Ante una economía más fría, las empresas van hacia estructuras más horizontales y modifican la pirámide salarial

En un 2012 en el que la economía se fue enfriando con el transcurrir de los meses y muchos sectores empezaron a ver que los números no cerraban, las empresas estuvieron rápidas de reflejos y, para hacer frente a una menor "caja", pusieron toda su atención en bajar y eliminar costos internos, haciendo foco en aquellas áreas no consideradas clave para el negocio.

Así, las compañías más golpeadas por la desaceleración y las políticas del Gobierno optaron, a lo largo de este año, por modificar y optimizar sus estructuras, volviéndolas más horizontales.

Claro que, para lograr ese objetivo, tuvieron que eliminar jefaturas intermedias y subgerencias, sobre todo en áreas de soporte, al tiempo que "freezaron" la incorporación de nuevos empleados.

Como contrapartida, redistribuyeron tareas y sobrecargaron al personal con más responsabilidades, lo cual, sin embargo, no fue compensado desde lo salarial.

Pese al impacto de la inflación en los ya golpeados bolsillos, muchos profesionales y ejecutivos tuvieron que hacer más trabajo y quedarse una mayor cantidad de horas en las oficinas y plantas "por la misma plata".

En paralelo, al desaparecer muchas posiciones intermedias, creció la brecha entre los salarios de los altos ejecutivos y quienes ahora reportan a ellos en forma directa.

La consecuencia inmediata de estos cambios de organigramas -sumado al poder de los sindicatos que año tras año logran incrementos salariales superiores a los que las empresas otorgan a los fuera de convenio-, es el crecimiento del malestar puertas adentro de las compañías.

"Hoy hay mucha sobrecarga laboral. En aquellas empresas que están reduciendo sus dotaciones, los jefes y especialmente los supervisores tienen que hacer doble o triple trabajo", aseguró Gloria Cassano, directora de la consultora de Recursos Humanos homónima.

Y destacó: "Hay empresas con personal que está muy estresado por eso. Dado que el año está cerrando, se complica aún más porque, de hecho, hay más tareas que resolver".

Además, completó Cassano, no se los compensa en salario porque son puestos que no cobran horas extras por ser considerados "mandos medios".

Los jefes y supervisores son, justamente, los más golpeados por el solapamiento salarial: en muchas industrias, estos perfiles ganan menos que sus propios subordinados que, además de recibir subas salariales superiores -negociadas por los gremios-, perciben también el pago por las horas extras.

De hecho, un 63% de las 121 empresas líderes recientemente encuestadas por la consultora HuCap, manifestó y reconoció la existencia de situaciones de solapamiento entre sus estructuras dentro y fuera de convenio.

"El nivel de disconformidad del personal fuera de convenio ha ido en alza, dado que entre quienes no reciben aumentos selectivos, el incremento percibido no solo está por debajo en relación al personal categorizado, sino que además se ubica por debajo de la inflación", remarcó Miguel Terlizzi, director general de HuCap.

Consultada por iProfesional.com, Cassano también hizo hincapié en que desde hace varios meses las compañías no están reemplazando las vacantes que se producen, ante la renuncia voluntaria de un empleado.

De los clientes que manejan en la consultora, multinacionales, empresas nacionales y firmas medianas, son muy pocos los puestos que piensan cubrir de aquí a marzo. "Uno de cada tres que se van, generalmente, son puestos de especialistas que no tienen a otra persona experta", detalló la especialista. 

"En esta época del año, la típica excusa es que hasta marzo no evaluarán hacerlo, lo que sobrecargará aun más la situación de quienes quedan porque también se vienen las vacaciones del personal efectivo", anticipó.

Y aseveró: "En líneas generales hoy no hay buen clima laboral y se demuestra en que una de cada cuatro personas no va a las fiestas de fin de año, cuando lo esperable es una ausencia menor. Cuando esto sucede es un claro síntoma del mal clima". En su opinión, el primer semestre de 2013 será difícil y el mercado laboral se presentará conflictivo, tanto por las negociaciones salariales como también por la sobrecarga de trabajo y el crecimiento del desempleo.

