"el lado luminoso de de la vida": luchando y b

Buenos Aires, 31 de enero (Télam).- Bradley Cooper y Jennifer Lawrence protagonizan “El lado luminoso de la vida”, que navega entre el drama, la comedia y lo romántico, de la mano de David O. Russell, novedad en la cartelera cinematográfica porteña que acredita ocho candidaturas al Oscar.

Destinada al buen recibimiento por parte del público medio, es decir aquel sin extremas pretensiones de calidad, pero no por eso proclive a la comedia burda, tiene todos los ingredientes para tener un buen pasar por la exhibición en salas y su posterior comercialización en formatos caseros.

Pat recibe el alta del instituto psiquiátrico en el que fue confinado a consecuencia de un violento altercado familiar, aumentado por padecer de un trastorno bipolar, atormentado por haber perdido su casa, su esposa y tener que rendir cuenta de su estado “vigilado” casi cuerpo a cuerpo por las autoridades.

En su intento de acercarse a en especial a su padre, dueño de un restaurante y fanático del fútbol americano y no infringir las reglas que le impiden moverse tal como le gustaría, se dedica a correr luciendo una gran bolsa de residuos negros acomodada como chaleco, para conservar su silueta.

Sin embargo, la obsesión por recuperar a su mujer es muy fuerte y traza estrategias que no concreta, hasta que conoce a Tiffany, una vecina muy bonita, viuda de un policía, que como él tiene desórdenes que implican un tratamiento, una chica a la que le gusta bailar, que intenta sacarlo de su angustia.

El director David O. Russell, de acuerdo al relato original de Matthew Quick, saca partido de estos singulares personajes, sometidos a las reglas de una sociedad como la estadounidense, para la que los desórdenes psiquiátricos tiene un vínculo casi exclusivo con la medicación y los condicionamientos.

"Sídney Pollack me mostró el libro", explicó Russell y agrego "El, que adquirió los derechos junto con el productor Harvey Weinstein, me lo dieron a leer, y a pesar de era una ficción, me pareció lleno de personajes intensos al igual que los de la vida real de un mundo que el autor conocía muy bien", asegura, Russel confiesa que "me encanta el romance tanto como los mundos barriales, y en función de esto la química entre Bradley y Jennifer era palpable. Otro regalo fue la fortuna de encontrar a Robert De Niro con su fuerte deseo de ser auténtico en un papel sensible, del tipo del que veníamos conversando hace tiempo".

La aproximación es por el costado costumbrista, que hace foco en este núcleo de clase bien acomodado, es decir sin los problemas de la actual crisis estadounidense, y como se verá en la segunda mitad del filme, más débil que la primera, muy metida en el fútbol, las apuestas y en una suerte de “Bailando por un sueño”.

Así, con una primera mitad bastante sólida apoyada por las correctas y convincentes actuaciones de Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, dueña de una belleza y simpatía para nada convencional (esta vez con cabello oscuro), así como de Robert De Niro, a quien un papel como este no suma demasiado, Russell captura al público.

En la segunda mitad, que arranca con una excelente secuencia con Cooper y Lawrence bailando en la pequeña pista que la chica construyó junto con su dormitorio en lo que fue un garaje de su casa, y en la que se escucha, un muy buen tema por Bob Dylan y Johnny Cash, la sensibilidad de la primera da paso al lugar común.

Así y todo, es tan fuerte el envión, que poco importan esas varias debilidades, que tienen que ver con cuestiones de extremo localismo (el fútbol americano, las cábalas de los fanáticos, las apuestas) y otras muy “clase media”, como la que tiene que ver con la competencia de baile, una tradición estadounidense.

El filme de Gordon, si bien aceptable y entretenido, y por su packaging ideal para convertirse en un taquillazo, recibió ocho candidaturas al Oscar, entre ellas las destinadas a mejor director (cuando ni Quentin Tarantino ni Kathryn Bigelow lo están), algo que revela que al Hollywood actual l gustan este tipo de comedias.

En este sentido, no es casual que "El lado luminoso..." haya recibido el premio del público en el Festival Internacional de Cine de Toronto y Lawrence el Globo de Oro por su trabajo, una actriz a quien a pesar de sus 22 años, el público ya recuerda por sus apariciones en "X-Men" y "Los juegos del hambre".

En suma, Russell sostiene una anécdota pequeña en principio con ritmo sostenido, rubros técnicos correctos (la fotografía del oriental Masanobu Takayanagi y la música de Danny Elfman, por ejemplo), pero fundamentalmente en base a las actuaciones de Cooper y Lawrence, y a algunos momentos con emoción alta.(Télam).- cdm-ahm-jab 31/01/2013 17:37


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.