José Ignacio de Mendiguren: "El tren del desarrollo vuelve a pasar y no lo estamos tomando"

José Ignacio de Mendiguren se queda en silencio y mira fijo, pero no porque no tenga nada para decir. De pronto, gira sobre su sillón y se pone a rebuscar en un cajón de su escritorio un manojo de diarios de los últimos meses, algunos de ellos marcados con resaltador amarillo. Ahora sí, con esas pruebas en la mano, el presidente de la Unión Industrial Argentina responde: "¿Oficialista yo? Pero si nadie le ha dicho a esta Presidenta las cosas que le he dicho yo".

Admirador de Arturo Frondizi, el hombre desempolva las ideas desarrollistas del ex presidente a cada momento y señala una obsesión que, según confiesa, lo moviliza. "Veo que el tren del desarrollo pasa otra vez por nuestro andén y nosotros no lo estamos tomando", opina. Por eso, se apasiona con la próxima Conferencia Industrial (ver aparte), donde se aportarán soluciones para ese problema.

Defiende a los empresarios locales porque dice que desde 1976 han enfrentado la mayor volatilidad del mundo. "En lugar de criticarlos, habría que escribirles un libro en Harvard, por todo lo que soportaron", afirma. Habla de una Argentina pendular que siempre se enamora de los extremos, marca la diferencia entre crecimiento y desarrollo y subraya que la idea de cerrarse "ya fue".

-¿Por qué insiste tanto en el tema de la integración con Brasil?
-Porque la Argentina y Brasil son un mercado de 250 millones de personas y porque es por esta región por donde viene el futuro. La región en su conjunto puede producir 4,5millones de autos por año. Después se verá qué grado de integración se le da. Hay litio, potasio y el potencial energético es altísimo. Éste es el activo, pero ¿cómo nos vemos en el mundo? ¿Nos vamos a contentar con el crecimiento que generan los precios relativos tan positivos o vamos a aprovechar esta etapa para dar el salto al desarrollo?

-¿Cómo es eso?
-El crecimiento es espontáneo. Crecés con lo que tenés: la soja pasa de 150 a 600 dólares y quedate tranquilo que crecés; pero eso no es desarrollo. El desarrollo, en cambio, es crear herramientas para ir donde querés ir, fijar prioridades y manejar los tiempos.

-¿Qué opina de las medidas que toma el secretario de Comercio, Guillermo Moreno?
-Medidas de administración del comercio aplican todos y los que más lo hacen son Brasil, Estados Unidos y la Unión Europea. Uno puede aplicarlo sin decirlo, como lo hacen estos países; o proclamarlo, como hacemos acá, y complicar más la cosa. Segundo, creo que la gran desgracia nuestra es que no encontramos el punto medio; somos pendulares. Pasamos del permiso para el ingreso indiscriminado de productos importados a la traba actual.Esto lleva tiempo de adaptación, pero acá se impuso de golpe y por eso trajo problemas.

-Usted habla de la necesidad de economías convergentes con Brasil, pero ¿cómo se converge si al mismo tiempo el país se cierra?
-Hay que entender que la idea de cerrarse ya fue. Hoy es imposible buscar en el pasado las soluciones para el futuro. La innovación no está solo relacionada con la ciencia y la tecnología, si no que hay que innovar en las condiciones políticas, económicas y laborales. Por eso, en la Conferencia convocamos a pensar distinto.

-Pero las medidas que aplica el Gobierno hoy son del pasado...
-Por eso, lo que yo quiero es debatirlo. Yo veo la oportunidad de la región y cómo la estamos aprovechando y, la verdad, no me gusta. Veo que el tren del desarrollo está pasando de nuevo y no lo estamos tomando.

-¿No hay en eso algo de responsabilidad en la clase empresarial, que acata y hasta aplaude medidas económicas equivocadas?
-La Argentina es uno de los pocos países en los que a la industria se la ataca por derecha y por izquierda. Por izquierda, porque se dice que acumula la renta, y por derecha, porque se dice que es prebendaria, que vive de la patria contratista, que produce mal. Con toda lo que soportó el empresario argentino, está para que le escriban un libro en Harvard, en lugar de criticarlo tanto.

-¿Sigue estando de acuerdo con la nacionalización de YPF?
-Sí, totalmente. Tomada esa decisión, lo que planteamos es que nos imaginábamos una Petrobras argentina, que significa el más alto manejo profesional y una estrategia de largo plazo, que supere a los gobiernos de turno.

-Se lo tilda de oficialista ¿es así?
-[Silencio, mientras busca diarios en su escritorio] Nadie le ha dicho más cosas que yo a esta Presidenta. El día que Cristina [Kirchner] gana las elecciones yo digo que es un buen momento para atacar la inflación. Me quejé por la falta de insumos importados, me crucé con Echegaray... Después, claro, todos buscamos acercamiento, nadie se suicida.

