Entre el "8N" y el "7D" irrumpe el "2D", la fecha que hoy miran los inversores y que resultará clave para la Argentina

Ya pasó el "8N" y se viene el "7D". Pero, antes de eso, surgió una fecha importantísima que mantiene en vilo no sólo al Gobierno, sino también al mundo de las finanzas: el "2D".

Ese día resulta trascendental, ya que vence el plazo que se autoimpuso el juez Thomas Griesa para decidir sobre el litigio que enfrenta al Gobierno argentino con los fondos buitre.Puede que la controversia se resuelva antes. Pero lo cierto es que el magistrado tiene esa fecha como límite para decidir un pedido formulado por la Corte de Apelaciones de Estados Unidos sobre cómo el Gobierno argentino debe resarcir a los bonistas demandantes que no entraron al canje.

El juez dijo que el país "tiene el deber de cumplir con las resoluciones judiciales en los Estados Unidos en el caso de los bonos", al tiempo que lanzó una severa advertencia: "Nuestros tribunales no están indefensos"."Podemos tomar medidas sancionatorias. No debemos permitir que la Argentina desobedezca el fallo de una Corte", agregó el magistrado.Además, sostuvo que va a mantener una orden judicial en suspenso obligando al país a pagar a los tenedores de bonos en default hasta el primero de diciembre, un día antes de que se abone a los acreedores de los bonos reestructurados."El juez deberá clarificar y ajustar las provisiones de la medida cautelar, tanto en términos de la fórmula matemática para efectuar los pagos a los holdouts como la compleja cuestión de cómo aislar a los intermediarios de posibles acciones legales", sostienen desde la consultora M&S.Para el economista Tomás Bulat, el "2D" será una fecha clave, pese a que "Griesa dijo que antes de ese día va a decidir la forma en que la Argentina tiene que pagarle a los tenedores que no entraron al canje, respetando la teoría del ´Pari-Passu´que aplicara la Corte de Apelaciones"."También tiene enorme importancia ese día porque se debe hacer frente a un vencimiento y, por lo tanto, la Argentina va a tener que tomar una decisión: si cumple o no con lo que el juez decida", añadió Bulat.Precisamente, esa jornada se deberá afrontar un pago por unos u$s85 millones correspondientes a la renta del Global 2017."Ese día el Gobierno tendrá dos opciones: puede pagar en la misma proporción a los que no entraron al canje o no pagarles", consideró Bulat."Si la Argentina decide no abonarles, la pregunta es qué hará Griesa finalmente. Una de las posibilidades que tiene es congelar su distribución", aclaró el economista.

No obstante, opinó que no cree que el juez haga el reparto según su propia decisión, "porque eso sería muy discrecional y podrían atentar contra su propia investidura"."Si el Gobierno decide no cumplir con el fallo, podríamos entrar en lo que se denomina un default técnico y aquellos que están esperando cobrar finalmente no recibirán su pago", dijo Bulat.

El analista añadió que, en ese marco, "la consecuencia sería que todas las empresas argentinas y el Gobierno no conseguirían fondos si salen a buscar plata al exterior".Agregó que, en ese caso, "la principal perjudicada volvería a ser YPF, porque requiere de fuertes inversiones externas y financiarse con la Anses no le alcanza".El economista Miguel Kiguel también reconoció la importancia del "2D". Afirmó que ese día "la Argentina va a tener que girar el dinero para el pago de los bonos, y la Justicia dictaminará cómo se distribuye ", al tiempo que agregó que "estamos en una situación en la que pocos países han estado".Más allá de este vencimiento, también estarán en juego el cupón atado al PBI-que vence el 15 de diciembre-, los Discount y el Par.

Entre todos ellos, suman un monto del orden de los u$s3.000 millones, a lo largo del último mes del año.Ante semejante incertidumbre, los bancos de inversión alertaron a sus clientes que el desenlace de la historia puede llegar a ser el peor.

Pero si el juez falla antes de ese día, que curiosamente cae domingo, es probable que la Argentina trate de apelar la decisión ante el Tribunal Supremo."El hecho de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos haya presentado ante la Corte de Apelaciones un Amicus Curiae (en otras palabras, un "proceso amigable") lleva a algunos a creer que la Corte Suprema podría aceptar pronunciarse sobre este asunto", señaló un informe del banco BNP Paribas."Si el caso es aceptado y la instancia se mantiene en suspenso mientras el Tribunal Supremo decide, los pagos de los bonos podrían no verse afectados por algún tiempo. Si, por el contrario, no es aceptado, Argentina -que sigue negándose a realizar los pagos a los acreedores- podría encontrarse en un default técnico el próximo mes", agrega el documento."Seguimos preocupados por los pagos de diciembre, ya que no podemos estar seguros de que la medida se mantendrá en suspenso si Griesa obtiene un visto bueno por parte de la Corte de Apelaciones a su fórmula de pago", sentencia un informe de Barclays Capital, uno de los mayores operadores de bonos en la Gran Manzana.La estrategia del GobiernoEl Ministerio de Economía y los abogados que asesoran a funcionarios trabajan contrarreloj para delinear la estrategia que les permita sortear con éxito este verdadero "cisne negro" que le apareció en el camino.

En tal sentido, tendrían básicamente tres opciones:



Intentar realizar los pagos en el país o en otra jurisdicción que no sea Nueva York.

Seguir efectuando los pagos de los bonos como hasta ahora.

Aceptar el fallo judicial.



