Galuccio, entre la política, los sindicatos y las sorpresas mediáticas

No hay ningún funcionario argentino que tenga la visión del CEO de la petrolera estatizada YPF, Miguel Galuccio. Desde el piso 33 de la fantástica torre vidriada que la empresa tiene en Puerto Madero el ingeniero tiene una perfecta visión de la ciudad.

Según cuentan, pasa muchas horas del día en esos despachos. En los últimos días, alguien con trato diario le preguntó si ahora que sabe de qué se trata YPF volvería a elegir el regreso a la Argentina. "Sin dudarlo", contestó.

Confía plenamente en el management que lo acompaña, hombres que él mismo seleccionó. "YPF tiene ahora un staff directivo al que le creen en el exterior. Repsol no", se le escuchó decir en una reunión en la que un puñado de personas lo escuchaban.

El plan 2012/2017 es la base de su discurso. Sea ante inversores o ante sus empleados, siempre regresa a los números del esquema que elaboró para los próximos años. Allí dice que se necesitarán 37.000 millones de dólares de los cuales cerca de la mitad irán para desarrollar el yacimiento no convencional de Vaca Muerta, en Neuquén.

En sus borradores se lee que 20.000 millones de dólares serán aportados por fondos propios de YPF; 12.000 millones de deuda y 5000 millones deberían ser aportados por un socio estratégico. ¿Cómo lograr semejante cantidad de dinero? Con dos herramientas: más cantidad y mayor precio. Dicho de otra manera, más ventas más caras.

En público siempre saca a relucir que el escenario más optimista prevé un crecimiento de 7%; pero en privado, el sereno ingeniero reconoce que el escenario B contempla una expansión de la compañía de alrededor de 3,5 a 4 por ciento. "Con esos números, la ecuación cierra", sostiene ante sus interlocutores.

No son pocos los que lo escucharon hablar de Statoil, la petrolera noruega que tiene 17.000 empleados y que creó una suerte de fondos . Dice que ése es el modelo al que tiene que tender YPF. No habla, a diferencia de la clase política argentina, de Petrobras.

Ni la confiscación ni la política ni la crisis energética lo sorprendieron. Los que lo han escuchado en el último tiempo se enteraron de que para Galuccio, el cultural shock [choque cultural] llegó por dos grupos de poder: los sindicatos y los medios.

Justamente la relación con los sindicatos es uno de los temas que él personalmente gestiona. Quienes trabajan en escritorios cercanos relatan que cada dos semanas se comunica con los principales referentes gremiales de la Patagonia. Galuccio en persona negocia con ellos. Todo tiene una explicación. Como buen ingeniero, los números lo desvelan. El dinero que la compañía destina a pagar los sueldos de sus 16.000 empleados lo desvela. Explica que si bien los planes de la empresa sólo se sostienen con un sendero de precios en alza, trabajar en los costos es fundamental. Y los laborales son altos.

Hay varios pilares en los que reposa su optimismo. Uno, la plena confianza en su gente; el otro, el yacimiento Vaca Muerta. Según sus números, en 2018 el 50% del gas que se consume en la Argentina debería inyectarse de esa formación neuquina. Quienes lo han escuchado dicen que el ingeniero confía en que las grandes petroleras del mundo están ansiosas por desarrollarlo. ¿El motivo? Según su discurso, las principales empresas del sector se quedaron afuera en los inicios de la explotación no tradicional en Estados Unidos. Esa cuenta, relata, la desarrollaron pequeñas petroleras. "No van a cometer el mismo error", confía. De ahí que no ve tan lejano un acuerdo con la norteamericana Chevron.

Pero claro, sabe que la compañía se localiza en la Argentina y que para que las inversiones lleguen de verdad, habrá que dar señales claras a la comunidad internacional, tanto de previsibilidad como de precios. Gran cantidad de estas decisiones lo exceden. Y él lo sabe.

Lo que sí puede hacer puertas adentro es armar una compañía profesional para mostrarla puertas afuera. Por ahora, logró mantener a raya a la militancia de La Cámpora. Los jóvenes K no han podido colocar sus fichas en YPF. Por ahora hay calma; aunque cuando las decisiones petroleras se choquen con la política se verá si hay alguien que puede nublar la visión que Galuccio tiene desde las paredes de cristal de la codiciada torre de Puerto Madero.


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.