Megadevaluación "sin anestesia": así se verán afectadas las empresas argentinas tras el derrumbe de la moneda venezolana

Vientos de cambio golpean Venezuela. Y sus efectos se harán sentir en la Argentina. 

Así lo plantean los analistas consultados por iProfesional.com, para quienes la megadevaluación cercana al 50% que acaba de implementar el país caribeño implicará un duro golpe para las exportaciones nacionales.

En concreto, la flamante medida que llevó la cotización de la moneda venezolana de las 4,30 unidades por dólar a un nivel de 6,30 busca, entre otras cosas, achicar la fenomenal brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo, que hasta ahora era del orden del 400%.

A la hora de dar la noticia, el ministro de Planificación de ese país, Jorge Giordani, intentó llevar cierta calma al indicar que esta devaluación no sería brusca para todos los sectores importadores. 

En este sentido, indicó que a aquellas empresas que ya hubiesen solicitado las divisas para importar a seis o tres meses vista, se les respetaría el tipo de cambio de 4,30 bolívares por dólar que el gobierno acaba de abandonar.

Cabe destacar que en ese país caribeño el comercio exterior está completamente intervenido, de modo que cualquier compañía importadora que quiera acceder a divisas al tipo de cambio oficial y no caer en la desventaja de recurrir al paralelo, debe embarcarse en un complejo proceso de autorizaciones.

Según la instrucción -supuestamente firmada por Hugo Chávez desde Cuba, donde permanece internado tras su última intervención quirúrgica-, entre las ramas de actividad que seguirían contando con la ventaja de acceder temporalmente a un dólar subsidiado de 4,30 bolívares figuran la automotriz, alimenticia, electrónica, informática, salud, la de productos químicos, veterinarios y de construcción, entre otras. 

El dato a destacar es que muchos de estos rubros figuran entre los más relevantes para las empresas argentinas a la hora de proveer a ese mercado lo que, a priori, parecería ser un punto positivo. 

Además, desde el propio gobierno venezolano aseguraron que el objetivo seguirá siendo el de "priorizar la asignación de divisas a los fines de estimular el crecimiento económico y disminuir la inflación".

Sin embargo, los analistas consultados por este medio no se muestran tan optimistas sobre el futuro impacto entre las compañías nacionales. 

En diálogo con iProfesional.com, Marcelo Elizondo, ex director ejecutivo de la Fundación ExportAr, aseguró que "no es una buena noticia para la Argentina".

"Cualquier país que devalúa su moneda en un 50% termina encareciendo muchísimo las importaciones. Y las consecuencias están escritas en todos los manuales de economía: las compras al exterior se desploman", explicó el experto, quien agregó que "nuestro país no escapará de esa dinámica y es de esperar que nuestras ventas a ese mercado naturalmente comiencen a bajar. Por lo tanto, es muy probable que nos veamos perjudicados por esta decisión del gobierno venezolano".

Sin embargo, advirtió que hay que estar atento a los matices propios de la economía de ese país, donde las reglas no son las del libre mercado, sino que el fuerte intervencionismo puede imprimirle un sello particular a esta experiencia devaluadora.

En este sentido, Elizondo indicó que "a partir de ahora, si bien a los venezolanos las importaciones se les van a encarecer un 50%, como contrapartida, hay un aspecto beneficioso y es que también les van a aumentar los ingresos en bolívares por exportaciones petroleras en un 50%".

De este modo, "considerando que todo el comercio exterior está intervenido y que es un país que depende mucho de las importaciones sensibles, como las de alimentos, podría preverse que el gobierno de ese país destine una parte de esa mayor renta petrolera para financiar la compra de productos clave para la economía. Y esto podría compensar de alguna manera la caída que debería afectar a las exportaciones argentinas".

A esto se suma un dato menor y es que una parte de las compras de petróleo que el Gobierno de Cristina Kirchner realiza vía PDVSA están alcanzadas por un acuerdo a través del cual la Argentina compensa estas operaciones con ventas de alimentos, con lo cual, el impacto de la devaluación será menor todavía.

Sin embargo, todo este nivel de intervencionismo y la afinidad política que permitió un sostenido crecimiento del comercio bilateral, no serán de por sí suficientes para evitar un achicamiento de las exportaciones albicelestes hacia ese destino.

En este sentido, Elizondo consideró como un hecho que "Venezuela comenzará a perder relevancia comercial para la Argentina".

Esto no es una buena noticia para la administración kirchnerista, especialmente en un año en el cual el ingreso de dólares será más dependiente que nunca de las exportaciones, dado que se prevé que la inversión extranjera directa en 2013 caiga a la mitad del último período.

El dato clave es que, según Elizondo, "Venezuela se había posicionado como el séptimo mayor comprador de productos argentinos en el 2012, por lo tanto, se convirtió claramente en un mercado estratégico para las compañías nacionales".

En efecto, el año pasado los envíos a ese destino cerraron en cerca de u$s2.300 millones, registrándose así un crecimiento del 22% respecto al nivel de 2011.



Además, este fuerte salto de los envíos a ese país caribeño tuvo doble "mérito" porque la excelente performance se produjo en un año en el que las exportaciones totales cayeron un 3%.

