Acusado pidio perdon a madre de ferreyra y confirmo agresion de la patota ferroviaria

Buenos Aires, 13 de noviembre (Télam). El picaboletos Guillermo Uño pidió hoy perdón a la madre del asesinado joven Mariano Ferreyra, y aunque admitió haber tirado piedras y perseguido al grupo de las víctimas, aseguró que es “inocente”.

“La compadezco y le pido perdón. Yo estuve allí pero no maté a nadie”, dijo en el cierre de su testimonio, realizado a partir de su propio pedido ante el Tribunal Oral Criminal 21, que juzga al dirigente ferroviario José Pedraza y otros 16 imputados por el crimen perpetrado en octubre de 2010.

Acusado de haber ayudado a retirar las armas con que la patota ferroviaria mató al militante del Partido Obrero y baleó a otros tres manifestantes, Uño quebró la línea de la defensa al reconocer que hubo un seguimiento de los tercerizados -marchaban pidiendo pasar a planta permanente-, y no una mera respuesta a la pretendida agresión de los manifestantes.

En su relato, el picaboletos que prestaba servicios en la estación Claypole, admitió que tras haber impedido a pedradas que los tercerizados subieran a las vías para cortarlas, hubo una persecución por las calles adyacentes al terraplén.

“Yo mismo hice señas para que (los ferroviarios) bajaran de las vías”, admitió y ante una pregunta del presidente del tribunal, Horacio Días, Uño aseguró que “quería seguirlos, correrlos para que se vayan lejos”.

También se reconoció en un video con un buzo negro en las primeras líneas del grupo que inicia la persecución, pero aseguró que “yo no seguí corriendo” y, específicamente, que “nunca estuve delante de Favale”, el sindicado asesino de Ferreyra.

A este último dijo conocerlo de antemano con el seudónimo de “Harry”, ya que ambos son de Varela e hinchas de Defensa y Justicia, pero aseguró que su propia actuación se limitó a arrojar una piedra del piso luego de que los tercerizados y militantes cubrieran su retirada con gomerazos.

“La jueza se equivocó porque asegura que hubo un pase de manos”, sostuvo, en alusión a la imputación de que recogió las armas agresoras.

“Estoy acá por gil, por haber tirado una piedra”, insistió y culpó de esa denuncia al testigo protegido Alejandro Benítez, quien también integraba la patota ferroviaria pero que en su testimonio se despegó y acusó a otros integrantes del grupo identificándolos.

Defendido por el abogado Oscar Igounet, Uño admitió que a su primer defensor, el ex juez Octavio Araoz de Lamadrid, “me lo mandó el gremio”, posición que dejó antes de quedar como procesado por ofrecer una coima a una camarista para que desvincule a Pedraza. (Télam) rrf-luc-rl 13/11/2012 17:32


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.