Estos son los siete escándalos bancarios que marcaron el 2012 y generaron pérdidas millonarias y denuncias por lavado

El 2012 deja como saldo, desde el punto de vista financiero, siete escándalos que marcaron el año y afectaron la reputación de grandes colosos como HSBC, Barclays, JPMorgan y Citigroup, entre otros.Acusaciones por lavado de dinero, pérdidas no declaradas y maniobras fraudulentas conforman la lista de irregularidades que pusieron en alerta a los inversores y en jaque a la imagen de famosas entidades bancarias.

A continuación, un detalle de estos hechos, consignados por CNNexpansión que sacudieron al mundo:

HSBC: acusación por débiles medidas antilavadoEl banco británico HSBC vio dañada su reputación durante 2012 cuando una investigación del Senado estadounidense acusó de débiles las medidas antilavado aplicadas por sus unidades de negocios en México, Irán, Islas Caimán, Arabia Saudita y Siria.La indagatoria fue dirigida por el senador Carl Levin. De acuerdo con el informe dado a conocer el pasado 17 de julio, se acusa a dicha entidad de tener un "historial de deficiencias contra el lavado" que permitió a la filial mexicana ser la principal exportadora de dólares a su delegación estadounidense.Concretamente, la unidad del banco en México había transferido u$s3.000 millones en 2007 y u$s4.000 millones en 2008 a la matriz en Estados Unidos, cifras que, para las autoridades, "sólo podrían alcanzar ese volumen si incluían dinero producto de actividades ilícitas".Vale mencionar que el HSBC informó en su último reporte trimestral que tuvo que apartar u$s800 millones para cubrir una potencial multa, además de los u$s700 millones que separó para el mismo fin en julio.En este contexto, la entidad financiera adujo que había invertido recursos para superar sus insuficiencias y fortalecer las áreas de control interno, justamente, para evitar el lavado de dinero.

Barclays: manipulación de la tasa LiborDe los grandes bancos británicos, Barclays fue el que acaparó la atención durante gran parte de 2012 cuando se reveló que pagó u$s450 millones a las autoridades estadounidenses y británicas por la manipulación de la tasa interbancaria Libor (London Interbank Offered Rate), utilizada como referencia para fijar precios de derivados y otros productos financieros.El escándalo trajo como resultado la renuncia del entonces CEO de la institución, Bob Diamond, el 3 de julio pasado. Además, abrió la posibilidad de que más bancos estuvieran involucrados, entre ellos, Deutsche Bank, Credit Suisse, Citigroup y JPMorgan.La tasa Libor se calcula con estimaciones de las entidades financieras sobre cuáles son los préstamos que efectuarían en distintas monedas y en períodos diferentes de tiempo.

El proceso se lleva a cabo bajo la supervisión de la Asociación de Banqueros Británicos, organismo que congrega a 200 instituciones que hacen negocios en el Reino Unido.El 28 de septiembre pasado, la Autoridad de Servicios Financieros (el regulador británico) afirmó que la tasa Libor ya no cumple con sus propósitos y debe ser modificada o reemplazada. Y detalló que las tasas referenciales deben estar menos basadas en el criterio de los ejecutivos y más en las actuales transacciones, aunque alertó que es imposible reemplazarlas de manera inmediata porque existen demasiados contratos vinculados a éstas.En este escenario, el principal cambio propuesto por el regulador británico es que la Asociación de Banqueros de ese país renuncie a su función de supervisar cómo se establece diariamente este indicador. Pero no sólo eso, también sugirió que aquellos que manipulen la tasa se enfrenten a una acción judicial penal y civil.Así las cosas, aún no terminan las indagatorias por la Libor. De hecho, el Royal Bank of Scotland indicó el pasado 2 de noviembre que podría enfrentar multas por manipularla. Incluso, advirtió que si la sanción fuera menor a la que pagó Barclays, sería un "día miserable" para RBS.JPMorgan: duro golpe a su reputaciónEl pasado 10 de mayo, el banco que lidera Jamie Dimon sorprendió a Wall Street al anunciar que había sufrido una pérdida por u$s2.000 millones, luego de que fallara una estrategia de cobertura, aunque el desfalco total fue, en realidad, de u$s6.200 millones.Este saldo negativo derivó en la renuncia de Ina Drew, quien desde 2005 dirigía la unidad de gestión de riesgos del banco. Y constituyó un duro golpe a la reputación de Dimon, quien tuvo que testificar el 13 y 19 de junio pasados. Las mermas fueron provocadas por las apuestas de Bruno Iksil, un operador conocido como "la ballena de Londres", aunque parecen no haber hecho mella en los resultados del tercer trimestre del año de la entidad, que reportó ganancias por 5.700 millones de dólares.La multimillonaria pérdida fue la mayor sacudida para JPMorgan.No obstante, el banco también se vio involucrado en otros asuntos escabrosos. Uno de ellos fue el acuerdo con la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), por el que pagará u$s269,9 millones para cerrar los cargos en su contra, tras ser acusado de ofrecer deuda respaldada por hipotecas de manera engañosa.Además, en octubre pasado, el Fiscal General de Nueva York, Eirch Schneiderman, presentó una demanda contra la firma por fraude sobre valores respaldados por hipotecas vendidos por Bear Stearns, el banco que JPMorgan adquirió en el cénit de la crisis financiera.Deutsche Bank: pérdidas no reconocidasTres ex empleados de Deutsche Bank denunciaron que uno de los dos mayores bancos de Alemania no reconoció pérdidas por u$s12.000 millones durante la crisis financiera.La acusación, presentada ante organismos reguladores, entre los que se incluye a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), indica que la entidad minimizó una enorme posición en derivados estructurados.Es decir, si la institución hubiera contabilizado apropiadamente sus posiciones, con un valor estimado de u$s130.000 millones, su capital habría caído a niveles peligrosos durante la crisis financiera y habría requerido un rescate del Gobierno alemán.El banco sostuvo que las acusaciones eran totalmente infundadas y que provenían de "personas que no tienen conocimiento directo o responsabilidad respecto a hechos o informaciones clave".

