Cercanos al Gobierno, Eurnekian y Cristóbal López avanzan sobre el sector petrolero

Después de la nacionalización de YPF, en abril del año pasado, el tablero del petróleo argentino continúa llenándose con empresarios afines al Gobierno.

Casi paralelamente, Cristóbal López y Eduardo Eurnekian, que cultivan vínculos diferentes, pero en ambos casos de proximidad con la presidenta Cristina Kirchner, dieron en las últimas horas pasos decisivos en este negocio.

Oil, la empresa petrolera de López, está cada vez más cerca de cerrar la adquisición del 51% de los activos que la brasileña Petrobras tiene en el país, según fuentes al tanto de las negociaciones. Petrobras había puesto en venta su negocio doméstico a mediados de diciembre.

Eurnekian, concesionario de casi todos los aeropuertos del país, cerró el martes la compra del 81% de CGC (ex Compañía General de Combustibles). El vendedor fue el fondo de inversiones Southern Cross, cuya cara visible y principal gestor es Norberto Morita.

En el entorno de López, que también participa en la industria alimentaria a través del Grupo Indalo, es el dueño del negocio del juego en la Argentina mediante Casino Club y está presente en medios de comunicación, no confirmaron la información.

Hay, sin embargo, un dato llamativo: Fabián De Souza, que se encarga de manejar la actividad petrolera de López desde hace más de una década, tiene previsto viajar este miércoles a Brasil. En el mercado especulan que podría haber novedades concretas pasado mañana.

Allegados a López están convencidos de que hicieron la mejor oferta por la filial local de la brasileña, que inició hace meses un proceso de repliegue al interior de su país para desarrollar las reservas petroleras marítimas.

López cree que tiene otra ventaja: es el último que cerró un negocio con Petrobras en la Argentina. En 2011 le compró la refinería San Lorenzo y 365 estaciones de servicio, por 110 millones de dólares. Eso lo colocaría en una posición de privilegio respecto de sus competidores.

Entre ellos están Tecpetrol y la propia YPF nacionalizada. Otros interesados, como la argentina Pluspetrol, desistieron de avanzar en la compulsa porque que no les resultaba cómodo el formato que había elegido Petrobras. Al menos, cuando comenzó el proceso, no se trataba de una venta sin más, sino de la búsqueda de alternativas para "sumar valor" a su actividad en el país.

En la Argentina, detalla La Nación, la brasileña tiene negocios extendidos por todo el espectro energético. Van desde la producción de petróleo, gas y combustibles hasta la generación de electricidad.

Si la operación finalmente se concreta, se convertiría en una nueva pirueta del destino empresario doméstico: en julio de 2002, cuando la Argentina aún estaba sumida en la crisis, Perez Companc le vendió sus activos a Petrobras, algo que despertó la molestia de la burguesía local. Once años después, la ex compañía del dueño de Molinos Río de La Plata volvería a pertenecer a capitales albicelestes, pero con una clara impronta política.

Por otra parte, el martes al mediodía, en las oficinas que Corporación América, la nave insignia que Eurnekian tiene en Palermo Hollywood, se firmaron los papeles decisivos para que CGC (la ex Compañía General de Combustibles) pase a sus manos. Él mismo supervisó la firma de los papeles en el contexto de una comitiva nutrida, confirmaron quienes participaron del encuentro.

El vendedor es el fondo de inversiones Southern Cross, liderado por Morita, ex director ejecutivo de Quilmes Industrial, la fabricante de la cerveza homónima, mientras la empresa estuvo en manos de la familia Miguens Bemberg.

El concesionario de aeropuertos compitió por la empresa con capitales chinos. Se quedó con casi el 81% de CGC. El resto permanece en manos de Sociedad Comercial del Plata, la empresa de Santiago Soldati.

Aunque no trascendió el monto de la oferta, allegados a la compañía sostienen que rondó los 200 millones de dólares. Morita esperaba una paga mucho mejor por su salida del negocio petrolero.

El gerente general de CGC, Santiago Marfort, había convocado al personal de la empresa a una reunión ayer, a las 16, para comunicarle el avance decisivo en el cambio de accionista.

Para el ex Quilmes la operación implica la salida de un proceso que había iniciado en agosto. La misma operación le permitirá a Eurnekian, en tanto, entrar de lleno en el negocio petrolero. Es una deuda pendiente que hasta ahora tenía el empresario, que a través de Unitec Bio participa en la producción de biocombustibles y produjo 3909 metros cúbicos de petróleo crudo el año pasado -un escaso 0,01% de la oferta total argentina- a través de Unitec Energy.

La compra de CGC le permitirá sumar otra porción similar de producción a su cargo, de acuerdo con números oficiales. Pero con un potencial alto, según los especialistas, que requiere de inversiones para materializarse.

En la misma dirección, Eurnekian desplegó una jugada estratégica el año pasado luego de la nacionalización de YPF.

En un contexto en que la empresa nacionalizada despertaba más dudas que certezas con respecto a su capacidad para atraer inversores, Corporación América le ofreció firmar un memorándum de entendimiento para invertir, junto con la empresa nacionalizada, hasta u$s500 millones.

Fue un voto de confianza hacia la gestión estatal, algo que la empresa conducida por Miguel Galuccio también logró de Bridas, la empresa de los hermanos Bulgheroni.

 


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.