Primera opciónPodría incluir el traspaso de los títulos a Buenos Aires y realizar la cancelación localmente, para luego remitir los dólares al exterior.Cabe señalar que la posibilidad de abonar en algún país europeo aparece como la menos viable. En tal sentido, la experiencia de Perú en 2000 es clara al respecto. En ese momento, un tribunal de Bruselas no convalidó el cambio y el gobierno de ese país se vio obligado a negociar con el fondo Elliot. De esta manera, la idea de pagar en otra jurisdicción únicamente formaría parte del "Plan B", sólo si surgen evidencias del riesgo de que se trabe algún embargo.Segunda opciónSi se sigue pagando como hasta ahora, pero una fracción se destina a los holdouts, el resto cobraría menos que lo que le corresponde."Entonces el país entraría en lo que se denomina default técnico, no por falta de pago, sino por incumplimientopleno de las condiciones de emisión", agrega la consultora dirigida por Carlos Melconián y Rodolfo Santángelo.Tercera opciónFinalmente, la aceptación del fallo y el pago a los holdouts parece ser, por estos días, la postura con menos chances de ser aplicada.Kiguel le recomendó al Gobierno "replantear el canje", abrirlo "para los holdouts y así demostrar tratamiento igualitario y buena voluntad". Esta alternativa fue planteada por el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, pero descartada de plano por la Presidenta.En este caso habría una complicación legal adicional, que surge de la cláusula "rights upon future offers", según la cual la Argentina se vería obligada a llevarle a todos los acreedores cualquier oferta más ventajosa que se efectúe a un grupo específico de ellos."Demás está decir que la misma también obstaculizaría cualquier intento de arreglo extrajudicial con los holdouts", remarcaron desde M&S.

Por el momento, prevalece la idea de que lo más conveniente es efectuar los depósitos en el banco pagador, Bank of New York, como hasta ahora, ya que se considera que es prácticamente imposible que se embarguen los fondos por el fallo judicial o el accionar de los fondos buitre.Presentación JudicialEl gobierno argentino, en su presentación judicial del pasado viernes a un tribunal de Estados Unidos, argumentó que este país no tiene jurisdicción para interferir los pagos de su deuda realizados fuera de territorio estadounidense.En el documento se lee que la Argentina cuestiona "el alcance de la capacidad de un tribunal de EE.UU. de interferir con el uso de sus propiedades que hace otro país fuera de Estados Unidos".

El documento argentino solicita una revisión de la decisión del 26 de octubre, ya que supone "la primera vez" que un tribunal estadounidense ha prohibido a un Estado soberano disponer de "su propiedad fuera de Estados Unidos", donde está fuera de la potestad de las leyes estadounidenses.En tanto, insistió en que el pago a los acreedores se realiza fuera del territorio norteamericano. Y reiteró que no está dispuesta a abonarle a los holdouts.

El gobierno argentino mostró su desacuerdo con poner en igualdad de condiciones a los bonistas que siguen en default y a quienes entraron a los canjes.En relación a la cuestión de la jurisdicción cabe destacar que -en el actual esquema- el Bank of New York, agente de pago del país, recibe el dinero en territorio argentino, que va a un fideicomiso.

Por lo tanto es en la Argentina donde se paga ese dinero a los acreedores, y no en Estados Unidos. El argumento planteado es que, cuando el dinero llega a Nueva York, ya pertenece a los acreedores, y no a la Argentina.

De cuánta plata se hablaUn informe elaborado por la consultora Empiria, de Hernán Lacunza, señala que "los bonos surgidos de ambos canjes podrían caer en default si el tribunal neoyorquino ordena separar una porción de esos fondos para los holdouts".

De llegar a esta situación, aquellos que entraron en los canjes no podrían cobrar la totalidad de sus acreencias y de ahí la declaración de default.

No obstante, fuentes cercanas a las renegociaciones de 2005 y 2010 afirmaron que su estructura legal impidecualquier acción en tal sentido.La deuda que no entró al canje suma u$s6.514 millones, que se extiende a u$s11.215 millones, si se suman los intereses devengados desde 2002 a la fecha.

De ese total, u$s1.330 millones corresponden a los fondos buitres y son sobre los cuales dictó sentencia la Justicia de Nueva York.

De esta manera, la deuda litigada representa un 18% del default con legislación estadounidense.



Considerando que la aplicación del "pari passu" implicaría un trato igualitario para los acreedores, un informe de la consultora Econométrica afirmó que "existe la posibilidad de que el juez extienda la oferta argentina a quienes no aceptaron el canje, dada la significativa magnitud de aceptación de manera voluntaria".

Si así fuera, el economista Ramiro Castiñeira estimó que "el Tesoro tendría que emitir u$s446 millones en bonos Descuento y Global 2017 a cambio de los u$s704 millones de capital en default. Como al resto, no se reconoceríanlos intereses devengados no pagados y se sumarían bonos PBI"."Dado que el fallo marca jurisprudencia para los restantes acreedores, el Gobierno tendría que emitir u$s4.200 millones por el capital total en default. La quita sería 36,7% y sobre los intereses no pagados acumulados un 66,4%", agregó Castiñeira.

"Es aquí donde existe la posibilidad de que, finalmente, decida que la forma de pago sea la misma que para quienes aceptaron el canje en su momento", advirtió Castiñeira."De ser así, Argentina estaría encaminada para salir del default, ante un juez que la obliga a pagar a quienes no entraron al canje en su momento, pero también le impone a la parte querellante a aceptar la forma de pago que ya les ofreció en 2005 y 2010, y que aceptó el 93% de manera voluntaria", concluyó el economista.


Cargando...

YAHOO FINANZAS EN FACEBOOK

 
Cotizaciones recientes
Símbolo Precio Variación % Cmb 
Los teletipos visualizados más recientemente aparecerán aquí automáticamente si escribís el teletipo en el campo "Ingresar símbolo/compañía" en la parte inferior del módulo.
Debés habilitar las cookies del navegador para ver tus cotizaciones más recientes.
 
Iniciá sesión para ver las cotizaciones en tus portafolios.