Cristina, a la caza de los "petrodólares": qué negocios puede hacer la Argentina con los multimillonarios jeques árabes

De la mano de numerosos tuits por parte de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y de un asado que contó con la presencia de Diego Maradona, se dio cierre a la primera escala de la gira que el Gobierno organizó por Oriente y de la cual participan funcionarios de primera línea y una comitiva de más de 200 empresarios. 

Con el colorido de siempre, la delegación oficial se encargó de matizar la visita a Emiratos Árabes Unidos mezclando tango, gastronomía y consignas políticas en contra de Clarín. Pero también hubo lugar para los negocios y los acuerdos bilaterales.

La realidad es que este destino, todavía exótico para la Argentina, era uno de los objetivos que más desvelaba a los funcionarios nacionales por dos razones principales: el importante peso que este país tiene en el plano energético y el papel clave que juega como emisor y receptor de inversiones en campos tan disímiles como la infraestructura y los agronegocios.

Así fue como el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, organizó la gira y subió a los empresarios al avión con una idea fija: seducir a los jeques árabes, mostrarles el potencial de la Argentina para avanzar en proyectos de inversión y exhibir la interesante oferta exportable de productos con sello nacional.

Este destino no fue elegido al azar. Por el contrario, los Emiratos Árabes albergan la séptima mayor reserva de gas del mundo y son dueños de cerca del 10% del petróleo que se encuentra bajo la "cáscara" de la Tierra.

Todo esto, sumado a las fuertes inversiones en el sector inmobiliario y en turismo, le permite exhibir a este país hoy un PBI per cápita envidiable y digno de cualquier potencia desarrollada, del orden de los u$s48.500 por habitante, un nivel superior, por ejemplo, al de Alemania.

Con una holgada billetera cargada de billetes verdes, producto de la renta petrolera, la comitiva oficial, además de inversiones, fue en búsqueda de más comercio.

"Desde que Moreno se hizo cargo de la promoción comercial internacional, siempre ha elegido promover empresas argentinas en países que tienen producción energética. Y así como en su momento eligió Angola o Azerbaiján, ahora fue en busca de los Emiratos Árabes con el plan de siempre: buscar inversores, comprar energía y aprovechar para abrir la ventana e incrementar las exportaciones, de manera que el saldo de la balanza bilateral no se vuelva deficitario", explicó Marcelo Elizondo, ex director ejecutivo de la Fundación ExportAr y uno de los expertos que más conoce de Oriente Medio.

En la misma línea, Mauricio Claverí, economista de la consultora Abeceb, coincidió en que "esta primera escala de la gira tuvo un poco el espíritu de las misiones anteriores: adquirir energía y tratar de captar inversiones para hacer frente al estancamiento que está evidenciando este sector en nuestro país".

Al analizar la evolución de la relación bilateral de los últimos años, se observa que el intercambio comercial resultó favorable para la Argentina, alcanzando un saldo del orden de los u$s300 millones en 2011.

Sin embargo, las exportaciones hacia ese destino, aun faltando computar los últimos meses, evolucionaron negativamente en 2012, con un derrumbe de casi 20% durante el período enero-octubre. 

Para los expertos, la necesidad de contar con más proveedores de energía y el objetivo de volver a encaminar las exportaciones de productos albicelestes en la senda del crecimiento, fueron aspectos determinantes a la hora de elegir este destino.

Inversiones: la hora de seducir a los jequesPara Elizondo, explorar un destino como los Emiratos en busca de inversiones es interesante dado que "hasta ahora no han realizado grandes proyectos en América Latina. En general, los desembolsos más importantes los destinan a Estados Unidos o países de Europa y Asia".

Cabe destacar que los siete emiratos que conforman esta federación -entre los cuales Abu Dhabi y Dubai son los más reconocidos-, cuentan con un fondo soberano de u$s650 mil millones, logrado a partir de los excedentes que genera el petróleo.

"Emiratos Árabes es hoy el segundo pool de inversiones del mundo, por detrás de China. Sin dudas es un jugador estratégico", destacó el analista internacional Jorge Castro, en diálogo con iProfesional.com.

Es en este contexto en el que la Presidenta, según se conoció el día de ayer, mantuvo reuniones con importantes grupos empresarios tales como Albwardy Investment (vinculado con la actividad inmobiliaria y agrícola), Al Gharari Resources (materias primas agrícolas y biotecnología) y Otaiba Companies (petróleo y gas).

La propia Cristina, a través de la cuenta de su Twitter -que ahora pasó a gestionar de manera personal-, resumió en menos de 140 caracteres algunas de sus impresiones tras la gira: "Gran interés de los empresarios de Emiratos por la Argentina. Vale la pena tanto".

Por su parte, el canciller Héctor Timerman indicó que "durante la reunión, Cristina expuso la necesidad de producir energía para mantener el ritmo de crecimiento que atraviesa el país", al tiempo que destacó que "las reuniones fueron muy positivas para presentar a la Argentina como un sitio de inversiones" y "como socio de un país tan poderoso como los Emiratos Árabes".

Sin embargo, por el momento, la Presidenta firmó junto al príncipe Mohamed Bin Zayed Al Nahyan tres acuerdos: uno de cooperación en el plano de la energía nuclear con fines pacíficos, otro de seguridad alimentaria y uno para potenciar la utilización de la zona franca de ese país y así estimular el comercio. 

En este contexto, para los expertos consultados por este medio, es complejo imaginar que la política de seducción hacia los jeques derive en una "avalancha" de inversiones provenientes de los Emiratos Árabes.

