Ebullicion financiera no oculta paralisis economica mundial

Buenos Aires, 26 de enero (Télam, por Angel Jozami).- Mientras Wall Street completaba ayer su octava jornada consecutiva de alza, un record en seis años, y el riesgo-pais de los bonos españoles e italianos caen por el optimismo reinante en los mercados, las economías de Europa y Estados Unidos no exhiben mejorías reales.

Sin embargo, una ola de optimismo se ha instalado en el mundo financiero al ritmo del aflojamiento de las políticas monetarias de los grandes bancos centrales: la Reserva Federal, el Banco de Japón y el Banco Central Europeo (BCE).

Sobre la base de las garantías de sostenimiento en el tiempo de políticas monetarias laxas, con el objetivo de impedir quiebras bancarias en Europa y una nueva caída en la recesión de la economía mundial, los inversores financieros están apostando ahora a activos de mayor riesgo, sea en bonos soberanos o en acciones.

El último ejemplo de estas peligrosas pero jugosas apuestas ha tenido lugar esta semana en España, donde el Tesoro logró colocar 7.000 millones de dólares a un plazo de 10 años tras recibir ofertas del mercado por más de 22.000 millones, un record también histórico.

Y se trata de la economía y el sistema financiero nacionales que más temores despertaban hasta hace pocas semanas. Ahora, como por arte de magia, los inversores parecen haberse olvidado de los problemas de España y se juegan a tope para obtener tasas de casi el 5%.

El caso mencionado sorprende todavía más ya que tanto el FMI como el ministro de Economía español, Luis de Guindos, admiten que, en el mejor escenario, la reactivación económica no llegará hasta 2014. Para el Fondo Monetario el panorama es aún peor, ya que pronostica una mayor recesión durante 2013.

Otra muestra del optimismo financiero es que los mayores bancos italianos y españoles, los más comprometidos por la deuda contraída en el Viejo Continente, preparan el lanzamiento de bonos a largo plazo.

Un indicador de última hora es la noticia conocida ayer de que las entidades financieras europeas han devuelto esta semana al BCE préstamos concedidos en 2011 por 137.000 millones de euros.

Se trata del pago anticipado de un vencimiento de los 489.000 millones con los que el BCE auxilió ese año a los bancos en problemas, y que completó en 2012 hasta sumar un billón de euros.

Este pago contribuyó a reforzar la corriente que ve un horizonte mejor en la economía mundial a través del prisma financiero, aunque sin atender a las noticias que llegan desde la vulgarmente denominada esfera real o productiva.

Desde esta última óptica, la situación en Europa dista de haber mejorado, pues las economías de Grecia, Italia y España siguen hundidas en la depresión, en el primero de estos países, o sin crecer y aumentando significativamente sus tasas de desempleo.

Esta semana, España reveló que por primera vez en 12 años su tasa de desocupados rozó los 6 millones y con tendencia ascendente, más allá de las declaraciones oficiales que hablan de una recuperación en el segundo semestre de este año.

Aunque el índice de confianza empresaria IFO, de Alemania, mostró una mejora ayer, lo cierto es que la economía de este país se contrajo en el cuarto trimestre de 2012.

Pero más allá de este presente y del futuro inmediato que señalan los índices de comercio exterior, consumo, demanda, empleo y producción industrial en casi toda la UE, las finanzas parecen orientarse en otro sentido.

Para los analistas ligados al sector financiero, la conducta de los bancos y de los inversores institucionales estaría anticipándose a un cambio del ciclo, esto es, el fin de la crisis financiera europea y estadounidense y el inicio lento de una recuperación.

Esta visión se vería corroborada, además, por la leve mejora de los precios del mercado inmobiliario estadounidense, que se recuperan por primera vez desde el estallido de la crisis en julio de 2007.

Otro argumento en el que se sostiene este análisis, es que la reciente recapitalización de los bancos españoles también está renovando la confianza.

Pero lo que nadie se atreve a poner en cuestión en estos días de "alegría" financiera es que la clave del "milagro" financiero en curso es la bendición de la canciller alemana, Angela Merkel, a la política diseñada por el titular del BCE, Mario Draghi.

Este último, considerado el factotum del cambio acaecido en los últimos dos meses y medio, creó un programa que le permite al BCE intervenir en el mercado comprando bonos de los países en caso de que esto sea necesario.

El anuncio, muy promocionado y alabado en el momento de su concreción, no logró revertir la huída de capitales en un nuevo flujo hacia los países en problemas hasta que Merkel no explicitó su apoyo a ese plan, venciendo las resistencias internas en Alemania, particularmente las del Bundesbank (banco central germano).

Sobre la base de este acuerdo, precario pero eficaz, y una política monetaria que genera gran liquidez en los bancos, deben rastrearse las dos grandes causas del optimismo financiero y el actual ascenso de esos mercados, a pesar de la notable falta de signos de una recuperación económica genuina.- (Télam) aj-snc-jgm 26/01/2013 12:33


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.