Crean ong para atender problematica de adultos mayores

Buenos Aires, 10 de febrero (Télam).- Movilizada a partir de la experiencia de su trabajo diario en una residencia de larga estadía, Laura Bimbi conformó “Por una vejez digna”, una ONG destinada a brindar asesoramiento, ayuda y contención a adultos mayores y sus familias.

"Lo primero que la sociedad debe comenzar a pensar es que el adulto mayor de mañana soy yo, y para eso hay que replantearse toda la vida, no desde un lugar sombrío o triste, sino desde imaginar la propia vejez y planificarla", señaló a Télam Laura.

Y añadió: "Existen algunos adultos mayores que tienen patologías que realmente les impiden vivir solos y deben ser internados, pero la mayoría no. Sólo hace falta hacer un buen diagnóstico y pensar estrategias para su atención y contención y la de la familia".

"Si bien en la sociedad actual la vorágine hace que no se pueda dar la atención al adulto en la casa, como se le daba hace varios años atrás, hay una diferencia entre esto e internarlos en una institución, sacarles la casa, los recursos y venirlos a ver una vez por semana, porque esto último es abandono", sostuvo.

La experiencia de más de 14 años como administrativa en una residencia de larga estadía, conocida vulgarmente como geriátrico, fue para esta mujer que hoy ronda los 50 años el incentivo para conformar una ONG que pueda cubrir justamente esos huecos que en la práctica encontraba vacíos.

"El asesoramiento es fundamental, mucha gente llega a las residencias geriátricas ante el primer síntoma de envejecimiento de sus padres. En algunas ocasiones, decirles que determinados procesos son normales, que se pueden buscar alternativas antes que la internación, es suficiente para pensar otras opciones", dijo.

Para "predicar con el ejemplo" (aunque ella no lo plantea en esos términos), Laura comentó que su mamá de 80 años, con Parkinson y demencia vive en su casa.

"Tengo sistema de alarmas en las puertas, en el lugar de los remedios, y tiene un timbre colgado para llamar en caso de que nos necesite", describió en cuanto a los recursos tecnológicos que, por ejemplo, le permiten acostarse a dormir sin que haya alguien vigilando a la señora.

No obstante, más allá de lo tecnológico, Laura fue creando una red de vecinos que le permiten, por ejemplo, dejar a su mamá ir sola al almacén sin riesgos de que se pierda.

"Estas pequeñas cosas son fundamentales para ella porque tiene cierta autonomía, lo que a la vez mejora su autoestima y evita que aumente el deterioro", detalló.

Pero más allá de asesoramiento, que es un servicio central que la ONG realiza, existen adultos mayores que tienen otras necesidades como medicamentos, sillas de ruedas o pañales, y de esto también se ocupa "Por una Vejez Digna".

"Nosotros nos convertimos en un vehículo entre estas necesidades y lo que algunas personas o empresas nos donan. También armamos un ropero comunitario y cuando podemos damos comida", sostuvo.

Si bien todavía no tiene completo los papeles de inscripción como asociación civil, la organización funciona de hecho a partir del impulso de Laura y del acompañamiento de diferentes profesionales (médicos, asistentes sociales, gerontólogos) que donan su tiempo para estos objetivos.

Laura atiende consultas telefónicamente al número (011)4724-3800, pero también lo hace personalmente dos veces por semana en un espacio que le fue cedido por el Sport Cycles Club de Villa Lynch, y recibe las consultas a través de las redes sociales () aunque, aseguró, "en mi caso este último medio todavía no genera un compromiso real de las personas que participan".

Laura comenzó a trabajar en la residencia geriátrica cuando tenía 36 años, poco tiempo después del fallecimiento de su papá.

“Yo había quedado muy triste, de hecho como lo tuvimos tres meses en cama por un ACV había dejado de trabajar. Me propusieron comenzar como administrativa y yo pensaba: `¡pero si no sé nada de viejos!´ Igual acepté porque necesitaba el empleo”, recordó.

Y añadió: “Cuando llegó el primer paciente me di cuenta que en todos veía a mi papá. Ahí elaboré mi duelo y empecé a interiorizarme más sobre la vejez, sobre las patologías comunes, y más allá de mi trabajo, empecé a curiosear por qué los internan, en qué condiciones, etc.”.

Algunas de las historias que conoció en la residencia también dieron origen al libro “De Anteojos y Bastones”, mediante el cual intenta concientizar a la sociedad sobre las problemáticas de los adultos mayores.

“Estamos empecinados en alargar la vida pero nunca nos hemos preguntado qué consecuencias iba a traer eso. Hay que aceptar la vejez como una etapa más de nuestro ciclo vital, contar lo que puede pasar, cómo se vive, y hay que hacerlo desde la infancia porque, en definitiva, si la muerte no nos sorprende antes, todos llegaremos a ser viejos”, concluyó. (Télam).

nat-rjv-lei 10/02/2013 11:07


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.