Modelo vikingo de moda impulsa a la sueca de Tinelli al Ministerio de Economía

A fines de los ochenta, los actores Carlos Belloso y Damián Dreizik componían un dúo cómico, de humor absurdo, que se llamaba Los Melli. En uno de sus sketchs personificaban a dos amigos que, mientras hacían un asado, decían todos los lugares comunes del argentino enojado con su propio país.

-¿Usted sabe que en Canadá todo el mundo usa zapatos de goma?, preguntaba Belloso.

-.y, es otra cultura. -asentía Dreizik.

-.otra idiosincrasia.

Tomar "modelos" o "lecciones" de países exitosos y sugerirlos para las naciones en vías de desarrollo puede ser un ejercicio catastrófico, como demostró la exportación sin matices del denominado "Consenso de Washington", en los 90. Sin embargo, hay una historia irresistible, que viene cautivando a los economistas especializados en desarrollo, en el éxito reciente de los países nórdicos de Europa: Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia. Para no herir susceptibilidades, no hablaremos aquí de "lecciones", pero sí de algunos "insights inspiradores" -tomando prestado un término de la publicidad- para los hacedores de política económica de la Argentina.

"Escandinavia siempre fue el sueño del pibe para los economistas: competitivos, con conciencia social, redistribucionistas, gente tremendamente civilizada hasta para gestionar la salida de crisis enormes, como las que tuvieron Suecia y Finlandia a principios de los 90", explica Daniel Heymann, profesor de la UBA y de la Universidad de San Andrés (Unsam).

El éxito de la experiencia escandinava fue contado en detalle hace tres semanas en un informe especial del semanario inglés The Economist , con una tapa memorable: la foto de un vikingo con cara graciosa y el título al pie: The next supermodel (El próximo supermodelo) . "Si usted es una persona de talentos e ingresos promedio, querría haber nacido vikingo. Los países de Europa del Norte figuran al tope de todo ranking económico, desde los de competitividad hasta los de felicidad, igualdad de género y calidad educativa", sostenía el artículo. Son naciones que se las arreglaron para crecer más del doble del promedio global, evitando la esclerosis económica del sur de Europa y la extrema desigualdad de los Estados Unidos. Si esta saga nórdica hasta ahora no había sido muy comentada por los economistas, especula Heymann, que dirige el Instituto Interdisciplinario de Economía Política, en la UBA, es porque los escandinavos, además de todas las virtudes ya mencionadas, "son personas muy modestas, que no se van a mandar la parte a foros internacionales".

Una paradoja: en la región donde nació el movimiento de cine Dogma 95 (creado por los directores daneses Lars von Trier y Thomas Vinterberg) es donde las políticas económicas están menos casadas con esquemas de pensamiento rígidos y dogmáticos. "Uno de los aportes de esta historia es su pragmatismo: conviven medidas muy diversas, que aquí y en otros lugares del mundo serían etiquetadas como de derecha o de izquierda, con un éxito notable", explica el profesor de la UBA, de la Unsam e investigador del Conicet Guillermo Rozenwurcel. El peso del Estado en Suecia cayó 18% desde su pico y ya es menos voluminoso, en términos relativos, que el de Francia. Los impuestos a las corporaciones bajaron a 22%, menos que en Estados Unidos.

Al respecto, Heymann recuerda un chiste que una vez le hizo su amigo Axel Leijohufvud, economista sueco y una de las máximas autoridades mundiales en el pensamiento neokeynesiano: "Un político sueco de derecha dice: «Los servicios públicos son increíbles, pero los impuestos te matan»; mientras que uno de izquierda, en cambio, dice: «Los impuestos te matan, pero eso sí: los servicios públicos son increíbles»".

Rozenwurcel rescata otro elemento útil para la Argentina: son países que crecieron en buena medida gracias a su disponibilidad de recursos naturales y plena conciencia de su finitud -el fondo anticíclico de largo plazo que creó Noruega con el petróleo, para evitar los males de la denominada "enfermedad holandesa", es un ejemplo-, y también con poblaciones muy creativas. Las agencias de publicidad suecas están, al igual que las argentinas, al tope de la creatividad mundial. La región es cuna del restaurante Noma -en Copenhague-, seleccionado como el mejor del mundo en tres de los últimos cuatro años, de los Angry Birds y del mayor boom de novela negra -con los suecos Stieg Larsson, Henning Mankell y el noruego Jo Nesbo a la cabeza- de la última década.

Uno de los trabajos más ambiciosos que hizo el investigador del Cedes y profesor de la UBA y de San Andrés José Fanelli fue coordinar un estudio de 31 experiencias de cambios institucionales para el Global Developement Network, una iniciativa que en su momento lanzó el Nobel Joseph Stiglitz. Allí, la historia de los países nórdicos resaltaba por su capacidad para "producir cambios institucionales relevantes en forma poco costosa". A Fanelli, un especialista en temas de desarrollo con particular interés en la cuestión demográfica, le fascinó la reforma previsional en Suecia, que debió adaptar la seguridad social a una población muy envejecida. "La parte más importante del ingreso jubilatorio se indexa en función de las expectativa de vida: a medida que esta aumenta, te pagan menos", cuenta, "el cálculo actuarial no tiene ideología".

Igualmente, Fanelli advierte sobre el riesgo mencionado en el primer párrafo de esta nota: ojo con las "lecciones". Son países con poblaciones muy chicas. "Una vez fue un economista sueco a la India a contar el caso de su país, y alguien en el auditorio le preguntó cuántos habitantes tenía su nación. Cuando el sueco le dijo que eran poco más de nueve millones, el indio le contestó: «Eso es lo que aquí llamamos un experimento de laboratorio»".

Así están las cosas. Mientras en la Argentina, últimamente, la profesión de Adam Smith y Keynes se divide entre los economistas que quieren ser diputados (Roberto Lavagna, Martín Redrado, Carlos Melconián, Luciano Laspina, Federico Sturzenegger, Rogelio Frigerio, entre otros) y los economistas que quieren ser escritores (Eduardo Levy Yeyati, Nicolás Gadano, Federico Poli, Eduardo Sguiglia), la especie de los "economistas que quieren ser economistas" parece estar en extinción. Pero a no desesperarse: para próximo ministro de Economía, desde aquí candidateamos a la sueca de Tinelli, a un perro gran danés y a los hijos que tenga Aragorn (Vigo Mortensen, que es medio argentino, a estas alturas) con la elfa Arwen (Liv Tyler) en El Señor de los Anillos . Hay que ir por ese lado, parece.

El próximo supermodelo

  • Países robustos
    La fortaleza de Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia es materia de estudio por los economistas.
  • Etiqueta negra c/viñetaLas economías nórdicas son consideradas competitivas, redistributivas y dúctiles a la hora de gestionar la salida de una crisis.
  • Arriba en los rankings
    Esos países figuran entre los países que tienen mayor competitividad, pero también mejor índice de felicidad, igualdad de género y calidad educativa.

Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.