Cuidado: mañana tendra lugar el ultimo martes 13 del año

Buenos Aires, 12 de noviembre (Télam, por Ana María Bertolini).- El último martes 13 del año tendrá lugar mañana y una vez superado significará un gran respiro, considerando que el año vino muy recargado en la materia: los hubo en enero, marzo y julio; y en abril se les sumó un viernes 13, lo para algunos es todavía peor.

La fobia al martes 13 tiene un nombre tremendamente difícil de pronunciar: "trezidavomartiofobia", que le dicen. Pero el viernes 13 tiene dos, el primero un poco más decente para el silabeo: "collafobia" o, difícilmente se lo prefiera, "friggatriscaidecafobia".

En Europa y Estados Unidos se le teme más al viernes 13, porque se supone que ese día Jesús fue crucificado, luego de cenar el jueves de Pascua con sus doce apóstoles. También fue un viernes 13 que en Francia fueron muertos los Templarios.

Por su parte, la malignidad del martes parece haber arrancado a finales de la Edad Media, cuando cayó la ciudad de Constantinopla, lo que supuso un profundo trauma para el cristianismo.

Si bien no sucedió en martes 13, sino el martes 29 de mayo de 1453, por su asociación al dios de la guerra pagano (Marte o Ares), ese día de la semana por sí solo pasó a considerarse de mala suerte.

No faltan argumentos: ese nombre deviene del planeta Marte, al que los astrólogos de todos los tiempos denominan "el pequeño maléfico", ya que si bien supone energía, también es sinónimo de tensión, agresividad, herida, sangre, violencia y destrucción.

No por casualidad, el arcano 13 del Tarot es la Muerte y se la representa con un esqueleto y una hoz; y la leyenda dice que un martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.

Por lo demás, cualquier persona más o menos viajada ha podido observar que en muchos hoteles no identifican el piso 13 y se saltan del 12 al 14; que en los autódromos de Europa, los pits o talleres donde los autos tanquean y cambian de llantas, saltan su numeración también evitando el 13; y que las aerolíneas esquivan este número en sus asientos.

La mala suerte asociada al 13 se remonta en realidad a la mitología nórdica, esto es, a los celtas y normandos.

Se cuenta que a un banquete en el Valhalla, adonde habían sido invitados doce dioses, se "coló" Loki, el espíritu del mal, con lo que los presentes fueron 13.

En la lucha que se produjo para expulsar a Loki, el favorito de las deidades, Balder, encontró la muerte.

Esta es una de las primeras referencias escritas sobre el infortunio relacionado con el 13; desde Escandinavia, la superstición se difundió a través de Europa y al comenzar la era cristiana ya estaba establecida en los países mediterráneos.

A los Templarios un viernes 13 les sobrevino la mayor de las desgracias: fue en el siglo XIV, cuando reinaba en Francia Felipe IV, cuya corona en ruinas dependía financieramente de la Orden del Temple. Sus deudas eran tan colosales que casi podría decirse que el reino galo pertenecía a los Templarios.

Felipe IV se propuso acabar con esa dependencia y llenar sus arcas con los bienes de la orden, para lo cual urdió una trama: acusó a los Caballeros del Temple de herejía, asegurando que "renegaban de Dios, escupían sobre su imagen y adoraban a un ídolo".

Con el mayor sigilo se preparó el arresto de todos los Templarios que vivieran en tierras francesas. Para esto se remitieron cartas de doble pliego a todos los alcaldes: en el primero, se les informaba que habrían de seguir las instrucciones contenidas en el segundo; y que éste lo abrirían solo en una fecha determinada y a una hora exacta.

El 12 de octubre de 1307 los funcionarios abrieron el segundo pliego de la carta y al alba del viernes 13 de octubre, los 4.000 Templarios de Francia fueron arrestados a la vez, incluido el Gran Maestre, Jacques de Molay. Casi todos fueron torturados y muertos en la hoguera.

Muchas personas creyeron que esta aniquilación era una desgracia y desde entonces entre los galos pasó a considerarse el viernes 13 como una fecha fatídica, creencia que aún persiste.

Pero a despecho de todo esto, la orden masónica de los Illuminati (Los Iluminados) -surgida en el siglo XVIII en Baviera, Alemania, - adoptó el 13 como su número simbólico: la organización es dirigida a nivel mundial por un Consejo de los Trece.

¿Cuál es su simbolismo? El 13 es el número de lunas llenas que contiene el calendario de 365 días y alude a la tarea anual.

Tampoco en la Liga Mundial de Béisbol (MLB) le han temido: varios beisbolistas han triunfado notoriamente con el número 13 a sus espaldas (Omar Vizquel, David Concepción, Alex Rodríguez).

La fallecida empresaria Amalia Lacroze de Fortabat, una de las mayores fortunas del país, construyó un magnífico edificio sobre Avenida Libertador y se reservó para vivir ella misma el piso 13: nadie diría que tuvo mala suerte.

El Bar Mitzvah de los judíos varones se celebra a los 13 años: a partir de este momento, los jóvenes pasan a ser considerados, según la halajá o ley hebrea, maduros y responsables de sus actos.

Por lo demás, el 13 de junio es el dia de San Antonio de Padua, quien dentro de las tradiciones africanas es sincretizado con Legba, Elegba, o Papa Leba; espiritus que se supone ayudan a transitar los caminos de la buena suerte y a eliminar las fuerzas contrarias.

Dicho esto: cada uno podrá encarar este martes 13 en total libertad de acción. Unos podrán dejarlo pasar como si nada sucediese; otros preferirán salir con un ajo en la cartera y una cinta roja en la muñeca; y por supuesto, no faltará quien corra a prenderle una vela a San Antonio, que ya se sabe, trae novio. (Télam).- amb-boc 12/11/2012 18:49


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.