Abdicó Beatriz de Holanda y Máxima Zorreguieta se convertirá en reina el próximo 30 de abril

La reina Beatriz de Holanda confirmó este lunes lo que era un secreto a voces: su abdicación al trono en favor de su hijo, Guillermo de Orange.

De este modo, el próximo 30 de abril se realizará el traspaso de la corona a su hijo y su mujer, la argentina Máxima Zorreguieta, se convertirá así en la reina de los Países Bajos.

Cabe destacar que ese día se celebra el "Día de la Reina" en Holanda, una fecha que se conmemora por ser el cumpleaños de la madre de la reina Beatriz.

Guillermo es el primer hombre que hereda la corona holandesa en más de 100 años, ya que esta monarquía se ha caracterizado por ser un matriarcado durante el último siglo.

El discurso de la reina, que fue grabado este mismo lunes, se produjo a pocos días de que el próximo 31 de enero Beatriz de Holanda cumpla 75 años.

Cabe recordar que Beatriz lleva 33 años en el trono, al que accedió en 1980 al abdicar su madre, la reina Juliana, quien hizo el anuncio al cumplir los 71 años.

Según las palabras que transmitió la reina abdicante por cadena nacional, deja su puesto "tranquila" y con la "máxima confianza" de que su hijo está preparado para sucederla.

"Les agradezco muchísimo la confianza que me han dado en estos bonitos años en que les he servido como reina", manifestó la actual monarca.



Una pareja "adorada"Con la salida de Beatriz, la jefatura de Estado pasará al príncipe Guillermo, casado desde 2002 con Máxima Zorreguieta.

La pareja es la más popular de la Familia Real holandesa, sobre todo gracias a la espontaneidad de la argentina.

Guillermo y Máxima son padres de tres niñas: Amalia (2003), Alexia (2005) y Ariane (2007).

Cabe señalar que pese a que Máxima será reina de los Países Bajos, ese es sólo un título honorífico. De este modo, en caso de que algo le sucediese a Guillermo, quien debería asumir el trono sería su hija Amalia, siguiente en la línea de sucesión.

"Estoy convencida de que están preparados para asumir esta responsabilidad", dijo Betariz con relación a su hijo y a su nuera.



La biografía de BeatrizBeatriz Wilhelmina Armgard de Orange-Nassau, nació en el palacio de Soestdijk de Baarm, en La Haya, el 31 de enero de 1938, y fue la primogénita de la entonces princesa Juliana y del príncipe Bernardo de Lippe-Biesterfeld.

Durante la Segunda Guerra Mundial la familia real holandesa se refugió en Canadá, tras una breve estancia en Inglaterra, y en 1945 regresó al país.

En septiembre de 1948 se convirtió en heredera, al ser investida su madre reina de los Países Bajos, y en 1956, al cumplir la mayoría de edad, ingresó en el Consejo de Estado y como heredera de la Corona, comenzó a recibir un sueldo del Tesoro Público.

Conocida como la "Princesa sonrisa", Beatriz de Holanda se casó en 1966 con el alemán Claus van Amsberg, que falleció en 2002.

Tuvieron tres hijos, el príncipe heredero Guillermo (1967), Friso (1968) y Constantino (1969), recordó EFE.

El fin de una era "matriarcal"Los Países Bajos son el único país europeo regido exclusivamente por mujeres durante todo el siglo XX.

Sin embargo, con la salida de Beatriz la serie de las tres reinas ha llegado a su fin.

La soberana confió en que su primogénito, Guillermo de Holanda, está preparado para asumir el cargo y confirmó su coronación, como Guillermo IV.

De este modo, según destaca la revista Hola en su edición digital, a sus 45 años, Guillermo será el primer príncipe europeo de su generación que se convierte en rey. 