"Hoy en día la Argentina no es un destino atractivo ni para Oriente Medio ni para países de cualquier otra región", disparó Elizondo.

"Para buscar inversores extranjeros hay que tener ciertas reglas básicas vinculadas con la previsibilidad y contar con la menor cantidad de conflictos internacionales abiertos que puedan generar problemas financieros. Lo cierto es que, mientras se buscan inversores afuera, en Argentina se anuncia que este año se renueva la prohibición de girar dividendos al exterior y -sumado a ello- hay una creciente presión fiscal con más elevada inflación", reflexionó, a su turno, el economista Tomás Bulat.

El experto sumó como aspectos negativos los conflictos derivados tras la nacionalización de YPF, la falta de avances en la relación con el Club de París y la incertidumbre sobre el desenlace por los reclamos de los fondos buitre. "Es decir, muchas dudas para potenciales inversores que podrían analizar instalarse en el país. Resulta difícil imaginar condiciones capaces de compensar tantas incertidumbres", recalcó Bulat.

Elizondo fue más allá y aseguró que "el destino elegido es el correcto, pero no el contexto. La Argentina va a buscar plata fresca cuando apenas recibe el 5% de todos los desembolsos que se realizan en América latina. Y esto se debe a que estamos fuera del foco de los inversores. Hoy perdemos la carrera frente a países como Perú, Chile y Colombia y ni hablar de Brasil".

Las chances del "made in Argentina"Paralelamente a la búsqueda de inversiones, otro aspecto importante que se tocó durante la gira fue el vinculado con la exportación de bienes. 

Según un informe de mercado elaborado por Abeceb para este medio, actualmente existe una muy alta concentración de los envíos argentinos en pocos rubros.

En concreto, y tal como se puede observar en el siguiente gráfico, más del 70% de las ventas a ese destino están centradas en bienes agrícolas, entre los que se destacan maíz, cebada, porotos y harina de soja, trigo y frutas.



Luego, siguen en importancia los metales y manufacturas, compuestos principalmente por tubos sin costura, destinados a la industria petrolera.

Como contrapartida, las importaciones se encuentran todavía más concentradas, dado que 8 de cada 10 dólares que se compran a ese país están relacionados con productos químicos derivados del gas y petróleo.

En este contexto, los expertos coinciden en que las principales chances que tiene la Argentina de incrementar el comercio bilateral van por el lado de los alimentos, y les genera escepticismo la posibilidad de avanzar en productos de alto valor agregado.

"Los Emiratos tienen que importar de todo, pero la realidad es que tenemos más posibilidades en lo que realmente somos competitivos: las agroexportaciones. Después, podría haber algún acuerdo puntual para venderles máquinas o productos farmacéuticos, pero lo cierto es que los costos de producción nos juegan en contra", sostuvo Elizondo.

Claverí coincidió: "Es un mercado muy exigente y abierto en el que hay que competir con empresas de todo el mundo".

Bajo la óptica de Bulat, "con el atraso cambiario existente, los costos en dólares de la Argentina son tan altos que las empresas no obtienen rentabilidad al exportar. Por eso, al tipo de cambio vigente hoy, el único sector con posibilidades de vender en lugares tan alejados de Asia es el agroindustrial, vinculado a la soja o maíz".

Esto explica por qué los mayores avances durante la visita de la Presidenta a ese país se dieron, justamente, en el campo de los alimentos.

En este sentido, desde el Ministerio de Agricultura se anunció la posibilidad de exportar ostras, langostinos, alfalfa, equinos en pie y merluza.

Pero hasta el momento, el único negocio concreto que fue anunciado con bombos y platillos fue el acuerdo para colocar un embarque de 12 toneladas de cerezas orgánicas de la Patagonia, si bien se habló sobre la posibilidad de vender un total de 400 toneladas a lo largo del 2013.

Paralelamente, en el plano comercial, durante la gira se firmó un acuerdo por el cual la Argentina utilizará los beneficios de la zona franca de ese país, un pacto que será monitoreado y coordinado por la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri.

En este sentido, Elizondo destacó que este pacto es mucho más relevante que cualquier negocio puntual que se pueda realizar con los Emiratos dado que este país "es un hub, una plataforma de acceso al mundo árabe. El peso comercial no está tan vinculado con los Emiratos en sí, sino con su papel como enclave para acceder hacia los destinos que conforman esa región. Ese país hoy viene a ser lo que en su momento fue Hong Kong para las empresas que querían ingresar a China".

A la hora de medir el éxito de la misión oficial tendiente a "seducir" a los jeques, Bulat aseguró a iProfesional.com que "si la vara que tomamos es el crecimiento del intercambio comercial, estamos muy complicados. Por la coyuntura que atraviesan las empresas argentinas, es difícil imaginarse un salto exportador".

En lo que se refiere a las inversiones, el economista aseguró que "el objetivo fue buscar un potencial aliado para los proyectos de YPF en un año que se va a tener que importar más energía. Pero es evidente que no podemos esperar una avalancha de inversiones".

En definitiva, para Bulat, el esfuerzo del Gobierno es equiparable al de "una empresa que quiere salir a cerrar negocios pero internamente tiene un gran lío. ¿Qué puede salir bien de eso?".

Así, consideró que "el lugar era el correcto, pero el momento no. De hecho, terminamos hablando más del asado con Maradona que de los acuerdos comerciales", concluyó.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.