Italia, acorralada (con o sin euro)

La economía italiana ha entrado en un círculo vicioso de recesión, ajuste fiscal, desempleo y destrucción de tejido social. Su nivel de actividad muestra una caída superior al 2%, desempleo cercano al 11%, déficit fiscal del 2,4%, gasto público del 50% y una deuda pública superior al 120% del PBI.

Frente a este cuadro económico-social, los políticos prefirieron dar un paso al costado y dejar el liderazgo de la solución en manos del eurócrata Mario Monti. Parece ser que el sistema parlamentarista, votado en 1946, no sólo no ha servido para resolver problemas históricos como las diferencias sociales norte-sur o el crimen organizado sino que ha creado un mecanismo legislativo complejo, de escaso prestigio, que dio a luz más de 60 gobiernos desde su creación. Este sistema es responsable de haber alimentado un ineficiente aparato burocrático con agobiantes regulaciones y extensos niveles de corrupción que siguen vigentes a pesar de procesos judiciales como Tangentopoli/Mani pulite que los han dejado descarnadamente al descubierto a principios de los 90. Será por esto que se ha hecho lastimosamente famosa la frase atribuida a Mussolini: «No es difícil gobernar Italia; es inútil».

La clase política italiana es la culpable del proceso que ha llevado a una de las principales economías del mundo a este callejón de difícil salida. No hay un solo culpable sino muchos, en un proceso que comenzó hace más de 40 años. El origen de los exorbitantes niveles de deuda pública se encuentra en el aumento desenfrenado del gasto público desde un promedio del 30% del PBI en la década del 60 a niveles superiores al 50% a fines de los 80. En forma correlativa, la deuda subió gradualmente desde el 30% hasta superar el 90% a fines de los 80.

Conflictividad

El crecimiento del gasto se dio, en particular, a partir de los años 70 caracterizados por una altísima conflictividad social y política. Así pues, la construcción gradual de un Estado benefactor que permitió asegurar un mayor grado de cohesión social y hasta cierto punto, una mejor redistribución de la riqueza, dejó una pesada herencia para el futuro.

Este modelo no se vio acompañado por mejoras sustentables en la eficiencia estatal, gradual desregulación y mayor productividad de la economía en su conjunto para generar recursos para poder pagar ese mayor gasto sin tener que pedir prestado para hacerlo. Así, la deuda superó largamente el 100% del PBI durante los 90 ante la mirada complaciente de los prestamistas de turno que aceptaban sin mayor preocupación un desequilibrio fiscal estructural. La adopción del euro fue el golpe de gracia para la economía italiana. Un estado derrochador y adicto a la deuda dejó su soberanía monetaria y cambiaria en manos del Banco Central Europeo. La primera década del nuevo milenio encontró a Italia con la peor performance de crecimiento económico de toda Europa.

Este país enfrenta, pues, un gran desafío: décadas de gasto público y endeudamiento fáciles han creado comportamientos y actitudes difíciles de cambiar. Aumentar la eficiencia del gasto social y reducir la corrupción son claves para avizorar cualquier intento de solución estructural. Mientras tanto, el proyecto de ley nacional anticorrupción sigue durmiendo en los cajones de los políticos.

De cara al futuro, Italia no tiene recetas fáciles para salir de esta situación, ya sea dentro o fuera del euro. En cualquier caso, estos niveles estratosféricos de deuda y su elevado costo -superior al 5% del PBI- requieren de una restructuración para reducir las tensiones sociales que se van acumulando por culpa de las recetas de ajuste.

Las urgencias de las crisis griega y española han dejado en un segundo plano a la economía italiana que hoy pregona los dudosos beneficios del paquete fiscal aplicado por Mario Monti. Sin embargo, las elecciones previstas para la próxima primavera europea pondrán al país y sus irresueltos problemas económicos y sociales en el centro de la escena internacional.

(*) Ceo de Los Grobo.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.