El Gobierno cerró la paritaria docente en forma unilateral, con aumento del 22%, y los gremios se preparan para ir al paro

En una nueva ofensiva por imponer su pauta salarial, el Gobierno cerró este viernes por la noche en forma unilateral la paritaria nacional docente, al fijar un aumento salarial del 22% para el sueldo básico de unos 900.000 maestros en todo el país, por debajo de la inflación prevista por los gremios docentes y las centrales obreras. 

La medida, que sorprendió a los gremios y a muchos de ellos los colocó en una posición incómoda por su alineamiento estrecho con la Casa Rosada, implica en realidad un incremento del 19% durante la mayor parte del año y recién a fin de año se convertirá en un sueldo de 3.416 pesos para el cargo testigo.  

Esto es así porque la suba se aplicará escalonada en tres tramos:





El primer tramo, previsto para marzo y con vigencia hasta agosto de 2013, será del 16%, para ubicar en $3.248 el sueldo básico, es decir, una mejora de $448 con respecto al haber mínimo actual, de $2.800.

En el segundo tramo, entre septiembre y noviembre, el mínimo será de 3.332 pesos, lo que significa un incremento acumulado del 19% ($84 más en comparación con el sueldo del período marzo-agosto)

El tercer tramo, finalmente, el haber mínimo sumará otros $84 para llegar al piso salarial de $3.416 ($616 más que los 2.800 actuales). Es decir una suba acumulada del 22% que se mantendrá vigente entre diciembre y marzo de 2014.





Así lo confirmó en declaraciones a Noticias Argentinas el secretario general de SADOP, Mario Almirón, quien lamentó que el Gobierno haya tomado esta decisión, a la que calificó como una "muestra de insensibilidad con trabajadores que cobran $2.800", y que están por debajo del salario mínimo, vital y móvil, de $2.875 desde el 1 de febrero.

"Nosotros rechazamos la propuesta, pero el Gobierno dio por cerrada formalmente la negociación. Nosotros presentamos una exhortación a continuar, pero la realidad es que el Gobierno no tiene la decisión de modificar esa oferta", sostuvo Almirón.

En tanto, el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, dijo a Télam que "es un gran dolor no haber podido llegar a un acuerdo porque uno construye estas paritarias siempre con expectativas positivas".

A diferencia de la versión de los sindicatos, precisó además que "no ha sido un cierre unilateral, porque decir esto implica una postura no dialoguista y nosotros agotamos todas las instancias posibles con los gremios, pero debemos cerrar las negociaciones porque debemos pensar que en pocos días más empiezan las clases".

El titular de la cartera educativa aseguró que este año "vi un mejor clima en los sindicatos, pero me parece que estamos discutiendo sobre dos escenarios distintos".

"Estamos tratando que los cinco sindicatos adviertan que en esta paritaria no se construye el salario del docente, sino que lo hacen los 110 gremios en todo el país en las negociaciones provinciales", expresó Sileoni, quien destacó: "Es cada provincia la que fija definitivamente los salarios".

Rechazo gremial unánimeEn cambio, las máximas autoridades de los gremios de docentes CTERA, UDA, AMET, CEA y SADOP que asistieron a la audiencia de este viernes en el Ministerio de Trabajo, rechazaron en forma unánime la decisión del Ejecutivo en una paritaria vista como "testigo" de lo que pueda ocurrir en las discusiones salariales en las provincias.

Sucede que el aumento del 22% fijado por el Ejecutivo es inferior a la inflación del 24% estimada para este año por CIFRA, un instituto vinculado a la CTA oficialista de Hugo Yasky y que CTERA tomó en cuenta para esta paritaria.

Pero además se aleja de los cálculos hechos por la Unión Obrera Metalúrgica de Antonio Caló, el titular de la CGT aliada al Gobierno, y cuyo gremio calculó una inflación del 25% para el 2012. Caló advirtió en los últimos días que "los acuerdos de precios no sirven" y que no aceptarán "techos" en paritarias. En tanto, la CGT de Hugo Moyano anunció medidas de fuerza para la semana próxima y confirmó su participación en la movilización de la CTA de Pablo Micheli, prevista para marzo.

A diez días de que inicie el ciclo lectivo y con el antecedente negativo de la paritaria del año pasado, los dirigentes de los principales sindicatos de maestros se vieron sorprendidos por el desenlace de las negociaciones. Así lo evidenció el hecho de que no tenían previstas de antemano medidas de fuerza en caso de que fracasara la discusión salarial, como era previsible, en un contexto de mayor endurecimiento por parte del Ministerio de Trabajo frente a los reclamos gremiales. 