Según Hola, quienes lo antecedieron en el cargo en la corona holandesa fueron:



Guillermo de Orange, padre de la patria: Aunque la casa reinante de Holanda se remonta al año 1403, se reconoce al conde de Nassau, Guillermo de Orange como el verdadero fundador de la casa Real Holandesa y del Estado por su liderazgo en la lucha por la independencia contra el Rey de España. Guillermo de Orange representa para los ciudadanos holandeses lo mismo que George Washington para los americanos. Considerado como uno de los más sabios estadistas y como el padre de la patria, ocupa un lugar crucial en la historia y su nombre perdura en el Himno nacional, El Guillermo.

Después de firmar la Paz de Utrecht en 1713, el país comienza a alternar con las grandes potencias de la época. Se habla, entonces del nacimiento de una nación grande y orgullosa, con supremacía marítima y gran prosperidad económica gracias al comercio de esclavos y pieles, al contrabando y a la piratería. Durante el siglo XVIII, no obstante, el poder naval de Holanda queda debilitado por la lucha de los Patriotas contra la Monarquía y por la guerra contra Inglaterra (1780-1784). Con la Revolución Francesa y bajo el reinado de Guillermo V, se proclama la República Bátava y se inicia la modernización política. La República declaró la igualdad de los derechos de los ciudadanos y cambió el régimen institucional. En 1806, incorporó Holanda al reino de Francia y, en 1814, el príncipe Guillermo I de Orange restauró la Monarquía. En el Congreso de Viena, Guillermo I se convierte en Soberano de los Países Bajos -Holanda, Bélgica y Luxemburgo-, pero bajo su mandato se produjo la Revolución Belga, de 1830 y la separación definitiva de los dos Estados. Guillermo I es conocido como "El Rey Mercader", ya que, con gran visión, fomentó el desarrollo del comercio y de la industria. Pero, también como un Rey absolutista y caprichoso que usó el Parlamento para soporte de su política.

Guillermo II, el Rey soldado: Fue comandante de las tropas de los Países Bajos durante la batalla contra Napoleón en Waterloo, 1815; y luchó frente al ejército holandés contra los belgas cuando éstos se separaron del reino. Asumió la jefatura del Estado en 1840 y se encontró con un país cuya economía estaba en declive. Se esforzó por combatir la pobreza, pero las circunstancias sociales no le permitieron desarrollar la política adecuada. Por temor al ambiente revolucionario -los pueblos contra las monarquías-, puso fin a la autocracia real en 1848, y se estableció en la Constitución, la base de la actual Monarquía de Holanda. 

Lo sucedió en el trono Guillermo III, casado en segundas nupcias con la Reina Emma, de 21 años. El soberano, de 67 años, había sobrevivido a los tres hijos que había tenido en su primer matrimonio con Ana, hija del Zar Pablo de Rusia. Con Emma tuvieron una única hija: la princesa Guillermina, 1880. Cuando el rey falleció en 1890 sin dejar herederos varones y la princesa fue proclamada Reina de los Países Bajos con 10 años bajo la regencia de su madre, la reina Emma. Debido a que en Luxemburgo la ley Sálica excluía a las mujeres de la sucesión a la Corona, Holanda perdió aquí a Luxemburgo.

Guillermina y la dinastía de los Orange Nassau: Con su diplomático proceder, la Reina Emma logró restablecer el prestigio de la monarquía constitucional y conducir a su hija, Guillermina, al trono. Ésta se convirtió en Reina el día que cumplió 18 años y sufrió, con una entereza asombrosa, las consecuencias de las dos Guerras Mundiales. Sobre todo en el segundo conflicto, cuando Alemania atacó a Francia a través de Holanda, y cuando, tras la represión, el hambre hizo estragos entre los ciudadanos. Con su sabio y justo Gobierno, Guillermina conquistó a su pueblo llevando una vida austera, laboriosa y patriótica, al estilo de la reina Victoria de Inglaterra, y los decepcionó sólo en una ocasión: cuando consideró los Juegos Olímpicos de 1928, en Ámsterdam, como una manifestación pagana. La Reina no acudió a la ceremonia, aunque sí su esposo, el príncipe Enrique de Mecklenburg, responsable de la ceremonia de apertura. La Soberana y su esposo tuvieron, en 1909, una única hija, Juliana. En 1934, poco después de alcanzar la cincuentena, la soberana perdió a su madre y a su marido. Y el cuatro de abril de 1948, reinando ya en un país estable, decidió abdicar en su hija. Entonces, tomó el título de Princesa de los Países Bajos y se retiró por completo de la vida pública. En 1959, publicó sus memorias: Solitaria, pero no sola. Y falleció en 1962.