-¿Por qué cree que se lo sigue acusando de oficialista?
- Soy el presidente de una entidad gremial empresaria y tengo la obligación de tener la mejor relación posible con el gobierno que eligió la gente. Claro que diciendo las cosas que tengo que decir, pero también proponiendo. Yo tengo que ser un líder no un héroe. Acá hay dos caminos: tratar de confrontar o tratar de influir.

-Tal como están las cosas, ¿se puede influir o solo sobrevivir?
-No, yo sobrevivir no. Si tengo que estar para eso, me voy. Yo voy a hacer todo lo que pueda para apelar a la racionalidad, porque tengo la responsabilidad de todo un sector. Si yo no estuviera dispuesto a hacer esto, sobre todo con un gobierno como el actual, tengo que irme. Pero lo que no se puede es dejar de hablar con el Gobierno. Por eso, con esta Conferencia Industrial lo que quiero es salir por arriba de los problemas y aportar ideas y soluciones.

-¿Cuánto influyó Moreno, el cepo al dólar y la inflación en la actual caída de la actividad industrial?
-Hay que ver, porque también hubo una desaceleración en toda la región. Yo creo y dije que muchas medidas como el cepo cambiario me parecieron exageradas para el tiempo que estamos viviendo.

-¿Cómo se atraen las inversiones que hoy se van a otros países?
-Mostrando que hay negocios. En el mundo hay plata y tasas baratas y no hay proyectos más seguros para financiar que los de nuestra región. Por eso quiero también la opinión del sector financiero, para que opine si los negocios que les presentamos pueden ser financiados por ellos.

-Ese sector le va a decir que prefiere financiar el consumo...
-Bueno, yo esto lo dije varias veces. Cuando en un país el sector financiero financia sólo 13% del producto, ya quiere decir que algo está mal (Chile tiene el 70% y Brasil el 50%). Y cuando se ve que de ese porcentaje un 80% va a consumo, está claro que hay un déficit importante. El Bndes de Brasil financia a la inversión con 13% del PBI, lo mismo que todo el sistema financiero argentino al total de la actividad.

-¿Eso es culpa de los bancos o del Gobierno?
-Un poco de todos. Por eso me pareció bueno el crédito del Bicentenario y la exigencia a los bancos de que presten 5% a la industria. Pero la discusión más profunda es cómo generar una banca de inversión para financiar los grandes proyectos productivos.

-¿Cómo se prepara para las discusiones salariales de 2013?
-El salario es mercado, no es costo. Es imposible sostener un proceso de desarrollo sustentable sin una redistribución del ingreso que lo sostenga. Lo que hay que hacer es ver en conjunto como se va creciendo y distribuyendo. Para eso, el diálogo con los trabajadores tiene que ser constante, que sepan que a medida que se crece van a participar y que una pyme sepa que hay un marco de referencia. No puede ser que la única conversación con el trabajador sea la paritaria.

En busca de la integración estratégica con Brasil

La 18a Conferencia Industrial Argentina no será una más para José Ignacio de Mendiguren. Esta vez, el presidente de la UIA quiere demostrar de modo concreto el beneficio que puede traer una integración con Brasil y cómo se puede aprovechar al máximo esa posibilidad. La presencia de Cristina Kirchner y Dilma Rousseff ilusionan al textil con la posibilidad de que los respectivos gobiernos coincidan con lo que allí se exponga.

"Mirémonos en conjunto por primera vez y mostremos qué salto cualitativo podemos dar si logramos integrarnos", dice Mendiguren. "Ambos países tienen un potencial enorme y un papel fundamental en la integración regional, como lo fueron Alemania y Francia en la Unión Europea", agrega.

El encuentro, que se hará el 27 y 28 de este mes en el Hotel Sofitel Cardales, en la provincia de Buenos Aires, tiene como lema "Argentina y Brasil- Integración y desarrollo o el riesgo de la primarización". Algunos de los expositores serán Robson Braga de Andrade, presidente de la Confederación de la Industria de Brasil, y Marco Aurélio García, asesor especial de la presidencia de Brasil, entre otros.

perfil

Presidente de la UIA
Edad: 62 años
Actividad: empresario textil
Fue ministro de Producción de la Nación durante la presidencia de Eduardo Duhalde, entre 2002 y 2003.

Se recibió de abogado a los 22 años, pero abandonó esa profesión cuatro años después, en 1976. Poco después, se asoció con Roberto Frazeer, dueño de Alpargatas.

Inició un grupo industrial que actualmente incluye una empresa textil, una fábrica de fósforos y una cadena de artículos deportivos.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.