas, alcanzan en Moreira un tono de epopeya.

Soriano dijo que su cine hacía correr a la gente con el rostro. Y agrega “la vida pasa por el rostro”, como los de Moreira, Nazareno o Gatica que terminan de pie, a pesar de la muerte, porque `los mitos resucitan en la memoria de la gente`. No se limitó en la práctica a copiar la realidad. Favio buscó a través de su cine una respuesta activa por parte del espectador, que se involucra en lo que contempla".

Y añade "Como ejemplos, tan solo hay que echar un vistazo a algunas secuencias de sus obras maestras: Crónica de un niño sólo, El Dependiente y El romance del Aniceto y la Francisca…” El talento y la dignidad de Favio era saberse un buscador perpetuo que no pretendía encontrar nada, sino explorar en su propio abismo. Su paranoia era suelta y feliz, una especie de infantil curiosidad siempre insatisfecha.

Su cine era riguroso y a veces perfecto con una imaginación siempre al borde. Neorrealista por convicción, admirador de Leopoldo Torre Nilsson y Robert Bresson, abrevó en la liturgia de Juan Carlos Chaippe y acompañó a su pueblo desde un peronismo redentor.

Se animó a contar la historia de esa epopeya en Sinfonía de un sentimiento, obra mayor escasamente difundida. Lo que hizo siempre es tratar de conmover sin golpes bajos. Contempló lo efímero de la vida y decidió viajar en busca de alguna nueva imagen que lo asombre. (Télam) ahm-jja 05/11/2012 20:35


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.