La Reina Juliana, conquistó a los republicanos y los convirtió en monárquicos: aunque tuvo un reinado difícil durante 32 años, logró superar todos los problemas políticos y familiares y alzarse, finalmente, sobre la nación como una soberana muy popular y muy respetada. Fue duramente criticada cuando, al principio de su reinado, unió sus fuerzas y rezos a una curandera de fe, Greet Hofmans, buscando cura para la menor de sus hijas, María Cristina, que nació casi ciega, después de que ella padeciera el sarampión durante el embarazo. Años después, la Reina Julia se vería sometida a un durísimo juicio popular a causa de la conducta de su esposo. El Príncipe Bernhard fue obligado, en 1978, a despojarse de sus títulos militares, después de que una comisión gubernamental lo acusara de sobornar a una compañía aérea americana. Pero, además, otra de sus hijas, Irene, se convirtió al catolicismo -en un país que durante siglos vivió en guerra contra los católicos españoles- para casarse con un noble, Carlos-Hugo de Borbón Parma. En tanto, la heredera al trono, Beatriz, se casó con el príncipe Claus, un alemán que formó parte de las tropas de las juventudes hitlerianas y que provocó violentísimas protestas públicas. Sin darse por vencida, la reina acercó a su familia a la gente, cautivó los corazones de los holandeses y fue tal su éxito que hasta el mismo partido laboralista retiró su exigencia de convertir el país en una República. Juliana cedió el trono a su hija Beatriz, en 1980, el día de su 71 cumpleaños, diciendo: "Tarde o temprano los que envejecen deben de enfrentar el hecho grave de que su fortaleza se desvanece y que es irresponsable seguir".

La reina Beatriz Guillermina: Beatriz de Holanda, doctorada en Filosofía y Letras, conservadora, temperamental y aficionada a la escultura, ha mantenido a Holanda con su labor y gestión, como miembro de la OTAN, la UE, y el Benelux, y ha convertido a su país en una potencia económica de primera referencia. Se casó en 1966 con el diplomático alemán, Claus, fallecido el 6 de octubre de 2002. Beatriz de Holanda fue la primera reina holandesa que no contrajo matrimonio con un príncipe, gracias a una huelga de hambre de tres días.



Máxima, una princesa muy queridaMás allá de que su título de reina será honorífico, Máxima Zorreguieta es una persona que supo ganarse el cariño de los holandeses y su coronación, como acompañante de su marido, es también un factor que llena de júbilo al pueblo de ese país.

De hecho, el embajador de Holanda en la Argentina, Hein de Vries, señaló este lunes que Máxima es "la persona más querida de la Casa de los Orange" y aclaró que, aunque esté casada con el nuevo rey, ella "no será la primera en la línea de sucesión".

De Vries señaló que el anuncio de la abdicación de la soberana le resultó "emocionante" y explicó que junto su esposo, la vida de Máxima "cambiará bastante, porque de ahora en más sus obligaciones serán mayores, sobre todo para una madre".

"Es una persona muy preparada y estamos muy orgullosos de tenerla en la Casa Real", añadió en palabras citadas por DyN.

Además, el diplomático recordó que este año "celebramos los 800 años del reino de los Países Bajos".

El embajador aclaró que el título de Máxima, justamente el de Reina de los Países Bajos será "honorífico" y que, de ahora en más, "la primera en la línea de sucesión será la princesa Amalia", la hija mayor del matrimonio. 

Más notas:

* Princesa, deportista y atleta: Máxima participó de una competencia benéfica de nado* Kate y Máxima, los nombres de la elegancia de la realeza europea* Mansión real a la venta: Máxima y Guillermo se desprenden de su "casa" en Mozambique* Máxima Zorreguieta, la argentina que ya puede ser reina de Holanda


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.