Europa (por ahora) es sólo una excusa

¿Vuelve a inquietar Europa? ¿Peligra la tregua monetaria que urdió Mario Draghi seis meses atrás? Anteayer los avatares políticos de la región saltaron a la primera plana. Y el rally de las Bolsas se indigestó con las noticias. Novedad, lo que se dice novedad de peso, no hubo ninguna, pero el rally de los activos de riesgo se frenó en seco. ¿Culpa de Europa? Sólo en apariencia. El crescendo del escándalo de corrupción en el PP -el partido gobernante en España- encajó como la excusa perfecta para sosegar los ímpetus de las cotizaciones. Se sabe que la necesidad de tamizar la suba de enero y el arranque furibundo de febrero existían de antemano. El "serrucho" que despunta en Wall Street, cuando se inició, la semana pasada, ignoró olímpicamente a España, tanto que el Dow Jones clavó un cierre desafiante por encima de los 14 mil puntos mientras el IBEX de Madrid se desmoronaba más del 5%. Wall Street no acostumbra leer El País. Si le prestó atención es porque olfatea el germen de una posible corrección. Pero no está convencida. La prueba es que ayer archivó el asunto español y volvió a la carga como si nada.

¿No es grave, acaso, que la oposición socialista le pida la dimisión al presidente Rajoy a menos que aclare rápido su posición en el entuerto de los sobresueldos (cosa que no hará ya que se sabe que Rajoy, en su vida, jamás se dejó ganar por la prisa)? Lo es. Pero también fue delicada la operación "clamor" que ensayó Mario Monti en Italia, en diciembre, cuando presentó su renuncia sorpresiva. La maniobra entraña riesgos y podría culminar en un completo descalabro del proceso de reformas, según cuáles sean los resultados de las elecciones del próximo 24 y 25 (a las que Il Professore no se presenta). Monti decidió jugar a los dados con su suerte (en la convicción de que el ganador de los comicios no tendrá más alternativa que convocarlo), y a Wall Street no le pareció impedimento para anotar en enero un avance de más del 5%. ¿Y cuál fue la Bolsa que más trepó? La de Italia, por supuesto.

Claro que anteayer Italia le hacía compañía a España en el racconto de los infortunios. ¿Qué pasará si Silvio Berlusconi, que acorta distancias en las encuestas, da el batacazo? Haberlo pensado antes. Il Comendatore salió a la caza activa de los indecisos y el fin de semana prometió no sólo la eliminación del enojoso Impuesto a la Propiedad sancionado por Monti -como parte del proceso de ajuste-, sino la devolución de lo cobrado en 2012. Italia da para todo (hasta para un renovado acuerdo de Monti con el partido de Berlusconi, aunque sin su incómoda presencia personal). La maleabilidad del cuadro no importó en enero. ¿O acaso el mundo pestañeó al enterarse del escándalo del banco Monte dei Paschi di Siena, también preñado de fuertes ribetes políticos? Sin embargo, parece que comienza a importar en febrero. Ahí está la clave. Es la sensibilidad del inversor lo que insinúa un giro, con timidez, pero desde un umbral de muy alta tolerancia, lo que permitiría tensarla mucho más. Se perfila así un movimiento de pinzas. En lo que resta del mes, poco costará sostener (o acrecentar) la oferta de turbulencias provenientes del Mediterráneo. Si la predisposición a tomar riesgos recula, si la audacia que se reveló a lo grande en enero da un paso atrás, entonces los precios deberán corregir a la baja para saldar la brecha.

¿Será que se rompe la tregua monetaria que montó Draghi? No debería llegar a tanto: de momento, la preocupación de los inversores es solamente táctica. Pero hay que recordar que la eurozona está en falta. El BCE prometió un mecanismo eficaz de intervención y logró, con el poder de la palabra, el milagro de cesar las apuestas en contra. Sin embargo, el mecanismo en sí no está operativo. Nadie se avino a solicitar un programa previo de rescate (condición sine qua non que planteó Draghi). Si la crisis política arrastrase a España, o a Italia, y la corrida resurgiera, el BCE no podría comprar un solo bono hasta que se formase un Gobierno local capaz de suscribir un programa de urgencia. La paradoja no debería ignorarse: si el agua no llega al río es porque el BCE prometió un formidable dique de contención. Pero la obra no se hizo. Y no se hará de no mediar antes otra inundación.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.