Avanza la siembra de soja y de maíz en la Patagonia

Los ensayos con soja y maíz en la región patagónica avanzan con buenos resultados y las proyecciones dan cuenta de que en los próximos años se podrán sumar miles de hectáreas al área productiva nacional, coincidieron especialistas privados y gubernamentales. Hace tres años comenzaron los ensayos en algunas regiones de Neuquén y Chubut, donde están instaladas varias empresas semilleras que encaran trabajos con soja y maíz.

En la actualidad, con el apoyo del Ministerio de Agricultura y de la Subsecretaría de Agregado de Valor, que conduce Oscar Solís, se está realizando un ensayo con varias firmas semilleras para evaluar rindes, variedades y potencialidades de los cultivos.

Solís contó que «en la zona del Valle Inferior del Río Chubut están los ensayos, donde todas las empresas aportaron materiales». Y agregó: «Si bien la siembra comenzó hace poco, hay que destacar toda la potencialidad que tiene el valle, que llega a las 80 mil hectáreas. Hay que desmitificar que no se pueda hacer soja y maíz en la Patagonia».

La empresa que lleva más tiempo trabajando en la zona es Nidera, que tiene ensayos en el área de Gaiman y en Colonia Sarmiento, en el Sur de Chubut.

Allí se vienen realizando trabajos de soja y maíz con buenos resultados, basándose en el riego por aspersión y en el fortalecimiento del suelo con nutrientes.

Marcelo Palese, de Nutrientes de Nidera, explicó que «la soja y el maíz en la Patagonia tienen un horizonte promisorio».

«Hoy por hoy, la provincia más avanzada es Neuquén, lo que se necesita es la conducción del agua. En la actualidad existe un riego personalizado, por aspersión, y un muy buen tratamiento de suelo», explicó.

Pelase dijo que «en esta zona son suelos vírgenes en producción, y si bien no son tan ricos, hay que darle un sustento que es agua y dotar de una buena base al suelo, preservando ese recurso suelo en el tiempo».

«La región tiene muchos pros como que no hay enfermedades, pero ahora es tiempo de concentrarse en que de acá a 3 o 4 años hay que mejorar el suelo con correctores, agregar nitrógeno, fósforo y demás», explicó. Otro inconveniente es que en la zona el período de producción es corto y va de octubre a febrero. Esto hace que el interés se focalice en soja y maíz de ciclo corto.

Otro de los aspectos que perjudican los cultivos es el viento, que puede cortarse con cortinas forestales, muy comunes en la zona.

Respecto de las semillas, Pelase explicó que están utilizando variedades traídas en parte desde Canadá por una cuestión de latitud y clima similar, que hasta el momento están dando resultados «muy interesantes».

Según explicaron desde Agricultura, el destino potencial del maíz es en su mayoría forrajero y la intención es hacer de la región una zona productiva ganadera, con feedlot de trabajo intensivo.

Por el lado del riego para la región, ya hay trabajos en la zona y se espera que para los próximos meses esté terminada la reconstrucción del trayecto de riego del Río Chubut, una obra de u$s 25 millones que ejecuta el Programa de Servicios Agropecuarios (PROSAP), que conduce Jorge Neme.

Neme explicó que las obras «beneficiarán tanto a los productos típicos, como frutas finas, como a los emprendimientos maiceros».

«Hay muchos proyectos en ejecución y otros tantos en carpeta; la idea es que no falte agua para ningún cultivo y se puedan realizar todos los proyectos productivos», concluyó.


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.