Efecto cepo: los argentinos buscan irse a trabajar afuera pero para extranjeros el país dejó de ser una plaza atractiva

A más de 15 meses del comienzo de las restricciones para la compra de moneda extranjera, los argentinos encontraron otra manera de hacerse de los codiciados "billetes verdes": un puesto de trabajo en el exterior.

Si bien las expatriaciones no son para todos los perfiles y posiciones de la nómina, quien figura en la "lista" y recibe una propuesta de su empresa para trasladarse a otro país, al momento de evaluar y tomar la decisión hoy el pago en dólares no es un factor que pase desapercibido.

Y aunque se trata de una política que requiere una inversión importante por parte de las multinacionales, los expertos en movilizaciones de ejecutivos aseguran que ya no sólo envían al exterior al top management y especialistas sino también a mandos medios y profesionales. (Ver nota: Las expatriaciones dejan de ser exclusivas del top management: ahora empresas trasladan a mandos medios y profesionales)

"En estos últimos meses, creció la oferta de argentinos con interés en hacer carrera internacional", asegura Ana Gazarian, CEO de Employee Mobility Solutions (EMS), una empresa global de servicios de inmigración corporativa y relocation con oficinas en Miami, Madrid, Caracas y Buenos Aires y 22 años de experiencia en el mercado.

Sin embargo, este fenómeno, producto del cepo cambiario que impuso el Gobierno, tiene su "lado B": la Argentina dejó de ser una plaza laboral atractiva para los ejecutivos y profesionales extranjeros. Suena lógico. Percibir remuneraciones en pesos y verse limitados para adquirir dólares no los seduce en absoluto.

"Son políticas que no motivan a que la agente quiere venir a la Argentina, que siempre fue un país receptor. Si bien es un hermoso lugar, la gente se mueve por dinero", enfatiza Gazarian en diálogo con iProfesional.com durante su breve paso por Buenos Aires.

Ante este escenario, la ejecutiva cuenta que el reto más importantes que tienen como compañía dedicada a expatriaciones es reformular los paquetes compensatorios, hacerlos más personalizados y volverlos más interesantes a los ojos de quienes reciben la propuesta de asentarse en Buenos Aires o en alguna de las provincias.

Para abordar esta problemática, en EMS trabajan con distintas fórmulas. "Para que acepten la propuesta, a los ejecutivos y profesionales hay que hacerles ofertas muy particulares, entendiendo sus necesidades puntuales y personales", relata la CEO.

Claramente, para las firmas que se encargan de movilizaciones y relocation no es lo mismo hacer una oferta económica para un destino con una economía estable que presentar una propuesta integral para países que tienen controles.

Por otro lado, como la Argentina tiene cargas laborales muy altas, las multinacionales suelen evaluar muy bien los costos que implican mover a un profesional.

"A los empleados que la empresa necesita movilizar hacia la Argentina se les pueden ofrecer otros beneficios, como una vivienda mejor, ciertas condiciones que eleven su estándar de vida, o pagarle una bonificación al término de la asignación, seguros a largo plazo, o mejores condiciones para su familia", detalla Gazarian.

Es que, las personas que aceptan un traslado consiguen beneficios que en su propio país no los tendrían: casa, un mejor auto con todos sus gastos pagos, colegio internacional para los hijos.

Pueden duplicar -o incluso más- su compensación total y logran una gran capacidad de ahorro, lo cual es un elemento motivador para que el profesional salga de su entorno natural.

No obstante, el "paquete" también dependerá del país de origen del ejecutivo. "No es lo mismo sacar a alguien de China que de Suiza. Depende si está saliendo de un país próspero o en crisis. Un español, por ejemplo, hoy se viene, no hace falta hacerle una propuesta sumamente atractiva sino que se lo mueve en condiciones muy similares a las que ya tiene", explica.

Los destinos de los argentinosGazarian se muestra convencida que, a nivel global, este año las expatriaciones continuarán creciendo.

Históricamente, las petroleras son las empresas que en la Argentina más gente mueven hacia otros destinos. Por las especialidades, las multinacionales tienen sus pool de técnicos que van trasladando en base a las necesidades que se presenten en las distintas operaciones que poseen alrededor del mundo.

Consultada acerca de cuáles son las principales plazas de los argentinos, señala a Latinoamérica como el destino principal y "natural" de los ejecutivos locales.

Actualmente -ejemplifica- hay una cantidad importante de técnicos argentinos trabajando en empresas de Brasil.

"La movilidad dentro del Mercosur es la más tradicional, porque al tener convenios de seguridad social e impositivos los traslados son más fáciles. Además, la adaptación cultural también lo es", comenta.

Tal como destaca la CEO de EMS, Brasil está creciendo más rápido que su población capacitada para ocupar cargos gerenciales o técnicos.

"Tiene una gran necesidad de buscar mano de obra calificada en el extranjero, por lo que las autoridades están tratando de flexibilizar las barreras migratorias, pero sin dejar de hacer un control del talento que ingresa, debe ser profesional y cumplir con todas las normativas", advierte.

Según Gazarian, los profesionales argentinos y españoles están muy bien vistos en Brasil, en donde se pagan altos y atractivos paquetes compensatorios.

En segundo lugar, la CEO de EMS postula a Estados Unidos y, luego, a los países europeos.

"Aunque el volumen hacia Asia, Medio Oriente y África es mucho menor, se empiezan a ver expatriados argentinos hacia China, ya que muchas empresas locales fueron compradas por capitales chinos, y también a Angola, sobre todo para trabajar dentro de su industria petrolera", enfatiza.

A su vez, Gazarian hace hincapié en que a los argentinos les cuesta mucho adaptarse a los países nórdicos, donde tienen otras formas de vida, de mucha autogestión, algo que a nivel local no están acostumbrados.

Inglés y flexibilidad, claves para la movilidadMás allá de cual sea el destino, uno de los principales requisitos para salir es contar con un buen nivel de inglés.

Además, la persona debe tener facilidad para adaptarse a la cultura internacional, lo cual no tiene que ver con la edad sino con la estructura mental, la flexibilidad y la predisposición al cambio.

El estándar tradicional de los traslados es de dos a tres años. En las regionales, no obstante, los períodos en general son más cortos.

Y si bien el 80% de los expatriados a nivel mundial son hombres, desde EMS subrayan que están aumentando las asignaciones de ejecutivas, sobre todo en esta región. "Ellas tienen necesidades diferentes y las empresas deben poseer habilidad para adaptar su oferta", advierte Gazarian durante la charla con iProfesional.com

En ambos casos, los primeros seis meses son críticos. "Existe una curva emocional y los expatriados pasan por todos los estados anímicos y emocionales", explica la CEO.

Por este motivo, la experta en movilidad hace hincapié en la importancia de preparar e informar bien a los asignados acerca del lugar al cual se están yendo a vivir y trabajar, incluso a sus esposas e hijos.

"Es que -concluye- una no adaptación es una muy mala experiencia. Hay que darle apoyo, para que se inserte rápidamente, que no se estrese tanto. Y lo mismo con sus seres queridos, ya que si su familia no está bien, el ejecutivo sufre crisis personales y esto termina notándose en su trabajo e impactando en los resultados del negocio."

 


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.