Expertos advierten que se agravó el problema de los saldos a favor de empresas importadoras

Las compañías importadoras se enfrentan actualmente a múltiples obstáculos a la hora de llevar adelante sus negocios, entre los cuales pueden mencionarse la obtención de la aprobación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) y la de las divisas necesarias para enfrentar el pago de las importaciones, entre otros.

Pero, además, deben enfrentarse a la dificultad derivada de los saldos a favor originados por percepciones del Impuesto al Valor Agregado (IVA).Es que, en ocasión de la importación definitiva del producto o insumo, estas empresas deben tributar el 21% del valor del bien importado (supongamos que se trata de bienes gravados a la tasa general). Este pago constituye para el importador un crédito fiscal el cual se compensará posteriormente con el débito fiscal de IVA generado por la venta en el mercado local del producto en cuestión. Este proceso es simple y no difiere mayormente del que experimentan aquellos contribuyentes que adquieren sus productos o insumos en el mercado local. No obstante, la situación se complica por el hecho de que, en ocasión de la importación, la Administración Nacional de Aduanas percibe no solamente el 21% antes mencionado sino también una suma adicional en concepto de percepción de IVA. Hasta no hace mucho tiempo, este adicional ascendía al 10% para bienes gravados a la tasa general.Esto implica que, a fin de poder absorber esa percepción, la reventa del bien debía incluir un valor agregado de al menos el 50% del precio de importación. Si bien la situación cambia, dependiendo del producto de que se trate, en muchos casos el mercado interno no permite trabajar con semejante margen y las empresas importadoras los aplican por debajo del 50 por ciento. Esto ocasiona que, en la posición de IVA de la empresa importadora, los créditos excedan a los débitos, generándose un saldo a favor del contribuyente.A partir del 7 de Septiembre de este año, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) eliminó el Certificado de Validación de Datos de Importadores (CVDI), en virtud del cual la alícuota de percepción se duplicó, ascendiendo actualmente al 20 por ciento. Como intuirá el lector, el problema ya existente de los saldos a favor se intensificó de manera importante a partir de este cambio.Cabe destacar que, en la situación descripta, no se mencionan otras retenciones y percepciones que puede sufrir bajo determinadas circunstancias la empresa importadora como, por ejemplo, aquellas que efectúan los clientes y los proveedores locales, que hayan sido designados agentes de recaudación del tributo.Así, a través de las vías legales existentes para recuperar los saldos a favor de impuestos bajo análisis, se pueden encontrar algunas posibles soluciones.Los créditos que se originan en percepciones de IVA son considerados de libre disponibilidad, por lo que pueden ser utilizados contra otras obligaciones fiscales del contribuyente como, por ejemplo, el Impuesto a las Ganancias, Ganancia Mínima presunta o Internos. En la práctica, los saldos a favor acumulados por los importadores suelen exceder largamente sus obligaciones fiscales que resultan susceptibles de compensación.Existe también la posibilidad de solicitar la devolución en dinero de estos saldos por parte del fisco, o la autorización de transferencia de los créditos a terceros. Estos procesos funcionan en la práctica, pero debe tenerse en cuenta que en general su resolución por parte de las autoridades demanda períodos de tiempo superiores a un año e involucran una fiscalización al contribuyente.Finalmente, el interesado puede solicitar un certificado de exclusión de los regímenes de percepción y retención cuando su saldo a favor de IVA originado en retenciones y percepciones excede en un 20% su impuesto determinado promedio (débito menos crédito) de los últimos 12 meses.La obtención de este certificado permitirá que la Aduana deje de efectuar las percepciones del 20% en ocasión de importar los productos mientras se mantengan las condiciones que le dieron origen. Durante el período en el cual la exclusión se encuentra vigente, la empresa importadora va consumiendo los saldos a favor que acumuló en los meses anteriores, hasta agotarlos.Ahora bien, una vez que la compañía no tiene más saldos a favor, el certificado queda sin efecto volviéndose a la situación anterior en la cual nuevamente resulta pasible de las percepciones al 20 por ciento. La dinámica del negocio de este tipo de empresas muestra que una vez que se produce este acontecimiento, la firma vuelve a acumular rápidamente (en no más de un mes o dos) saldos a favor sumamente significativos.A modo de conclusión, a diferencia de otras actividades, y de lo que debería ser el normal funcionamiento del IVA en todas las áreas de la economía, la realidad de las empresas importadoras consiste en poseer permanentemente saldos a favor, que al obtener un certificado de exclusión comienzan a disminuir, y eventualmente eliminarse por completo, para inmediatamente volver a acumularse.Esta dinámica obliga a los responsables del sector de impuestos de estas compañías, a efectuar un monitoreo constante de la situación y una rápida y eficiente gestión de la solicitud de certificados de exclusión de los regímenes de retención y percepción.Por su parte, los responsables financieros de estas empresas deben conocer muy bien estos procesos a fin de ponderar adecuadamente el costo que implica la inmovilización de capital de trabajo en forma de saldos a favor de IVA (y también de otros impuestos) y explorar alternativas de solución como las mencionadas en el presente artículo (solicitar la devolución o transferencia de los saldos), u otras más complejas que podrían implicar una modificación de la operatoria de la sociedad.


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.