De aspiradora a ventilador: BCRA inyecta 12.600 M

Ni el fuerte salto que sufrió el dólar en el mercado paralelo, ni la pérdida de reservas en el primer bimestre del año (de más de u$s 1.400 millones) hicieron modificar el rumbo de la política monetaria. El Banco Central se resiste a impulsar una suba de tasas de interés que les dé más incentivo a las colocaciones en pesos y al mismo tiempo reduzca la demanda de divisas. La evolución de los agregados monetarios deja bien claro que la vocación del Central por absorber los pesos que se habían emitido a un ritmo récord en diciembre duró sólo un rato. Lo más fuerte sucedió en enero y el ritmo bajó notablemente en febrero. De los $ 38.600 millones que aumentó la base monetaria en diciembre, la mitad ($ 19.800 millones) fue absorbida en enero, sobre todo a través de la colocación de Lebac y la negociación de pases pasivos con los bancos. Pero en lo que va de febrero se retomó la expansión, que acumula $ 12.600 millones hasta mediados de mes.

En términos interanuales, la base monetaria retomó su crecimiento, tras la merma que se había observado en enero. Ahora, los propios números del BCRA arrojan un incremento interanual del 42%, mientras que el dinero en poder del público también crece a tasas muy altas, del 39%.


Señal clara

De esta forma, la autoridad monetaria está enviando una señal muy clara al mercado: no avalará aumentos de la tasa de interés a pesar de la mayor presión cambiaria. Eso explica por qué la tasa de plazo fijo mayorista (reflejado en la evolución de la Badlar) se ubica en un 15% anual para plazos de treinta días, mientras que para los minoristas el promedio es del 13%, aunque bancos de segunda línea pueden estirarse a poco más del 14% anual. Se trata de tasas que continúan siendo fuertemente negativas, más de diez puntos por debajo de la inflación y que además siguen de atrás la evolución del dólar. De hecho, el "blue" subió en un mes y medio lo que los bancos pagan en todo un año por colocaciones en pesos.

¿Cuáles serían las ventajas y desventajas de alentar una suba de las tasas? Claramente, permitiría que los bancos capten más plazos fijos, restando dinero del mercado. Y el Central podría absorber más pesos con las emisiones de títulos, ya que las entidades obtendrían mejores rendimientos por las colocaciones de pesos. Pero restar pesos del mercado y subir las tasas para captar dinero generaría automáticamente un encarecimiento del crédito. Las empresas sufrirían un aumento de sus costos (dado que las cuotas se ajustan por Badlar). También se encarecería el financiamiento para el público, lo que redundaría en una baja del consumo.

La discusión es por estas horas hasta qué punto la política laxa del Central en materia monetaria empuja a la inflación y al "blue" o si la presión de ambas variables se da por otros motivos.


Antecedente

Los memoriosos recuerdan que hace diez años, más precisamente en el segundo trimestre de 2002, la fórmula del Gobierno de Eduardo Duhalde para bajar la presión cambiaria fue llevar las tasas de interés de Lebac por encima del 100%. Esto desalentó la compra de divisas y comenzaron a aparecer interesados en quedarse en pesos a una elevada tasa.

Ahora las circunstancias son distintas y no requeriría de movimientos tan abruptos.

El dólar paralelo no está tan alto como en 2002, y la inflación es más baja que en aquel momento. Pero una de las diferencias más notorias es que en aquel momento había un solo mercado cambiario, mientras que ahora la brecha entre el oficial y el paralelo supera el 50%, lo que representa un desafío para la política oficial.


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.