Andrew Wilson: "La Argentina no se encuentra en una posición saludable"

La mala posición que ocupa la Argentina en los rankings de negocios y transparencia refleja los problemas que tiene el país para lograr inversiones extranjeras directas.

Así lo indicó, en una entrevista con LA NACION, el jefe del Instituto Internacional de Directores (IoD), Andrew Main Wilson, una entidad que agrupa a ejecutivos de empresas.

El ejecutivo británico, que pasó hace algunas semanas por Buenos Aires para participar del lanzamiento oficial del Instituto de Gobernanza Empresarial y Pública, presidido por el economista Santiago Gallichio, afirmó que para revertir este déficit de confianza, el Gobierno debe trabajar en lograr una buena infraestructura para que aumenten las exportaciones.

El IGEP, fundado en 2005, promueve la profesionalización y capacitación permanente de los miembros de directorios de empresas y organizaciones. A su vez, Wilson dirige una entidad, nacida en 1903, que cuenta con 40.000 asociados en un centenar de países.

-¿Qué relevancia tienen para invertir los rankings como el del Banco Mundial, el de Transparencia o la opinión de las calificadoras?

-Muchísima; porque la percepción es la realidad. Si uno ve los países que están en la cima de esos rankings, como Nueva Zelanda o los países escandinavos, se ve que pueden atraer una gran cantidad de inversiones extranjeras directas por esa posición. Por supuesto que no es el único factor importante, pero es muy relevante.

-La Argentina cayó ocho puestos este año en el ranking del Banco Mundial por las restricciones al comercio exterior.

-Claramente muestra que la Argentina no se encuentra en una posición saludable, frente a la mejora que logró Chile en casi todos estos rankings, lo que refleja el crecimiento que lograron y el potencial de desarrollo. De todos modos, la Argentina tiene una gran economía y oportunidades para mejorar.

-¿Cómo?

-Tener una reputación para estar abierto a los negocios, buena infraestructura para el comercio exterior y presencia en la escena internacional, como varios países asiáticos.

-¿Cómo está el sector privado después de estos cuatro años de la crisis global?

-En todo este tiempo quedó claro que, lo importante, más allá del contexto, el resultado de una empresa depende en buena medida del desempeño de los directores. El 90% de las compañías que no tuvieron buenos resultados fue por problemas de falta de capacidad en el manejo de la empresa más que de la crisis global: hubieran fallado de todos modos. No debieron haber esperado tanto tiempo para mejorar la situación de las empresas.

-¿Los gobiernos están presionando con demasiadas regulaciones?

-Lo que es claro es que la mayoría de los directores de empresas británicas quieren menos, no más regulaciones, para tener la mayor libertad posible para operar, sin normas innecesarias. Claramente la regulación es necesaria, pero no debe ser excesiva.

-¿Cuál es el límite?

-Asegurar que los negocios funcionen en forma adecuada para que los países puedan tener más comercio entre sí, sin caer en la burocracia.

-¿Qué lección se aprendió?

-Que hay que tener cuidado con el nivel de deuda respecto del nivel de activos, porque aumentó demasiado en los años de crecimiento.

-Pero algunos analistas afirman que justamente fue ese nivel de crédito lo que posibilitó el crecimiento de los años previos a la crisis

-Es verdad, pero en algunos sectores hubo un apalancamiento excesivo, por lo que, cuando llegó la recesión, quedaron demasiado expuestos.

-¿Qué opina sobre los escándalos del sector privado durante la crisis, como el de AIG o de los bancos británicos implicados en la manipulación de la tasa Libor?

-En algunos sectores hay pocos jugadores que controlan el mercado. En una economía de libre mercado, es muy importante la protección del consumidor y de los precios, sobre todo porque las empresas están muy expuestas al control de la gente a través de los medios y las redes sociales.

-¿El concepto de libre mercado no está bajo revisión por la crisis?

-No, para nada; una economía de libre mercado es de lejos una economía sana. Significa la supervivencia del más fuerte, pero eso es positivo porque implica mayor competencia, como se puede observar claramente en el caso del fútbol, donde países que antes tenían total liderazgo, como Inglaterra, ahora deben competir con España, Brasil o la Argentina.

-¿Cuánto durará la crisis?

-En Europa los tiempos difíciles al menos seguirán durante tres o cuatro años más, en los que el rendimiento de los directores será clave.

-¿Hay una nueva relación entre los gobiernos y las empresas?

-Si uno observa la importancia que le dan muchos países al negocio de la exportación, la respuesta es sí, para mejorar la balanza de pago. Esos gobiernos se preocupan por proveer la infraestructura para que las empresas puedan vender más en los mercados clave del mundo. Así que el desafío para nosotros es conectar a un director en una compañía en Ushuaia con otro en Southampton para que tengan sociedades que beneficien a ambos.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.