El año en que se asumio el fracaso de las politicas anti drogas

Buenos Aires, 21 de diciembre (Télam, por Daniel Casas).- De las 50 ciudades más violentas del mundo 45 están en el continente Americano y más de 40 en América Latina, donde se produce buena parte de las drogas que se consumen en los Estados Unidos y en Europa, son datos que muestran el fracaso de las políticas de combate al narcotráfico, que en 2012 se instaló en las agendas de los gobiernos regionales.

Apenas asumió el gobierno de Guatemala, en enero de este año, el presidente Otto Pérez Molina, llamó a los países de América y del mundo a revisar la Convención Única de 1961 Sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas, y sus protocolos adicionales de 1971 y 1978, por considerar que esas estrategias "han fracasado estrepitosamente".

La exhortación, que el mandatario llevó en septiembre ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, sólo ha tenido a nivel gubernamental en América Latina la adhesión del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y la solitaria actitud del gobierno del Uruguay, que abrió un áspero debate y aprobó en el Parlamento la despenalización del consumo de marihuana, que pasará a ser administrado por el Estado.

Hay iniciativas similares a nivel de estados comunales en Colombia, y en Argentina el debate tomó estado parlamentario pero hasta el momento no ha superado el tratamiento en comisiones, pero, sin embargo, la necesidad de rever las políticas aplicadas en el combate contra el narcotráfico están instaladas en las agendas gubernamentales, como quedó expuesto en la IV Conferencia Latinoamericana Sobre Políticas de Drogas, que sesionó el último 5 y 6 de diciembre en Bogotá.

En ese foro, el embajador de Guatemala ante la Organización de Estados Americanos (OEA) para la Reforma de Drogas, Edgar Gutiérrez, reconoció que sin una reforma de la política global antinarcóticos su país "tiene muy complicado" superar el grave problema social que afronta.

"La convicción en Guatemala es que la política ha sido un fracaso ya que el objetivo de liberar al mundo de las drogas no se ha conseguido. Tenemos más drogas y tenemos más consumidores y más problemas. Lo que quisimos hace 40 o 50 años mediante la prohibición no se ha logrado", aseveró Gutiérrez.

"Hemos entrado en la etapa de despenalizar el debate. Es justo que cada país ejerza su soberanía, si el remedio que te están recomendando está haciendo más daño que bien no puedes seguir con eso", agregó en alusión la política antinarcóticos global.

Guatemala limita al norte con México y Belice y al sur con El Salvador y Honduras, y por allí pasa el 90 por ciento de la cocaína que se consume en Estados Unidos.

El negocio del narcotráfico representa entre 6.000 y 9.000 millones de dólares anualmente, lo que supone entre el 10 y el 15 por del producto interno bruto (PIB) guatemalteco, y está controlado por grupos muy violentos, que producen el 40 por ciento de los homicidios, en un país cuya tasa es de 38 asesinatos por cada cien mil habitantes.

Uno de esos grupos es el cartel de Los Zetas, que dominan parte del territorio mexicano, pero que está compuesto en un 80 o 90 por ciento por guatemaltecos, según informó Gutiérrez.

Los Zetas es uno de los 10 o 12 carteles que mueven la droga en México, a los que el gobierno del flamante expresidente Felipe Calderón (del Partido Acción Nacional) les declaró una guerra abierta en 2006 y que hasta la sesión del gobierno a Enrique Peña Nieto (del Partido Revolucionario Institucional), el 1 de diciembre último, contabilizaba 60.000 muertos.

El otro presidente que reclamó fuertemente este año rever las políticas globales contra las drogas fue el colombiano Santos. “Hemos sido el país que más ha sufrido y eso nos da la autoridad moral para decirle al mundo: seguimos sufriendo este problema y el microtráfico está destruyendo a nuestra niñez y juventud”, dijo a principios de diciembre al inaugurar un foro sobre corrupción.

Colombia es el país de Sudamérica que tiene la relación más sólida con Washington, que este año volvió a aprobar aumentos de recursos para el plan de combate al narcotráfico en ese país, el Plan Colombia, pero para Santos continuar con esa política no es una alternativa válida.

Por esto, a su pedido, la Organización de Estados Americanos (OEA) puso en marcha un estudio un trabajo de recolección de datos para analizar nuevas opciones.

Para Santos hay dos hay “un abanico de opciones” con dos extremos. Uno es penalizar al consumidor y al traficante, que en el caso de los países asiáticos conlleva hasta la pena de muerte. El otro es la legalización del consumo, como ha hecho Uruguay con la marihuana. Pero en cualquier caso, el problema de las drogas “no puede ser resuelto por ningún país en particular” sino a través de una política global, dijo. (Télam) dc-sr 21/12/2012 10:24


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.