El golpe más fuerte lo recibieron los gremios cercanos al Ejecutivo que ahora ven frustradas sus expectativas de capitalizar su política de diálogo, a cambio de concesiones por parte del poder político. Ese es el caso de la Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), el gremio mayoritario, liderado por Estella Maldonado, que representa a 350.000 docentes y forma parte de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) del maestro Hugo Yasky.

"La CTERA rechazó la propuesta salarial junto a los otros sindicatos nacionales, es absolutamente insuficiente, ya que es en tres tramos y comienza con uno muy alejado de las necesidades de recomposicon que necesitamos", advirtió a iProfesional.com el secretario de prensa del gremio, Alejandro Demichelis.

El año pasado el Gobierno cerró la negociación con un incremento del 19,5%, que llevó el piso a $2.800 y forzó al gremio mayoritario de CTERA a realizar su primer paro en 10 años, presionado por sus bases y los sectores opositores, como es el caso de las seccionales "antiburocráticas" del Suteba en Buenos Aires, ATEN en Neuquén, Adosac en Santa Cruz y Amsafe en Rosario.

En Buenos Aires, a pocos días de que comiencen las clases, los docentes están preocupados porque el gobierno de Daniel Scioli todavía no los convocó a la mesa de discusión salarial y no elevó ninguna oferta de aumento, sumado a la negativa de las autoridades de devolver los descuentos aplicados por las huelgas realizadas en octubre y noviembre pasados.

Y en Santa Cruz, la situación es aún más acuciante ya que, luego de que en 2012 los maestros no recibieran aumento salarial, ahora el gobernador Daniel Peralta propone tomar deuda para pagar los salarios, mientras que el kirchnerismo y los municipios se oponen esa salida y, según el mandatario provincial, intentan desbancarlo.

Por estos motivos, varios sindicatos provinciales convocaron en las últimas semanas a congresos regionales con un reclamo salarial cercano al 35% y la propuesta de no iniciar las clases, ante la complicación de la paritaria nacional y la tensa situación que se vive en algunas provincias. Esa es la propuesta que elevarán a la CTERA la semana que viene.

El gremio oficialista convocó para el próximo sábado 23 a un congreso nacional "para tomar las resoluciones pertinentes", según informó a este medio su dirigencia, en un intento por evitar hacer mención al hecho de que probablemente los congresales votarán medidas de fuerza, aunque la cúpula del gremio todavía tiene la esperanza de que el Gobierno modifique su postura y los convoque de nuevo a negociar. 

"Vamos a discutir con todos los gremios docentes nacionales, en la provincia corre riesgo el ciclo lectivo", dijo a iProfesional.com Roberto Baradel, el titular de Suteba, que forma parte de CTERA a nivel nacional.

El sindicalista explicó que las autoridades "fundamentaron razones de macroeconomía y, nosotros, el bolsillo de los trabajadores". No obstante, sostuvo que "no tenemos presión, no nos hemos puesto de acuerdo en el número". "Exhortamos al gobierno que modifique esos números para recuperar poder adquisitivo", añadió.

Paro en caminoMenos contemplativa, la titular del gremio recientemente conformado Docentes Argentinos Confederados (DAC), Mirta Petrocini, calificó el cierre de la paritaria de "inaceptable e impuesto" ya que "ni siquiera se recupera el desfaje de la inflación".

De acuerdo con un informe elaborado por los empleados del INDEC afiliados a ATE, el salario mínimo para que viva una familia tipo de dos adultos y dos hijos fue de $7.000 en enero. 

"Es un ajuste porque prestamos una tarea y resulta que el Estado liquida según lo que ellos reconocen desoyendo la parte trabajadora", aseguró a este medio la también secretaria general de la Federación de Educadores de Buenos Aires (FEB), una organización que, junto al sindicato Camit de la Ciudad y Sisadot de Santiago del Estero, lanzó DAC y ahora aguardan que el Ministerio de Trabajo los reconozca.

En contraste con el discurso oficial y con la posición más conciliadora de CTERA, Petrocini señaló que la paritaria "de negociación no tiene nada, quizás porque no tiene marco regulatorio que lo hago de efectivo cumplimiento".

"Indudablemente se tiene que levantar toda la docencia de la Argentina. Como organización nacional nos vamos a estar reuniendo el lunes", anticipó la sindicalista.

Con este resultado, el Gobierno de la Ciudad deberá ahora encarar un escenario más complicado en sus conversaciones con los 17 sindicatos que nuclean a los docentes porteños, entre los cuales más de uno estima que la inflación rozará el 30% en 2013.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.