Citigroup: el fin de la era PanditCitigroup y su entonces CEO, Vikram Pandit, vivieron un año turbulento que culminó con la renuncia del directivo en octubre pasado.El ejecutivo dimitió tras una serie de reveses que incluyeron el rechazo de la Reserva Federal (FED) a sus planes de capitalización y la venta de su participación en la correduría Smith Barney a Morgan Stanley, por un precio mucho menor al que originalmente pretendía. El banco de inversión nombró en su lugar a Michael Corbat, quien se había desempeñado al frente de la unidad de Europa, Medio Oriente y África. Además, en abril de 2012, los tenedores de papeles de la compañía votaron contra los paquetes salariales que habían sido otorgados a los altos directivos de Citigroup, incluyendo la ganancia del propio Pandit.La presión aumentó sobre el ex CEO con la venta de la participación del 49% en la correduría Smith Barney a Morgan Stanley, que le trajo un cargo de u$s2.900 millones en su reporte del tercer trimestre del año.Por si eso fuera poco, el banco no se benefició con mayores préstamos hipotecarios como lo hicieron sus rivales JPMorgan y Wells Fargo, entre julio y septiembre, donde el primero reportó un salto de 34% en sus ganancias y el segundo un aumento de 22 por ciento.En lugar de ello, Citigroup tuvo apenas un incremento de 6% en sus ingresos por hipotecas y refinanciamientos en ese período.

Bankia: el fracaso de la banca españolaParte de los problemas que actualmente tiene España y que mantienen al país al borde de un rescate económico se deben a su atribulado sector bancario, que se vio sacudido tras el estallido de una burbuja inmobiliaria.Bankia fue tomado como ejemplo de la debilidad del rubro cuando el Gobierno de Mariano Rajoy decidió estatizarlo en mayo.El cuarto mayor banco del país había reconocido una exposición de 32.000 millones de euros en activos tóxicos vinculados al colapso del sector inmobiliario.La decisión motivó una indagatoria contra una treintena de ex ejecutivos de la citada entidad por presunto fraude, incluyendo a su ex presidente, Rodrigo Rato, quien también se había desempeñado como director gerente del Fondo Monetario Internacional.Sin embargo, el efecto de Bankia fue más allá de la renuncia de Rato, ya que España se vio obligada a pedir ayuda a sus socios financieros para recapitalizar su sector bancario por hasta unos 100.000 millones de euros.

UBS: pérdidas millonariasAunque el caso viene desde 2011, el operador de UBS, Kweku Adoboli, fue sentenciado el pasado 20 de noviembre a siete años de prisión por un fraude que derivó en pérdidas del orden de los u$s2.300 millones para el banco suizo.Adoboli era un operador de alto rango en Londres y había trabajado para la entidad durante ocho años, sin embargo, fue presentado por la fiscalía como un apostador temerario que se creía omnipotente cuando usaba el dinero de UBS.Admitió que había operado muy por encima de sus límites de riesgo autorizados y que había efectuado registros contables ficticios para ocultar sus verdaderas posiciones.Por otra parte, la entidad anunció que eliminará 10.000 empleos para centrarse en su banca privada y banca de inversión más pequeña, por lo que abandonará parte del negocio que lo vio perder u$s50.000 millones por la crisis financiera, más los u$s2.300 millones a cargo de Kweku Adoboli.Basilea III, en riesgoEl acuerdo Basilea III exige que los bancos resguarden más capital para cubrir pérdidas. Se trata de una respuesta de reguladores globales ante el impacto de la crisis financiera internacional.Establece estándares más estrictos para determinar qué tipo de activos puede usar una entidad financiera con el fin de cumplir con esos niveles de capital.Sin embargo, existe preocupación sobre la posibilidad de que el acuerdo naufrague ante el retraso de las autoridades estadounidenses y europeas en su implementación.En este contexto, los reguladores de EE.UU. descartaron en noviembre implementar dichas medidas, a partir del primero de enero de 2013, al asegurar que los bancos carecen del tiempo necesario para comprender las reglas o cambiar sus sistemas.Las reglas de Basilea entrarán en vigencia a partir del año que viene y se realizarían en fases, en un período que va hasta enero del 2019.Vale mencionar que el Comité de Basilea afirmó que los bancos más importantes del mundo deberían necesitar unos u$s488.000 millones en capital extra si se hubieran aplicado las referidas normas en 2011.


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.