Esto muestra cómo el buen feeling político que existe a nivel bilateral ayuda a hacer negocios. Pero también pone de manifiesto cómo la enorme inflación que azota a la economía venezolana también sirve para enmascarar los graves problemas de competitividad de la industria argentina.

Sin embargo, megadevaluación mediante, para Elizondo "es muy probable que Venezuela pierda relevancia y caiga varios puestos en el ranking de los principales compradores de productos argentinos".

Sectores en la miraA la hora de analizar los sectores más afectados por esta violenta corrección del tipo de cambio, el experto aseguró que "con las falencias de la economía presidida por Hugo Chávez y las necesidades que tiene de abastecerse con productos del exterior, es de esperar que nuestras exportaciones de alimentos y productos primarios sientan mucho menos el impacto".

En cambio, consideró que "sí se espera una fuerte caída en todo lo que es el complejo industrial".

Al trazar una radiografía sobre la canasta exportadora con destino a Venezuela, se observa que hay una interesante participación de productos de alto valor agregado, tal como se observa en el siguiente gráfico:



En diálogo con iProfesional.com, Raúl Ochoa, ex subsecretario de Comercio Internacional, aseguró que "los envíos hacia ese país tienen buen valor agregado. Esto es positivo. Para nosotros el mercado venezolano representa una plaza significativa para la colocación de artículos con cierto nivel de tecnología, como equipamiento médico, productos eléctricos y autopartes".

Sin embargo, Ochoa tampoco cree que las ventas a ese destino se sostengan. Por el contrario, "van a tender a caer en 2013", de modo que la Argentina deberá despedirse de un nuevo récord de exportaciones a ese destino.

En diálogo con iProfesional.com, un alto directivo de una de las principales cámaras autopartistas, mostró su preocupación sobre la devaluación venezolana: "Para nosotros es un mercado que ayuda. En 2012 les exportamos componentes por u$s100 millones. Tememos que se achiquen los negocios de un socio que no es prioritario pero sí resulta una buena plaza para muchas Pyme nacionales".

En otro sector donde reina la preocupación es en el automotriz, dado que, frente a la tibia demanda por parte de Brasil -principal mercado para esta rama de actividad que viene explicando el 50% del crecimiento de toda la industria nacional-, Venezuela había sido "marcado" por la ministra Débora Giorgi como uno de los cuatro destinos estratégicos para reavivar las alicaídas exportaciones de vehículos.

Sin embargo, la devaluación abre un manto de dudas respecto al futuro de los envíos hacia ese destino.

Cabe destacar que las exportaciones de autos a Venezuela se encuentran reguladas, dado que las terminales locales reciben cupos para poder colocar sus 0Km.

Así es como a fines de 2011 ambos gobiernos firmaron un acuerdo para que la Argentina provea a ese país de unos 13.500 vehículos. Sin embargo, la realidad es que el pacto se cumplió a medias: apenas se colocaron 7.500, lo que representó tan sólo el 1,8% de todas las exportaciones de la industria.



Venezuela y el "plus" que le da al Gobierno KMás allá de la situación industrial, uno de los puntos preocupantes del abaratamiento del bolívar es que el gobierno de Chávez no es un aliado más.

Por el contrario: la relación comercial -exceptuando las compras de combustible, que se canalizan vía fideicomisos- siempre fue altamente ventajosa para el kirchnerismo, ya que es mucho más lo que se le vende año a año que lo que se compra, garantizando así un saldo de la balanza comercial positivo, superior a los u$s2.000 millones, los cuales fueron claves para mantener la plaza "aceitada" de dólares. 

"La relación con Venezuela es muy positiva porque ese país está entre los cinco principales países que más superávit comercial nos generan. De modo que una baja en las exportaciones a causa de su devaluación puede ser una mala noticia por el lado de la obtencion de divisas", acotó Elizondo.

El futuro político, otro posible "lastre"Sin embargo, independientemente de esta megadevaluación, para los expertos, el mercado venezolano como plaza para las empresas argentinas enfrenta un desafío más duro aun y está vinculado con el futuro político y las posibles medidas de ajuste que sobrevendrán en esa golpeada economía.

"Estimamos que esta es una medida de las muchas que se van a ir sucediendo en los próximos meses. La situación en Venezuela es insostenible, desde el plano cambiario y fiscal", acotó Ochoa, para quien "considerando que indudablemente estamos en plena transición y que en algún momento no muy lejano una nueva figura tomará el poder en lugar de Chávez, cada vez se hace más palpable un ajuste económico".

Así las cosas, el experto estimó que una menor expansión del gasto público y un mayor control de las cuentas "para evitar un colapso, terminará profundizando el achicamiento de las importaciones de todos los orígenes, es decir que la Argentina no resultará indemne".

De este modo, la situación en el plano comercial se presenta muy compleja: los manuales indican que habrá menos exportaciones, que se resentirá una de las columnas que permiten cimentar el superávit comercial y que más de una empresa nacional tendrá dificultades para colocar parte de su producción en ese destino.

Sin embargo, en Venezuela, así como muchas veces sucedió en la Argentina, el intervencionismo estatal termina cambiando los postulados económicos y reescribiendo la historia.

Las estadísticas de los próximos meses indicarán en qué medida la relación se verá modificada. 


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.