A 95 años de una revolucion que cambio la historia

Buenos Aires, 5 de noviembre (Télam, por Alberto Galeano).- La Revolución Rusa, iniciada hace 95 años, llevó justicia para millones de desamparados y convirtió a la ex Unión Soviética en una superpotencia que se desmoronó en 1991 a causa de la crisis económica y del nacionalismo que imperaba en sus repúblicas.

La Revolución del 25 de Octubre -según el calendario juliano oriental que luego fue abolido (7 de noviembre de acuerdo al calendario gregoriano de uso universal)-, estuvo liderada por Vladimir Lenin.

El líder revolucionario regresó a su país del exilio en Finlandia para dirigir a los bolcheviques que ocuparon el Palacio de Invierno de Petrogrado (San Petesburgo) y derrocaron al gobierno provisional de Alexander Kerenski.

Los bolcheviques establecieron un gobierno de "Comisarios del Pueblo", que inició negociaciones para lograr la paz con Alemania, puso fin a la gran propiedad de la tierra, nacionalizó los bancos, ordenó que las fábricas fueran controladas por los obreros y organizó elecciones para elegir una Asamblea Constituyente.

Para el sociológo y politólogo Atilio Borón, la Revolución Rusa "fue la primera de la historia en que la clase obrera se convirtió en la clase dominante. Para bien o para mal cambió la historia del Siglo XX".

"El mundo ya no volvería a se como era antes. Después se pueden discutir los avances", dijo a Télam Borón, doctorado en Ciencias Políticas por la Universidad de Harvard.

Entre las causas que provocaron la insurrección bolchevique figuraban la corrupción, la derrota rusa en la Primera Guerra mundial (1914-1918) y las políticas represivas del Zar Nicolas II.

En febrero de 1917, el emperador de Rusia fue obligado a abdicar luego de que estallaran motines en el ejército, cuyos soldados se pasaron a las filas rebeldes.

Su sucesor, el príncipe Gregorio Lvov, quería que Moscú continuara en la guerra, pero su propuesta fue rechazada tanto por el Soviet de trabajadores de Petrogrado -dominado por el Partido Socialista Revolucionario- como por los mencheviques y los bolcheviques.

En septiembre de 1917, los bolcheviques lograron la mayoría en los soviets de Petrogrado y Moscú apoyados por los trabajadores y los soldados, desatando luego un golpe de Estado casi incruento que se conoció como la Revolución de Octubre.

El 7 de noviembre, los trabajadores liderados por Lenin ocuparon edificios públicos y puntos estratégicos de Petrogrado y posteriormente, el Congreso de los Soviets aprobó la formación de un nuevo gobierno compuesto principalmente por los bolcheviques.

Luego de que Rusia nacionalizara y la economía, se generó una guerra civil entre el gobierno bolchevique y los nacionalistas rusos y mencheviques -apoyados por países occidentales-, por lo que Lenin le ordenó a León Trosky -ministro de Asuntos Exteriores- que formara el Ejército Rojo.

En una primera etapa, los bolcheviques dejaron bajo control comunista a la mayor parte del anterior imperio ruso y en 1922 crearon la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que organizó una nueva forma de gobierno llamada "dictadura del proletariado".

La URSS, que se extendía desde el mar Baltico y el mar Negro hasta el Océano Pacífico, estaba formada por quince republicas lideradas por Rusia.

Lenin murió de apoplejía en 1924 y fue reemplazado por José Stalin, cuyo liderazgo resultó decisivo para que los soviéticos vencieran a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, tras aliarse militarmente con Gran Bretaña y Estados Unidos.

Stalin practicó el "culto a la personalidad" y fortaleció su liderazgo durante la década de 1930, mediante purgas políticas, persecuciones y ejecuciones para controlar la disidencia interna, tal como denunció el líder comunista Kikita Kruschev en 1956.

Si bien la revolución industrializó al país entre 1917 y 1945, la economía ya estaba en declinación durante la década de 1980 debido a una crisis productiva, una industria obsoleta y el creciente gasto militar. En 1992, el gobierno ruso pasó a una economía de mercado, basada en la propiedad privada.

Entre 1985 y 1991, el último secretario general del Partido Comunista, Mijail Gorbachov, emprendió una serie de reformas políticas llamadas "Glasnot" (transparencia) y "Perestroika" (reestructuración) -que fueron resistidas por los burócratas- y fomentó relaciones más amistosas con la Casa Blanca.

Sin embargo, las ideas de Gorbachov chocaron contra los planes reformistas de varias repúblicas bálticas, entre ellas Lituania que en 1990 declaró su independencia.

Finalmente, el 25 de diciembre de 1991, Gorbachov renunció a la presidencia de la ex Unión Soviética, días después de que Rusia, Bielorusia y Ucrania declararan que la URSS había dejado de existir. Así moría el sueño de la Revolución de Octubre. (Télam).- jag-hr-abc 05/11/2012 12:12


Cargando...
 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.