Qué pasará con los incrementosEn este contexto, surge un interrogante: ¿Qué harán en materia salarial las empresas durante los próximos meses?

En principio, todas las encuestas de las consultoras líderes del mercado en mediciones de salarios coinciden en que los ajustes promedio para 2013 rondarán entre el 24 y 25 por ciento.

En la actualidad, tras los movimientos del 2012, las remuneraciones ejecutivas para las distintas posiciones fuera de convenio se ubican en:

 



Dos cuotas, pero solo la primera está "asegurada"Al igual que lo que viene ocurriendo en los últimos años, la tendencia en 2013 será aplicar una pauta anual escalonada en dos partes, correspondiente a cada uno de los semestres. De hecho, el 90% de las empresas encuestadas por HuCap anticipó que adoptará esta metodología.

Para Juan Carlos Rodríguez, socio de la consultora Total Rewards, los fuera de convenio pueden quedarse tranquilos: la primera tanda de los aumentos -mayormente otorgada en abril- está asegurada.

Es que, tal como explicó el experto en remuneraciones, los presupuestos y partidas de dinero ya fueron aprobados.

"Por el fuerte descontento, sobre todo entre jefes y supervisores, en 2013 la plata se va a repartir seguro. A las empresas que están en llamas con el tema de los salarios fuera de convenio, no les queda otra que efectivizar los ajustes", enfatizó Rodríguez, en diálogo con iProfesional.com.

Según los escenarios que manejan en Total Rewards, lo "mejor" que les puede pasar a las empresas en el año que se avecina es que el Gobierno logre bajar los techos de los acuerdos, que las paritarias cierren entre el 18% y 20%, y darles a los no convencionados incrementos cercanos al 25%, para compensar los desfasajes de estos últimos años y aplacar un poco los ánimos.

El primer ajuste -que rondará el 15%- está garantizado, pero no así el segundo, que suele llegar entre septiembre y octubre.

Es que, en la última parte del año, a la hora de evaluar los movimientos salariales, suele pesar más el cumplimiento -o no- de los objetivos y el desempeño personal que el incremento del costo de vida.

Estos "puntitos" que se guardan las empresas, sobre todo para diferenciar por mérito y corregir inequidades, están siempre sujetos a revisión, en base a cómo viene el negocio.

"Si bien los incrementos siempre van vinculados a los resultados, éstos están atados con alambre. Es que, por más que el crecimiento de la compañía no sea el esperado, en un contexto inflacionario no hay chances de no darlos, al menos en el primer semestre. Y a esta altura, las casas matrices ya lo saben", remarcó el director de Total Rewards.

Lo que deparará el 2013No obstante, los ejecutivos son bastante optimistas respecto al futuro de sus negocios durante el 2013.

Según contó Rodríguez, "los empresarios piensan que peor que el 2012 no les va ir. Saben que lo más complicado que les puede pasar es que en términos económicos el 2013 sea igual a este año, que no fue bueno pero tampoco fue malo, sacando, lógicamente, a la industria de la construcción y al sector inmobiliario".

Prevén, sin embargo, que producto de la sobrecarga laboral y las inequidades salariales, el descontento seguirá presente en sus organizaciones, al menos durante el primer semestre.

De hecho, reveló Cassano, "en las evaluaciones personales están apareciendo síntomas de estrés e inestabilidad laboral que les quita energía y concentración a las personas para trabajar en forma productiva". 

"Hay, también, una agresión contenida que la gente evita expresar, que se ve en los test y que podría manifestarse como una disminución en la capacidad para integrarse a equipos de trabajo y establecer buenas relaciones interpersonales", advirtió, a modo de conclusión, la experta.


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.