Gonzalo heredia, belloso y el secreto confesional en un policial negro am

Buenos Aires, 12 de diciembre (Télam).- El director Marcelo Páez Cubells, junto a los actores Gonzalo Heredia, Carlos Belloso y Lorenzo Quinteros, ruedan las últimas escenas del filme “Omisión”, un policial negro rodado en Villa Soldati, Barrio Piedrabuena y Vicente López.

El filme es un thriller acerca de un asesino serial que confesará sus crímenes a un sacerdote, aprovechándose del secreto sacramental, y dejándolo así en debate entre la obligación de guardar su secreto y la necesidad de actuar para salvar a las víctimas.

El asesino es Carlos Belloso y el cura lo encarna Gonzalo Heredia, en su segunda incursión en el cine tras su protagónico en el filme en “Felicitas”, y según Páez Cubells ambos personajes son “las dos caras de una misma moneda”.

Los últimos días de rodaje transcurrieron en la capilla San Francisco de Asís, ubicada en la calle Mariano Acosta al 35 de Villa Soldati, que queda entre los viejos monoblocks de esa zona bien obrera de la Capital Federal y muy cerca de dos colegios, uno primario y otro secundario.

La presencia de un galán como Heredia convocó a mujeres de todas las edades del barrio que se dan cita en las locaciones para sacarse fotos o pedirle autógrafos.

Y Heredia, quien no parece haber perdido un centímetro del chico de Munro, lo hace de buen grado y de muy buen humor, aunque su pinta no sea la de un galán ya que luce un corte de pelo sacerdotal con una barba corta pero muy tupida.

En la iglesia además funcionan dos comedores comunitarios, se dictan clases para complementar estudios y a sus espaldas se levanta una plaza con viejas hamacas y areneros.

El calor de estas últimas semanas hace aún más tenaz el esfuerzo de los actores y del equipo técnico cada vez que se encienden las poderosas luces de filmación, en un barrio que curiosea el acercamiento del cine a su corazón.

Santiago Murray (Heredia) regresa a Buenos Aires tras 10 años de ausencia, convertido en sacerdote y decide llevar adelante su labor parroquial en el barrio en el que se crió, y uno de los vecinos a los que debe confesar es el frio y misterioso Patricio Branca (Carlos Belloso).

Branca es un psiquiatra que está atravesando una profunda crisis, ya que cree que desde su lugar no logra ayudar a la gente que lo necesita, y para remediarlo, toma la decisión extrema de “limpiar” la sociedad, eliminando a todos aquellos que considera que deben morir.

Sus caminos se cruzarán cuando Patricio, aprovechándose del “secreto de confesión”, le cuente a Santiago acerca de los asesinatos que cometió.

“`Omisión` nació de dos ideas que tenía: una es qué lleva a alguien a matar y otra era cómo reacciona alguien que escucha un secreto muy grave y no se lo puede contar a nadie. Pero también nace de mi amor por el policial negro, un thriller muy negro, que es un género poco desarrollado en el cine argentino”, explicó Páez Cubells, guionista de “Boogie el aceitoso”, a Télam.

Sobre su decisión de filmar en barrios tan porteños, Páez Cubells indicó que “la trama de la película sucede en ese contexto. Vamos a ver a Gonzalo y a Carlos caminando por Buenos Aires, pero sin el toque costumbrista, ya que este es un policial negro”.

Sobre si los sacerdotes deben guardar el secreto confesional a toda costa, el cineasta, dijo que “aparece en el derecho canónico, hemos consultado a religiosos y nos dijeron que si, que muchas veces han tenido en sus manos conocer el riesgo de vida de un tercero y debieron guardar el secreto”.

“Ha habido casos en el derecho argentino, donde se ha rechazado el testimonio de un religioso por violar el secreto confesional, así como un abogado no puede declarar en contra de su cliente y un psicólogo o un psiquiatra no puede revelar lo que su paciente le reveló”, añadió.

El director precisó que “a los religiosos les cabe el castigo de ser expulsados del sacerdocio y a veces el ser excomulgados, y en el caso del abogado y los psiquiatras la pérdida de la matricula para siempre. Y eso es muy fuerte”.

“La idea era generar esa pregunta de qué haces, como un hombre que está obligado a callar lo que le han confesado y no pueden decir nada, no te puede juzgar, ni delatar, y lo único que puede es hacer es ordenarle a su feligrés a que rece unos Padre Nuestro y unas Ave María como penitencia”, agregó.

La misma situación que vive el personaje de Heredia lo atraviesa el de Belloso, que encarna un psicólogo, porque, detalló, “los dos personajes discuten en algunas escenas si son dos caras de la misma moneda, por que al ser un psiquiatra, que no puede contar lo que escucha, comparten un código que es no poder hablar. Son dos personajes enfrentados, pero que tienen muchas cosas en común”.

“Pero además el personaje de Gonzalo es el de un tipo torturado, que hace 10 años, antes de irse, vivió una situación traumática, que lo llevó a partir de la Argentina hacia España, y allí para salir de un pasado oscuro se mete de seminarista y decide seguir la carrera sacerdotal”, relató.

Páez Cubells abundó que al padre Santiago “ese pasado oscuro vuelve a aparecérsele con el problema que desata en su vida el personaje de Belloso, que es un asesino que le va contando los crímenes que va a cometer”.

La idea del director es iniciar la postproducción en la segunda quincena de diciembre y espera estrenar “Omisión” en el primer semestre de 2013.(Télam).- ahm-sa-mag 12/12/2012 13:52


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.