Por la inflación, negocios ofrecen rebajas de hasta el 50% a los clientes que paguen en efectivo

En las últimas semanas, al recorrer las calles porteñas, muchos argentinos se encontraron con la agradable sorpresa de que cada vez más comercios "premian" las compras que se pagan en efectivo.

Y si bien la posibilidad de abonar con tarjeta es sumamente tentadora porque combina cuotas con descuentos del 20% en promedio -dependiendo del plástico y el banco respectivo- lo cierto es que las promos "cash" rondan el 30% y pueden llegar a ofrecer hasta un 50% de ahorro. De esta forma, para ganarle a la inflación y poder hacerse de efectivo "en el acto", los locales a la calle se lanzan a seducir clientes y se animan a competir con los shoppings. En este escenario, es posible ver carteles en las vidrieras que muestran el precio con rebaja pero aclaran en "letra chica": sólo al contado. A modo de ejemplo, se puede mencionar a los locales de la cadena de accesorios Bendito Glam (que para ciertos productos ofrecen hasta un 50%), el caso de Rallys, Viento y Marea, Unnas (de ropa para mujeres), o Clint Colection (de infdumentaria masculina) que están ubicados en la avenida Santa Fe y otorgan un 35% de ahorro.

Los expertos consultados por iProfesional.com destacan que esta estrategia, en tiempos en los que los consumidores son cada vez más selectivos y "buscapromos", resulta interesante para el bolsillo porque superan en porcentaje a los descuentos típicos que otorgan las tarjetas. "Un 35% es un valor que resulta muy llamativo porque en el resto del mercado se ofrece alrededor de un 20%. Por eso, si el ahorro es mayor, éste convoca al público a que se acerque al local", destaca Adrián Kittner desde eConsultora. En tanto, Emiliano Schwartz desde la consultora Tomadato sostiene que "a partir de un 25%, los descuentos funcionan bien. Antes, un 20% era llamativo pero hoy ya no lo es porque este porcentaje ya funciona como un commodity y los clientes se acostumbraron a él". "El consumidor hoy en día acomoda sus compras a cuando y donde sabe que hay descuento", afirma Fabián Castillo desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Por otra parte, Kittner destaca el caso de Bendito Glam que bonifica hasta el 50% para determinados productos si se paga en efectivo. En este sentido, indica que esa gran rebaja -más allá de las necesidades de competencia y liquidez- puede "responder a un exceso de stock o a que quieran promocionar un determinado artículo", pero desde el lado del cliente, independientemente de la razón a la que obedece el descuento, es muy convocante.

Una estrategia antiinflaciónPara el experto, este tipo de promociones persiguen dos objetivos principales:



Funcionan como un "gancho" para atrapar a los clientes y ganarle a la competencia. 





Permiten a los comerciantes hacerse de efectivo.



Con respecto al primer punto, el especialista aclara que "este tipo de acciones incentivan las compras y llevan a los consumidores a visitar un local". Y, con respecto al segundo objetivo, Kittner asegura que "hay muchas firmas que buscan de esta forma distinguirse y hacerse de liquidez". En tanto, Fabián Castillo desde la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) sostiene que "para los pequeños y medianos comercios, una necesidad hacerse del efectivo. Y destaca: "Cuando se les paga con tarjeta, para los empresarios son veinte días hábiles más de espera para recibir el dinero". Por otra parte, señala que "los descuentos en efectivo son una herramienta con la que dichos comerciantes cuentan para defenderse de la competencia que representan las grandes marcas". En tanto, según Kittner, "las firmas quieren disponer del dinero lo antes posible para poder pagar la mercadería, los alquileres y los sueldos de sus empleados y cubrirse de los aumentos de precios".

Es decir, los "descuentazos" le permiten a los comerciantes manejar ellos mismos los beneficios sin depender de las entidades financieras.

"Las marcas buscan siempre despegarse de los bancos porque no quieren que se les imponga un determinado porcentaje de ahorro", explica Schwartz.

Recargos encubiertos y descuentos "no tan reales"Algo que llama la atención de los expertos, en relación con esta nueva política de promociones es que éstas funcionan como una especie de "recargo encubierto" de ciertos productos.

La razón por la cual algunos negocios se refieren a este "recargo" radica en que, para los convenios que firman los locales con las tarjetas de crédito, se estipula que no está permitido hacer diferencias de precio entre las distintas formas de pago.

Entonces, al no poder subir los valores a quienes paguen con plásticos, lo que hacen muchos locales es rebajarlos si se paga con cash.

Así lo explica a iProfesional.com Castillo: "En teoría, no podría haber un recargo por pagar con tarjeta porque, en general, cuando se firman estos acuerdos, las tarjetas ponen como requisito que el precio de los artículos tiene que ser el mismo y que el comercio no haga ningún recargo".

Sin embargo, agrega que, en la práctica, esto no siempre se respeta, ya que "muchos empresarios, para hacerse más rápido del dinero, lanzan estas ofertas en efectivo".

De acuerdo con los especialistas consultados por iProfesional.com, también existe otra "trampita" de las marcas para mantener estos descuentos. La misma consiste en subir los precios de los artículos y con ese margen salir a ofrecer el descuento.

"Es probable que las empresas los aumenten un poco antes de lanzar estas ofertas para cubrirse y que el descuento no sea tan real", concluye Kittner. Tarjeta o efectivo: ¿qué conviene elegir?Una de las dudas que surge con respecto a esta nueva estrategia de descuentos para desmotivar el uso de cuotas es si conviene realmente aprovechar las grandes rebajas o si, por el contrario, es mejor pagar con los plásticos bancarios.

Es que las ofertas resultan más que tentadoras a simple vista pero, a su vez, aprovechar los planes de financiamiento también aparece como una muy buena opción en un contexto inflacionario.

Consultado sobre este punto, Kittner remarca que esto en realidad depende de los porcentajes que se ofrezcan.

En el caso de estas rebajas, comenta, "conviene aprovechar los descuentos del 35%", a menos que la cantidad de cuotas permitida sea muy tentadora.

"Salvo que las cuotas sean más de seis, es mejor aprovechar las rebajas y pagar con cash".

Y justifica que "hoy es recomendable aprovechar las rebajas del 35% en efectivo porque, si la inflación es del 25%, uno termina haciendo negocio".

En cuanto a los comercios, Kittner concluye que, sin dudas, estos "salen ganando" si los clientes abonan con billetes. "Para los comerciantes siempre lo mejor es el efectivo", afirma.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.